Revista parroquial Santa María Febrero 2011

• AVISOS PARROQUIALES
• Horario de misas.
Diario:
San Columbano: 9 am (Menos sábados)
Santa María: 10 am. 6.30 y 8 pm.
Monasterio: 5.30 pm.
Festivos (el sábado por la tarde se cumple el precepto dominical)
San Columbano: Sábado:7.30 pm..
Domingo: 9 y 12 am, 4.30 y 7.30 pm
Santa María: Sábado: 3,30, 5, 6.30, y 8 pm.
Domingo: 7, 8.30, 10, 11.30 am y 5, 6.30 y 8 pm.
Monasterio: Sábado 8.30 am.
Domingo: 10.30 am.
Fátima: Sábado 5.30 pm
Señor de la Soledad Sábado 12 m
Santa Rosa (M. Alto) Domingo: 7.30 am. Monasterio Domingo a las 10.30 am.
• Disponemos del servicio de dos postas médicas del centro médico parroquial “Santa María de la Providencia” que atienden los días útiles, una en San Columbano (Jr. Cabana s/n), por las mañanas y otra en Santa María (Av. Las Palmeras cdra 39) que atienden por las tardes.
• Disponemos del servicio gratuito de ALCOHOLICOS ANÓNIMOS, NARCÓTICOS Y JUGADORES (LUDÓPATAS) ANÓNIMOS a las 7 pm en la posta n° 1 de Santa María de la Providencia.
• Disponemos del servicio gratuito de DIAPER (Dialogo Personalizado), los martes, jueves y domingos, de 6 a 9:00pm, en Santa María, para orientación conyugal, familiar, padres e hijos, personal…
• La COOPERATIVA DE AHORRO Y CRÉDITO “SANTA MARÍA DE LA PROVIDENCIA” atiende en Santa María de lunes a sábado de 6 a 9:00pm, y los domingos también de 8 a 1:00pm y de 6 a 9:00pm.
El Santísimo se expone los Jueves: todo el día con servicio de confesión. en Santa María- San Columbano: Primeros viernes de mes todo el día.
• La parroquia está así mismo dando de comer diariamente a 200 niños en el COMEDOR INFANTIL DE MERCURIO ALTO.
• Los servicios de Velatorio y Recepción están a disposición de todos.
• Les recordamos algunos de los talleres, abiertos a todos, el de fe en Santa María los lunes a las 5 pm, Biblia en Santa María los lunes a las 5 pm, martes a las 4 en el monasterio, en San Columbano los miércoles a las 5.30, y el de espiritualidad los viernes a las 4 en el monasterio. También hay Biblia en el Monasterio los martes a las 4 y en las Eucarísticas los Lunes a las 6, y de Liturgia y canto los Jueves a las 5 en Santa María y los Viernes espiritualidad en el Monasterio y formación en el Comedor Infantil de Mercurio Alto a las 4 pm. Y los talleres de catequistas y educadores en la fe, se imparten los lunes, martes y jueves desde la misa de 6.30 pm.

Del 15 de Febrero del 2011 al 15 de Abril del 2011

21 de Febrero. Semana diocesana de Pastoral: comuniquen su asistencia. Ya comenzó la CATEQUESIS.
25 Retiros: Promoción Católica de Adultos, Mujeres. Perseverancia de Mujeres
26 Matrimonios comunitarios
4 de Marzo. Retiro de Promoción Católica de Adultos Varones. Perseverancia de Varones.
9 MIÉRCOLES DE CENIZA. Comienza la CUARESMA. Día de Ayuno y abstinencia.
11 Abstinencia y todos los viernes de Cuaresma. Se va a hacer el Viacrucis antes de las misas todos los viernes. Retiros: Promoción Católica de Adultos, Mujeres. Y de Catequesis Familiar.
18. Retiro de Encuentro Matrimonial.
Hay escuelas de Padres que van a comenzar, a las 7.30 pm.: los miércoles en San Columbano “Vivir en Familia A” y en Santa María “Niños A”. Los Viernes en San Columbano “Valientes para amar A” y en Santa María “Adolescentes A”.
Los Domingos, todos en Santa María, a las 8.30 am: desde el 27 de Marzo: “Padres e hijos”, desde el 3 de Abril “Familia cristiana y educación en la fe”, y desde el 10 de Abril “Taller Familiar”.
25 Anunciación del Señor. Retiro de Ene y Promoción Católica. Varones.
1 de Abril. Retiro de Catequesis de Adolescentes y Perseverancia de Mujeres.
10. Elecciones generales. Día de AYUDA FRATERNA PARROQUIAL
15. Retiro EJE y Perseverancia de Varones.
17 Domingo de RAMOS, Comienza la Semana Santa.

Carta a la comunidad.
La escritura se resiste con la máquina. Me falta costumbre. Es como si uno quisiera contar lo que pasa por dentro pero mirando fuera. Es imposible. En eso me resulta más fácil el papel y la pluma. Está uno tan acostumbrado a que lo que siente pase desapercibido a los demás que si uno sabe que lo van a leer se niega a escribir, se bloquea. Es falta de libertad.
Es necesario vivir con una gran fe y una gran libertad para tomar deportivamente las adversidades. Ninguna de ellas es definitiva y, aunque causen incomodidad sólo es por un instante. Detrás está nuestro Padre. Vamos a comenzar en pocos días la cuaresma. Es un tiempo de amor pero también de sacrificio. Son inseparables las dos cosas. Nosotros nos atrevemos al sacrificio cuando estamos lejos de él. Pero la verdadera fe se demuestra cuando estamos en el mismo sacrificio, es decir, en la dificultad. Ahí sabemos si creemos en Dios, si le hemos confiado la vida y hemos amado lo que Él ama.
Comenzamos un período en que algunos pondrán a prueba su propia fe.
Comenzarán a vivir en la necesaria higiene material y espiritual. Compartirán todo lo superfluo, incluido el dinero, con sus semejantes. Podrán tener la elegancia espiritual de no seguir la huella aparentemente segura de sus predecesores para poder buscar y creer que Dios hace las cosas nuevas y comenzar una auténtica novedad. Jesús existe. Es novedad.
Pero lo principal es que se pongan en paz con Dios, que es la Verdad. La Verdad no es ni mía ni tuya, es de Dios. Por eso Él será nuestro juez. No le traicionará su amor por nosotros como nos pasa entre nosotros. No podrán los vivos ganarle. Los vivos que mienten no podrán mentirle. Por eso es necesario sí, acogerse a su amor, pero después de reconocer la verdad que podemos descubrir a la luz de su gracia y de su Palabra, pero sobre todo, a la luz de su amor.
Algunos creen, y, con esos, es imposible mentir. Saben que el Dios que ha dado su Hijo a la Cruz por nosotros, va a ser un Dios al que nadie le gane en amor, pero cuya seriedad asusta. Ha invertido la sangre de su Hijo. Ahora quiere el rédito, que es nuestra conversión. Y no pide menos que todo, porque lo dio todo.
No podemos excusarnos ante Él diciendo: yo no sabía. Porque sabemos cuánto le hemos costado y cuánto hemos de dar. San Pablo decía que ¿quién nos separará del amor de Dios? Pero a la vez decía que corría como si no hubiera conseguido el premio porque sabía que al corredor se le exige todo. Hemos sido amados sin tasa, gratuitamente y ardientemente. La única respuesta es exactamente la misma. Lo demás es indigno del amor y del que nos ama.
No podemos ya quejarnos.

César Buendía ceburo@hotmail.com. Blog: https://somosnecesarios.wordpress.com/

Sepa defender su fe
Muchos odian a los sacerdotes.
Quizá todo el protestantismo no ha sido en realidad más que una expresión de ese odio. Quizá todo el marxismo no sea la fe en la salvación del pobre sino la venganza contra el que no le amó lo suficiente.
¿Por qué los odian? A veces hay motivos para ello. A veces pensamos que no hay nada que tenga parangón con la maldad del que se refugia en una institución que debe amar para no hacerlo nunca, para ser más egoísta y más mentiroso. Ciertamente los escándalos de estos días que han dado los sacerdotes en la Iglesia son explicables, dada la maldad de la condición humana, pero sobre todo dada su fragilidad, pero son infames, porque aquellos que deberían ser pastores y protectores de los demás han resultado sus enemigos y sus verdugos.
Pero no siempre es así. A veces, los sacerdotes son odiados porque son buenos.
Y, por eso, ¿por qué odiaron a Jesús? Ciertamente no fue por malo. Luego no podemos poner todos los odios en el mismo costal. A Jesús le odiaron porque cuando aparece la luz se esconden los malhechores, que no dejan de odiar a quien enciende una luz. A Jesús le odiaron por envidia, como Caín odió a su hermano Abel. A Jesús le odiaron porque la maldad aparece en toda su realidad cuando se enfrenta con la bondad. A Jesús le odiaron porque el bien cambia irremediablemente el mundo. Y no pudieron soportar que ellos, que esclavizaban a los demás, se encontraran de golpe sin piso, desenmascarados en su propia mentira, ante sí mismos sobre todo, porque habían llegado a creérsela. Y no porque Jesús los odiara. Ellos fueron los que le odiaron sin motivo.
La serpiente que perseguía a la luciérnaga no la perseguía para comerla, sino para apagarla. No podía soportar su luz.
Si por esta razón fuéramos odiados, y lo somos muchas veces, benditos de nosotros.
Jesús lo había dicho: el mundo os odia porque no sois del mundo. En gran parte, esa obsesión de muchos por abolir el celibato sacerdotal no es otra cosa que envidia y tristeza por la propia incontinencia. Para justificarse, tienen que decir que vivir de otro modo es imposible.
Cuando acusan de borrachos a los sacerdotes no es por otra cosa que porque, así, los que lo son, parecen menos borrachos.
Ciertamente, Jesús amó a los pecadores, pero no el pecado. Se acercó a los pecadores, pero no compartió su pecado, sino su conversión y la misericordia que salía de su corazón de Buen Pastor. Los pecadores se convertían, aunque no todos; ahí tienen a los que le mataron.
¿Que eran hipócritas fariseos? Abundan, y no sólo entre los que se hacen pasar por buenos. Para que yo no sea considerado malo, es bueno considerar a todos malos. El mal ladrón no era de los fariseos, pero no quiso creer en Jesucristo, al menos no nos consta, a pesar del razonamiento del Buen Ladrón, que le dijo: “Este no ha hecho nada malo”. Estaba escandalizado por la humanidad de Jesús, que soportaba un dolor del que cualquiera hubiera huido, y del que él quería huir, aunque en su caso era justo. No podía creer en la compasión de Aquel que había subido a la cruz para acompañarle.
Por cierto, es lo que escandaliza. Que Jesús sea humano y que pueda ser santo. Esperemos y oremos por la santidad de los sacerdotes: que no dejen de ser humanos, amorosos, sacrificados, buenos, y…. santos. Es decir, que su bondad no sea sólo el cálculo egoísta del que se porta bien para triunfar o sacar un provecho.

César Buendía ceburo@hotmail.com. Blog: https://somosnecesarios.wordpress.com/

Biblia

“Según puedas, has de obrar con misericordia… porque la limosna libra de todo pecado y de la muerte y no permitirá que el alma vaya a las tinieblas” (Tob 4, 8-11)

Este consejo, dado por el padre de Tobías a su hijo, es muy difícil de cumplir entre los que tienen poco, porque supone creer que Dios no ha de abandonar a quien por amor a su Palabra actúa con generosidad y misericordia con el pobre y el débil. Se trata de ayudar al otro cuando uno empieza a compadecerse de su propio cansancio o de su propia pobreza. Se trata de compartir cuando uno no sabe cómo va a poder encontrar algo para comer al día siguiente. Se trata de dar según se pueda, y este poder está medido por la cruz de Cristo. Él dio todo lo que podía dar. La mujer viuda dio lo que tenía para sus hijos. Dar los hijos es dar todo (Lc 21, 1-4). Dios nunca la abandonó, como tampoco a la viuda de Sarepta que dio a Elías todo lo que tenía para ella y su hijo, confiando así su hijo a Dios (1Re 17, 7-16).
Pero dar todo también es dar el propio juicio (Mt 5, 34-38). Normalmente solemos juzgar a todo el que nos rodea. Dios nos hizo con inteligencia para distinguir. Pero Jesús, sabiendo que juzgamos con distinta medida a los que amamos y a los demás, nos pide suspender el juicio, no juzgar para no ser juzgados con la medida con que juzgamos. Por eso, la misericordia supone suspender el juicio que hacemos sobre el prójimo y no juzgar a nadie. Esta parte es difícil porque parece que tengamos derecho a juzgar. Pero si ni los ángeles se atreven a pronunciar una maldición formal (2 Pe 2,11), cómo nos vamos a atrever nosotros. Nuestro sólo es el perdón, no el juicio. Sólo salvar, no condenar. Sólo a Dios corresponde. Por eso el juicio es suplantar a Dios. No nos debemos juzgar ni siquiera a nosotros mismos (1 Cor 4, 3-4), pues nuestro único juez es el Señor.
Dar el propio juicio es dar la fe a Dios. En realidad, cuando juzgamos, nos atrevemos hasta con Dios. La tristeza por las aparentes adversidades no es más que una falta de fe, y en ella caemos sin cesar los que creemos que somos fieles. Somos infieles porque consideramos lo que Dios nos manda como una amenaza y una pérdida.
Pidamos perdón.

César Buendía ceburo@hotmail.com. Blog: https://somosnecesarios.wordpress.com

Una fábula: el león y el ratón. De Esopo

Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo. Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a punto de ser devorado, le pidió éste que le perdonara, prometiéndole pagarle cumplidamente llegado el momento oportuno. El león echó a reir y lo dejó marchar.
Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y le ataron con una cuerda a un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien al oir los lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre.
— Días atrás — le dijo –, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por tí en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos.

Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos. Cuando llegue el momento las cumplirán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: