Semana del 4 al 10 de Julio del 2011

Lunes 04 de Julio de 2011
Lunes 14ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Isabel de Portugal, Eliana

Génesis 28,10-22a
Vio una escalinata y ángeles de Dios que subían y bajaban y a Dios que hablaba
En aquellos días, Jacob salió de Berseba en dirección a Jarán. Casualmente llegó a un lugar y se quedó allí a pernoctar, porque ya se había puesto el sol. Cogió de allí mismo una piedra, se la colocó a guisa de almohada y se echó a dormir en aquel lugar.
Y tuvo un sueño: Una escalinata apoyada en la tierra con la cima tocaba el cielo. Ángeles de Dios subían y bajaban por ella. El Señor estaba en pie sobre ella y dijo: “Yo soy el Señor, el Dios de tu Padre Abrahán y el Dios de Isaac. La tierra sobre la que estás acostado, te la daré a ti y a tu descendencia. Tu descendencia se multiplicará como el polvo de la tierra, y ocuparás el oriente y el occidente, el norte y el sur; y todas las naciones del mundo se llamarán benditas por causa tuya y de tu descendencia. Yo estoy contigo; yo te guardaré dondequiera que vayas, y te volveré a esta tierra y no te abandonaré hasta que cumpla lo que he prometido.”
Cuando Jacob despertó, dijo: “Realmente el Señor está en este lugar, y yo no lo sabía.” Y, sobrecogido, añadió: “Qué terrible es este lugar; no es sino la casa de Dios y la puerta del cielo.” Jacob se levantó de madrugada, tomó la piedra que le había servido de almohada, la levantó como estela y derramó aceite por encima. Y llamó a aquel lugar “Casa de Dios”; antes la ciudad se llamaba Luz. Jacob hizo un voto, diciendo: “Si Dios está conmigo y me guarda en el camino que estoy haciendo, si me da pan para comer y vestidos para cubrirme, si vuelvo sano y salvo a casa de mi padre, entonces el Señor será mi Dios, y esta piedra que he levantado como estela será una casa de Dios.”
Salmo responsorial: 90
Dios mío, confío en ti.
Tú que habitas al amparo del Altísimo, / que vives a la sombra del Omnipotente, / di al Señor: “Refugio mío, alcázar mío, / Dios mío, confío en ti.” R.
Él te librará de la red del cazador, / de la peste funesta. / Te cubrirá con sus plumas, / bajo sus alas te refugiarás. R.
“Se puso junto a mí: lo libraré; / lo protegeré porque conoce mi nombre, / me invocará y lo escucharé. / Con él estaré en la tribulación.” R.
Mateo 9,18-26
Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, y vivirá
En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: “Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá.” Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: “¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado.” Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: “¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida.” Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca.
…………………………………….
Es imposible sustraerse a la capacidad de este relato para escandalizar al hombre de hoy. Un Dios que hace milagros es ingobernable. Ante ese Dios sólo cabe la humildad. Ése es el Dios verdadero.
Por eso podemos ahora, que escuchamos la curación de la mujer y la resurrección de la niña, decirle a Dios que lo sentimos. Que entre todos, con nuestra incredulidad, lo hemos apartado de nuestro mundo como inútil.
Extrañamente, apenas hay una oración creyente, se vuelve a repetir el milagro, es decir, aquello que no cuenta con el permiso de los que creen que todo lo controlan.
……………………………………………………
La historia que traigo a continuación explica la vida moderna. Hace falta detenerse a creer en Dios, es decir, es necesario que nos falte algo para que vivamos colgados de su mano y seamos capaces de compasión. Dios sabe que sólo somos humanos cuando tenemos que depender de otros.
………………………………………………………………………
Narra la historia de una rueda a la que le faltaba un pedazo, pues habían cortado de ella un trozo triangular. La rueda quería estar completa, sin que le faltara nada, así que se fue a buscar la pieza que había perdido.

Pero como estaba incompleta y solo podía rodar muy despacio, reparo en las bellas flores que había en el camino; charlo con los gusanos y disfruto de los rayos del sol. Encontró montones de piezas, pero ninguna era la que le faltaba, así que las hizo a un lado y prosiguió su búsqueda.

Un día hallo una pieza que le venía perfectamente. Entonces se puso muy contenta, pues ya estaba completa, sin que nada le faltara. Se coloco el fragmento en el cuerpo y empezó a rodar. Volvió a ser una rueda perfecta que podía rodar con mucha rapidez…Tan rápidamente, que no veía las flores ni charlaba con los gusanos. Cuando se dio cuenta de lo diferente que parecía el mundo cuando rodaba tan a prisa, se detuvo, dejo en la orilla del camino el pedazo que había encontrado y se alejo rodando lentamente.

La moraleja de este cuento, es que, por alguna razón, nos sentimos más completos cuando nos falta algo. El hombre que lo tiene todo es un hombre pobre en ciertos aspectos: nunca sabrá que se siente anhelar, tener esperanzas, nutrir el alma con el sueno de algo mejor; ni tampoco conocerá la experiencia de recibir de alguien que lo ama lo que siempre había deseado y no tenia.

Hay integridad en la persona que acepta sus limitaciones y tiene el suficiente coraje para renunciar a sus sueños inalcanzables sin considerar que por eso ha fracasado. Hay entereza en quien ha aprendido que es lo bastante fuerte para sufrir una tragedia y sobrevivir, que puede perder a un ser querido y aun así sentirse completo. Ha atravesado por la peor experiencia y salido indemne.

Cuando aceptemos que la imperfección es parte de la condición humana y sigamos rodando por la vida sin renunciar a disfrutarla, habremos alcanzado una integridad a la que otros solo aspiran. Eso, creo yo, es lo que Dios nos pide: no que seamos perfectos ni que nunca cometamos errores. Sino que seamos íntegros. Y, finalmente, si tenemos suficiente valor para amar, compasión para perdonar, generosidad para alegrarnos con la felicidad ajena y sabiduría para reconocer que hay AMOR de sobra para todo el mundo, entonces podremos alcanzar una satisfacción que nunca otra criatura viviente tendrá jamás.

Jesús dijo:
“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”.

……………………………………………………………………………
________________________________________

Martes 05 de Julio de 2011
Martes 14ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Antonio María Zacaría, Berta

Génesis 32,22-32
Te llamarás Israel, porque has luchado con dioses y has podido
En aquellos días, todavía de noche se levantó Jacob, tomó a las dos mujeres, las dos siervas y los once hijos y cruzó el vado de Yaboc; pasó con ellos el torrente e hizo pasar sus posesiones. Y él quedó solo. Un hombre luchó con él hasta la aurora; y, viendo que no le podía, le tocó la articulación del muslo y se la dejó tiesa, mientras peleaba con él. Dijo: “Suéltame, que llega la aurora.” Respondió: “No te soltaré hasta que me bendigas.” Y le preguntó: “¿Cómo te llamas?” Contestó: “Jacob.” Le replicó: “Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con dioses y con hombres y has podido.” Jacob, a su vez, preguntó: “Dime tu nombre.” Respondió: “¿Por qué me preguntas mi nombre?” Y le bendijo.
Jacob llamó a aquel lugar Penuel, diciendo: “He visto a Dios cara a cara y he quedado vivo.” Mientras atravesaba Penuel salía el sol, y él iba cojeando. Por eso los israelitas, hasta hoy, no comen el tendón de la articulación del muslo, porque Jacob fue herido en dicho tendón del muslo.
Salmo responsorial: 16
Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor.
Señor, escucha mi apelación, / atiende a mis clamores, / presta oído a mi súplica, / que en mis labios no hay engaño. R.
Emane de ti la sentencia, / miren tus ojos la rectitud. / Aunque sondees mi corazón, / visitándolo de noche, / aunque me pruebes al fuego, / no encontrarás malicia en mí. R.
Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío; / inclina el oído y escucha mis palabras. / Muestra las maravillas de tu misericordia, / tú que salvas de los adversarios / a quien se refugia a tu derecha. R.
Guárdame como a las niñas de tus ojos, / a la sombra de tus alas escóndeme. / Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia, / y al despertar me saciaré de tu semblante. R.
Mateo 9,32-38
La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos
En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló. La gente decía admirada: “Nunca se ha visto en Israel cosa igual.” En cambio, los fariseos decían: “Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios.” Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.”
…………………………………………………..
Has de pagarlo todo. El acreedor espera y su espada te amenaza. Has de pagar todos tus pecados. Has de rendir cuentas de todas tus obras.
Pero he aquí que aparece la cruz del Señor para pagar. He aquí que el demonio huye y el deudor respira. He aquí que todos los malvados sólo tienen su boca para desacreditar, pero no pueden detener la ola del amor y la evidencia de la salvación.
He aquí que ha venido la compasión sobre las ovejas sin pastor y ha nacido el pastor que las conduce. He aquí que la cosecha se recoge y que el Señor de la mies escucha la oración que pide trabajadores.
………………………………………………………………….
Jacob ora y su oración vence a Dios. Por efecto del contacto y la lucha queda cojo. Pero es una cojera bendita, una señal de la lucha, un efecto de su propia victoria. Él está cojo, pero vivo. Su hermano Esaú no le matará, sino que le amará.
Nunca la oración es otra cosa que un negocio. Tú suplicas a Dios y él te pide algo a cambio. Pero lo que ganas es inconmensurablemente más que lo que pierdes.
El Señor se deja engañar.
Pero la cojera es necesaria, porque sin ella no podrías aprender la compasión de otros que Dios tampoco quiso que fueran perfectos.
Sólo el que sufre comprende al que sufre.
Sólo somos hermanos por el sufrimiento
…………………………………………..
Un tendero estaba clavando sobre la puerta de su tienda un letrero que decia: ” Se venden cachorros “.

Letreros como ese tienen una atraccion especial para los ninos pequenos y efectivamente, un nino aparecio bajo el letrero del tendero.

-¿ Cuanto cuestan los cachorros?, pregunto.

-Entre $30 y 50 dolares, respondio el tendero.

El nino metio la mano en su bolsillo y saco un poco de cambio.

-Tengo $ 2.37 dolares, dijo. ¿ Puedo verlos, por favor?

El tendero sonrio y silbo, y de la caseta de los perros salio ” Dama”, que corrio por el pasillo de la tienda seguida de cinco pequenitas y diminutas bolas de pelo. Un cachorro se estaba demorando considerablemente. El nino inmediatamente distinguio al cachorro rezagado. ¡ Era cojo!.

-¿ Que le pasa a ese perrito?, pregunto.

El tendero le explico que el veterinario habia examinado al cachorro y habia descubierto que le faltaba una cavidad de la cadera y que cojearia por siempre. Estaria lisiado toda su vida. El nino se entusiasmo.

-¡ Ese es el cachorro que quiero comprar!, dijo.

-NO, tu NO quieres comprar ese perrito. Si realmente lo quieres, te lo voy a regalar, dijo el tendero.

El nino se enfado mucho. Miro al tendero directo a los ojos, y moviendo el dedo replico:

– No quiero que me lo regale. Ese perrito vale exactamente tanto como los otros perros y voy a pagar su precio completo. De hecho, ahorita le voy a dar $ 2.37 dolares y luego 50 centavos al mes hasta terminar de pagarlo.

El tendero replico:

-Realmente no quieres comprar este perrito. Nunca va a poder correr, brincar ni jugar contigo como los otros cachorritos.

Al oir esto, el nino se agacho y se enrollo la pierna del pantalon para mostrar una pierna izquierda gravemente torcida, lisiada, sostenida por un gran aparato ortopedico de metal.

Miro al tendero y suavemente le respondio:

– Bueno, pues yo tampoco corro tan bien que digamos, y el cachorrito va a necesitar a alguien que lo entienda.

Dan Clark

________________________________________
………………………………………………………

Miércoles 06 de Julio de 2011
Miércoles 14ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: María Goretti
Génesis 41,55-57;42,5-7.17-24a
Estamos pagando el delito contra nuestro hermano
En aquellos días, llegó el hambre a todo Egipto, y el pueblo reclamaba pan al Faraón; el Faraón decía a los egipcios: “Dirigíos a José y haced lo que él os diga.” Cuando el hambre cubrió toda la tierra, José abrió los graneros y repartió raciones a los egipcios, mientras arreciaba el hambre en Egipto. Y de todos los países venían a Egipto a comprarle a José, porque el hambre arreciaba en toda la tierra. Los hijos de Jacob fueron entre otros a comprar grano, pues había hambre en Canaán. José mandaba en el país y distribuía las raciones a todo el mundo. Vinieron, pues, los hermanos de José y se postraron ante él, rostro en tierra. Al ver a sus hermanos, José los reconoció, pero él no se dio a conocer, sino que les habló duramente: “¿De dónde venís?” Contestaron: “De tierra de Canaán, a comprar provisiones.” Y los hizo detener durante tres días.
Al tercer día les dijo: “Yo temo a Dios, por eso haréis lo siguiente, y salvaréis la vida: si sois gente honrada, uno de vosotros quedará aquí encarcelado, y los demás irán a llevar víveres a vuestras familias hambrientas; después me traeréis a vuestro hermano menor; así probaréis que habéis dicho la verdad, y no moriréis.” Ellos aceptaron, y se decían: “Estamos pagando el delito contra nuestro hermano, cuando le veíamos suplicarnos angustiado y no le hicimos caso; por eso nos sucede esta desgracia.” Intervino Rubén: “¿No os lo decía yo: “No pequéis contra el muchacho”, y no me hicisteis caso? Ahora nos piden cuentas de su sangre.” Ellos no sabían que José les entendía, pues había usado intérprete. Él se retiró y lloró; después volvió a ellos.
Salmo responsorial: 32
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.
Dad gracias al Señor con la cítara, / tocad en su honor el arpa de diez cuerdas; / cantadle un cántico nuevo, / acompañando los vítores con bordones. R.
El Señor deshace los planes de las naciones, / frustra los proyectos de los pueblos; / pero el plan del Señor subsiste por siempre, / los proyectos de su corazón, de edad en edad. R.
Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, / en los que esperan en su misericordia, / para librar sus vidas de la muerte / y a reanimarlos en tiempo de hambre. R.
Mateo 10,1-7
Id a las ovejas descarriadas de Israel
Mateo 10,1-7
Id a las ovejas descarriadas de Israel
Lectura del santo evangelio según san Mateo:
En aquel tiempo, Jesús llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. Éstos son los nombres de los doce apóstoles: el primero, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé, Tomás y Mateo, el publicano; Santiago el Alfeo, y Tadeo; Simón el Celote, y Judas Iscariote, el que lo entregó. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: “No vayáis a tierra de gentiles, ni entréis en las ciudades de Samaria, sino id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca.”
……………………………………………………………
La historia de José de la primera lectura es una historia maravillosa de providencia. Cada cosa tiene sus consecuencias, e incluso se paga. Aunque Dios paga bien por mal y así va a ser y no hay nada, incluso aparentemente malo, que en la admirable Providencia de Dios carezca de sentido.
El pecado contra José sirve para que éste llegue al trono de Faraón y salve a sus hermanos.
El pecado de la cruz ha servido para que viéramos el perdón al enemigo.
Y nuestros pecados nos hacen humildes, como la cojera de Jacob. Y capaces de compasión. La aparente desgracia de José le hace madurar. No odia. Sabe comprender la desgracia ajena. Entiende en la cárcel cómo se han sentido sus hermanos, alejados del amor de su padre, mientras él ha disfrutado de su cariño. Comprende cómo eso puede amargar la vida del hombre.
Y José se decide por la fe.
Como San Patricio en su esclavitud sanadora. Como nosotros.

……………………………………..
Hace muchos años, un campesino volvía a su casa a caballo luego de haber estado varios días en una fiesta en París. Mientras hacía su camino revivía en su imaginación los agradables momentos que había disfrutado. También se imaginaba el gozo que iluminaría el rostro de su esposa y de sus hijos cuando vieran los regalos que les traía, los cuales venían envueltos dentro de una gran maleta. Apenas había visto que el cielo se oscurecía rápidamente.

De pronto comenzó a llover, y el hombre se empapó hasta los huesos. Estaba encolerizado. ¿Por qué le sucedía esto justamente a él y en ese mismo momento?

Mientras continuaba quejándose de su mala fortuna, desde unos arbustos de junto al camino saltó un ladrón con el revólver desenfundado. Pálido de terror, el campesino oyó el ¡click! del percutor cuando el bandido preparó el arma. Pero no hubo disparo. Algo sucedió. Sin perder un momento, nuestro hombre clavó las espuelas a su caballo y pronto estuvo fuera del alcance de su atacante.

“¡Qué necio he sido” pensó. “Me quejé de que la lluvia estaba arruinando mi viaje a casa. Pero si la lluvia no hubiera humedecido la pólvora del arma del ladrón, yo habría sido muerto. Nunca hubiera llegado a casa para reunirme con mi familia”.

Cuán a menudo nuestros lamentos se tornarían en alabanzas si pudiéramos ver que alguna amarga vicisitud es realmente una bendición disfrazada. Cesarían nuestras murmuraciones tontas.

Pero los que confían en Dios no deben preocuparse por los sinsabores que la vida le brinda. Su fe debe descansar en las promesas que Dios ha hecho para nosotros.

Dios es lo suficientemente poderoso para convertir nuestros problemas y nuestras derrotas en las victorias más increíbles del mundo. Donde sólo vemos oscuridad, Dios ve el sol de mediodía. Todo lo que nos sucede ahora, es semilla del gozo eterno que tendremos en la nueva Jerusalén. Es cuestión de ser optimista y confiar que Dios hará tal como Él ha prometido y nos asegura que Él no nos va a fallar.

Así lo hicieron todos los grandes hombres y mujeres de la Biblia, su secreto era esperar en Dios y Él mostraría su fortaleza en sus debilidades. Así resucitaron a los muertos, predicaron el evangelio, ganaron batallas y mucho más. Es asunto de fe y confiar que Él hará. 24

Me inclino reverentemente ante El Señor

M.E. Winston Pauta Avila
…………………………………………………………………….

Jueves 07 de Julio de 2011
Jueves 14ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Fermín
Génesis 44,18-21.23b-29;45,1-5
Para salvación me envió Dios a Egipto
En aquellos días, Judá se acercó a José y le dijo: “Permite a tu siervo hablar en presencia de su señor; no se enfade mi señor conmigo, pues eres como el Faraón. Mi señor interrogó a sus siervos: “¿Tenéis padre o algún hermano?”, y respondimos a mi señor: “Tenemos un padre anciano y un hijo pequeño que le ha nacido en la vejez; un hermano suyo murió, y sólo le queda éste de aquella mujer; su padre lo adora.” Tú dijiste: “Traédmelo para que lo conozca. Si no baja vuestro hermano menor con vosotros, no volveréis a verme.” Cuando subimos a casa de tu siervo, nuestro padre, le contamos todas las palabras de mi señor; y nuestro padre nos dijo: “Volved a comprar unos pocos víveres.” Le dijimos: “No podemos bajar si no viene nuestro hermano menor con nosotros”; él replico: “Sabéis que mi mujer me dio dos hijos: uno se apartó de mí y pienso que lo ha despedazado una fiera, pues no he vuelto a verlo; si arrancáis también a éste de mi presencia y le sucede una desgracia, daréis con mis canas, de pena, en el sepulcro.””
José no pudo contenerse en presencia de su corte y ordenó: “Salid todos de mi presencia.” Y no había nadie cuando se dio a conocer a sus hermanos. Rompió a llorar fuerte, de modo que los egipcios lo oyeron y la noticia llegó a casa del Faraón. José dijo a sus hermanos: “Yo soy José; ¿vive todavía mi padre?” Sus hermanos se quedaron sin respuesta del espanto. José dijo a sus hermanos: “Acercaos a mí.” Se acercaron, y les repitió: “Yo soy José, vuestro hermano, el que vendisteis a los egipcios. Pero ahora no os preocupéis, ni os pese el haberme vendido aquí; para salvación me envió Dios delante de vosotros.”
Salmo responsorial: 104
Recordad las maravillas que hizo el Señor.
Llamó al hambre sobre aquella tierra: / cortando el sustento del pan; / por delante había enviado a un hombre, / a José, vendido como esclavo. R.
Le trabaron los pies con grillos, / le metieron el cuello en la argolla, / hasta que se cumplió su predicción, / y la palabra del Señor lo acreditó. R.
El rey lo mandó desatar, / el Señor de pueblos le abrió la prisión, / lo nombró administrador de su casa, / señor de todas sus posesiones. R.
Mateo 10,7-15
Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: “Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.
No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros. Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies. Os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra que a aquel pueblo.”
…………………………………………………………………….
El final feliz de la historia de José acaba con una explosión de amor fraternal. El hijo mayor del padre, Judá, que en la parábola del hijo pródigo es reacio a abrazar a su hermano, aquí da la vida por Benjamín. José pregunta por su padre con un interés extraordinario. Se comprende la intervención providencial de Dios y todos se alegran.
¿No es estupenda esta lección? ¿No mueve a la esperanza?
No te preocupes del bastón o de la plata. Jesús te acompaña.
Pero hay otra lección. José, como Dios, es un espejo. No engaña. Simplemente refleja tu propio ser. Si tú eres compasivo, encontrarás la compasión
…………………………………………………
El cuento que va a continuación, el de los mil perritos, es exactamente como el juicio de Dios.
Ese juicio no es distinto de la actuación del hombre. Pero le muestra su verdad.
No es Dios el ser cruel que nos imaginamos. Los crueles somos nosotros.
La oración es exactamente lo mismo. Según nuestro sí encontramos el sí de Dios.
Nuestra oración, tantas veces pedilona, debería ser como la de la Virgen, generosa. En la oración deberíamos ofrecerle a Dios lo que tenemos. En realidad, nunca le escuchamos siendo así que Él nos pide.
Le decimos “¡Cállate!” y nos lanzamos a pedirle.
Un sí, que por otro lado, viene de Él mismo, sería una llave de todo lo que es Dios.
………………………………………….
________________________________________
José Martines Colin, Periódico AM Querétaro, 1/06/08

1) Para saber
El Papa Benedicto XVI escribió una carta a los jóvenes franceses, con motivo de su peregrinación a la Virgen de Lourdes. No obstante, es un mensaje para todos nosotros.

Nos recuerda el Papa que así como el ángel San Gabriel le dice a la Santísima Virgen que se alegre porque ha “hallado gracia delante de Dios” (Le 1,30), del mismo modo nosotros hallamos gracia delante de Dios cuando seguimos sus caminos, aunque algunos de ellos sean inesperados o muy exigentes. Pero seguir nuestros sueños más nobles nos llevarán a una alegría profunda.

2) Para pensar
Si aceptamos con buena actitud los planes de Dios, reflejaremos una actitud positiva y alegre en llevarlos a cabo; de lo contrario, reflejaremos una actitud negativa. Sucedería como el siguiente “Cuento de los mil perritos”.
Se dice que hace tiempo, en un pequeño pueblo, había una casa abandonada. Cierto día, un perrito, logró meterse por un agujero de una. de las puertas de dicha casa y subió lentamente las viejas escaleras de madera. Al terminar se topó con una puerta semiabierta; lentamente se adentró en el cuarto. Para su sorpresa se dio cuenta que dentro de ese cuarto habían mil perritos más observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos. El perrito comenzó amover la cola y a levantar sus orejas poco apoco. Los mil perritos hicieron lo mismo.
Posteriormente sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos. El perrito se quedó sorprendido al ver que los mil perritos también le sonreían y ladraban alegremente con él. Cuando el perrito salió del cuarto se dijo a sí mismo: “¡Qué lugar tan agradable! ¡Voy a venir más seguido!”
Más adelante, se encontró con un conocido perro callejero, el cual era muy peleonero, por lo que casi no tenía amigos. Le preguntó al perrito que de dónde venía tan contento y se enteró de aquel lugar al que decidió ir. Entró por el agujero y subió las mismas escaleras. Al entrar al cuarto vio que había mil perros callejeros. Este perro al verlos, se sintió amenazado ya que lo estaban mirando de una manera muy agresiva. Posteriormente empezó a gruñir; obviamente vio cómo los mil perros le gruñían a él. Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros mil perros le ladraron ferozmente también a él. Sintió miedo ante tantos perros y salió huyendo de ese lugar y se dijo: “¡Qué lugar tan horrible! ¡Nunca más volveré a entrar aquí!”
En el frente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía: “La casa de los mil espejos”.
Puede pasarnos que las respuestas que recibimos, se las debemos, en parte, por el rostro que mostramos. Pensemos qué rostro estamos poniendo ante los demás.

3) Para vivir
Nos dice el Papa que nuestro “sí” a Dios, como el de la Virgen, “hace brotar la fuente de la verdadera felicidad”: pues este ‘sí’ nos libera de nuestro egoísmo. “Hace que la pobreza de nuestra vida entre en la riqueza y en la fuerza del proyecto de Dios… Abre nuestro corazón estrecho a las dimensiones de la caridad divina, que son universales. Conforma nuestra vida a la vida misma de Cristo”.
Terminó el Papa animándonos a celebrar con entusiasmo la alegría de creer, de amar y de esperar en Cristo, sin tener miedo de escucharlo, pues nunca quedaremos defraudados.

…………………………………………………………………….

________________________________________
Viernes 08 de Julio de 2011
Viernes 14ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Eugenio, Adriano, Priscila
Génesis 46,1-7.28-30
Puedo morir, después de haberte visto en persona
En aquellos días, Israel, con todo lo suyo, se puso en camino, llegó a Berseba y allí ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac. Dios le dijo a Israel en una visión de noche: “Jacob, Jacob.” Respondió: “Aquí estoy.” Dios le dijo: “Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas bajar a Egipto, porque allí te convertiré en un pueblo numeroso. Yo bajaré contigo a Egipto, y yo te haré subir; y José te cerrará los ojos.”
Al salir Jacob de Berseba, los hijos de Israel hicieron montar a su padre, con los niños y las mujeres, en las carretas que el Faraón había enviado para transportarlos. Tomaron el ganado y las posesiones que habían adquirido en Canaán y emigraron a Egipto Jacob con todos sus descendientes, hijos y nietos, hijas y nietas, y todos los descendientes los llevó consigo a Egipto. Jacob despachó por delante a Judá, a visitar a José y a preparar el sitio en Gosén. Cuando llegaron a Gosén, José mandó preparar la carroza y se dirigió a Gosén a recibir a su padre. Al verlo, se le echó al cuello y lloró abrazado a él. Israel dijo a José: “Ahora puedo morir, después de haberte visto en persona, que estás vivo.”
Salmo responsorial: 36
El Señor es quien salva a los justos.
Confía en el Señor y haz el bien, / habita tu tierra y practica la lealtad; / sea el Señor tu delicia, / y él te dará lo que pide tu corazón. R.
El Señor vela por los días de los buenos, / y su herencia durará siempre; / no se agostarán en tiempo de sequía, / en tiempo de hambre se saciarán. R.
Apártate del mal y haz el bien, / y siempre tendrás una casa; / porque el Señor ama la justicia / y no abandona a sus fieles. / Los inicuos son exterminados, / la estirpe de los malvados se extinguirá. &R.
El Señor es quien salva a los justos, / él es su alcázar en el peligro; / el Señor los protege y los libra, / los libra de los malvados y los salva / porque se acogen a él. R.
Mateo 10,16-23
No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: “Mirad que os mando como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero no os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra. Porque os aseguro que no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del hombre.”
………………………………………………………………………..
Dos mensajes nos dan estas lecturas. El de los designios de la Providencia divina, que pueden pasar por vivir con los incrédulos, quizá para su conversión, designio que aparece en la lectura del Antiguo Testamento, y el del mandato expreso de dar la buena noticia a quien no la desea ni la espera y que quizá se rebele contra ella, que aparece en el Evangelio.
Por un lado Dios envía a Jacob a Egipto, como envió a Jesús después, para que el Herodes del hambre no le alcanzara. Jacob no traiciona al Señor, porque el Señor tiene para cada época un designio. Egipto, la tierra de los gentiles, es un refugio algunas veces.
Es claro que Dios, cuyos designios son eternos, debería tener leyes eternas. Pero son eternas las leyes relacionadas con la naturaleza que están en los diez mandamientos. Por eso se llaman ley natural. Por naturaleza, grabado en la misma conciencia, no faltarás a la verdad, ni a la justicia, ni a lo que debes a Dios, que es la gratitud y el amor, ni en lo que debes al prójimo, que es el respeto, y la honestidad…
No son eternas las relacionadas con la historia, porque en cada época de la historia ha ocurrido algo nuevo. No estaba Jesús en tiempo de Abrahám, ni estaba prohibido ir a Egipto en tiempo de Jacob.
Ante la invitación de su hijo, Jacob consulta con Dios, es decir, examina su voluntad, escruta su conciencia. Dios le concede el permiso.
Falta conciencia en nuestro mundo.
Y, sin conciencia, no hay nada.
En el Nuevo Testamento, Jesús indica que, ya que el mundo es contrario al evangelio, que nadie se extrañe de la oposición. Sin embargo, nos envía como corderos entre lobos y ésa es nuestra salvación, como dice San Agustín. Porque el cordero recibe la ayuda del pastor, mientras que el lobo es perseguido y finalmente muere.
Nuestra salvación está en la sagacidad. La sagacidad consiste en ser cordero. Sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Nuestra salvación consiste en ser sencillos como palomas. Jesús, sencillo como paloma, proclamó el evangelio, la buena noticia de su filiación divina, ante Caifás. Por esa proclamación murió.
Pero sin ella no habría tenido Caifás oportunidad de salvación. Ni ninguno de aquellos que necesitan conocer que Dios les ama.
………………………………………………..
El cuento que sigue recuerda la historia de Egipto.
Ir a Egipto pareció una suerte. Después fue una desgracia.
En realidad, debemos confiar en la Providencia.
Dios lleva nuestras cosas mejor que nosotros. A nosotros sólo toca la fe. Y obedecer lo que es claro que el Señor nos pide.
El Evangelio dice una frase sorprendente: “No se preocupen de lo que dirán. El Espíritu les sugerirá lo que han de decir”
Resulta, pues, que ser llevados a los tribunales es una suerte. Los gentiles escuchan el testimonio de los creyentes.
Hasta la persecución está llevada por la voluntad de Dios.

________________________________________………………………………………………
En una aldea había un anciano muy pobre, pero hasta los reyes envidiaban porque poseía un hermoso caballo blanco.

Los reyes le ofrecieron cantidades fabulosas por el caballo pero el hombre decía: “Para mí, él no es un caballo, es una persona. ¿Y cómo se puede vender a una persona, a un amigo?”. Era un hombre pobre pero nunca vendió su caballo.

Una mañana descubrió que el caballo ya no estaba en el establo. Todo el pueblo se reunió diciendo: “Viejo estúpido. Sabíamos que algún día le robarían su caballo. Hubiera sido mejor que lo vendieras. ¡Qué desgracia!”.

– “No vayáis tan lejos” – dijo el viejo-. “Simplemente decid que el caballo no estaba en el establo. Este es el hecho, todo lo demás es vuestro juicio. Si es una desgracia o una suerte, yo no lo sé, porque esto apenas es un fragmento. ¿Quién sabe lo que va a suceder mañana?”

La gente se rió del viejo. Ellos siempre habían sabido que estaba un poco loco. Pero después de 15 días, una noche el caballo regresó. No había sido robado, se había escapado. Y no solo eso sino que trajo consigo una docena de caballos salvajes.

De nuevo se reunió la gente diciendo: “Tenías razón, viejo. No fue una desgracia sino una verdadera suerte.”

– “De nuevo estáis yendo demasiado lejos” – dijo el viejo-. Decid solo que el caballo ha vuelto… ¿quién sabe si es una suerte o no? Es sólo un fragmento. Estáis leyendo apenas una palabra en una oración. ¿Cómo podéis juzgar el libro entero?”

Esta vez la gente no pudo decir mucho más, pero por dentro sabían que estaba equivocado. Habían llegado doce caballos hermosos.

El viejo tenía un hijo que comenzó a entrenar a los caballos. Una semana más tarde se cayó de un caballo y se rompió las dos piernas. La gente volvió a reunirse y a juzgar: “De nuevo tuviste razón” – dijeron -. Era una desgracia. Tu único hijo ha perdido el uso de sus piernas y a tu edad él era tu único sostén. Ahora estás más pobre que nunca.

– “Estáis obsesionados con juzgar” – dijo el viejo. No vayáis tan lejos, sólo decid que mi hijo se ha roto las dos piernas. Nadie sabe si es una desgracia o una fortuna. La vida viene en fragmentos y nunca se nos da más que esto.”

Sucedió que pocas semanas después el país entró en guerra y todos los jóvenes del pueblo eran llevados por la fuerza al ejército. Sólo se salvó el hijo del viejo porque estaba lisiado. El pueblo entero lloraba y se quejaba porque era una guerra perdida de antemano y sabían que la mayoría de los jóvenes no volverían.

“Tenías razón viejo era una fortuna. Aunque tullido, tu hijo aún está contigo. Los nuestros se han ido para siempre”.

– “Seguís juzgando- dijo el viejo. Nadie sabe. Sólo decid que vuestros hijos han sido obligados a unirse al ejército y que mi hijo no ha sido obligado. Solo Dios sabe si es una desgracia o una suerte que así suceda”.

…………………………………………………………………

________________________________________

Sábado 09 de Julio de 2011
Sábado 14ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Verónica, Rosario de Chiquinquirá
Génesis 49,29-32;50,15-26a
Dios cuidará de vosotros y os sacará de esta tierra
En aquellos días, Jacob dio las siguientes instrucciones a sus hijos: “Cuando me reúna con los míos, enterradme con mis padres en la cueva del campo de Efrón, el hitita, la cueva del campo de Macpela, frente a Mambré, en Canaán, la que compró Abrahán a Efrón, el hitita, como sepulcro en propiedad. Allí enterraron a Abrahán y Sara, su mujer; allí enterraron a Isaac y a Rebeca, su mujer; allí enterré yo a Lía. El campo y la cueva fueron comprados a los hititas.” Cuando Jacob terminó de dar instrucciones a sus hijos, recogió los pies en la cama, expiró y se reunió con los suyos.
Al ver los hermanos de José que había muerto su padre, se dijeron: “A ver si José nos guarda rencor y quiere pagarnos el mal que le hicimos.” Y mandaron decirle: “Antes de morir tu padre nos encargó: “Esto diréis a José: Perdona a tus hermanos su crimen y su pecado y el mal que te hicieron”. Por tanto, perdona el crimen de los siervos del Dios de tu padre.” José, al oírlo, se echó a llorar. Entonces vinieron los hermanos, se echaron al suelo ante él, y le dijeron: “Aquí nos tienes, somos tus siervos.” Pero José les respondió: “No tengáis miedo, ¿soy yo acaso Dios? Vosotros intentasteis hacerme mal, pero Dios intentaba hacer bien, para dar vida a un pueblo numeroso, como hoy somos. Por tanto, no temáis; yo os mantendré a vosotros y a vuestros hijos.” Y los consoló, hablándoles al corazón.
José vivió en Egipto con la familia de su padre y cumplió ciento diez años; llegó a conocer a los hijos de Efraín, hasta la tercera generación, y también a los hijos de Maquir, hijo de Manasés; los llevó en las rodillas. José dijo a sus hermanos: “Yo voy a morir. Dios cuidará de vosotros y os llevará de esta tierra a la tierra que prometió a Abrahán, Isaac y Jacob.” Y los hizo jurar: “Cuando Dios cuide de vosotros, llevaréis mis huesos de aquí.” José murió a los ciento diez años de edad.
Salmo responsorial: 104
Humildes, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Salmo responsorial 104
R/. Humildes, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Dad gracias al Señor, invocad su nombre, / dad a conocer sus hazañas a los pueblos. / Cantadle al son de instrumentos, / hablad de sus maravillas. R.
Gloriaos de su nombre santo, / que se alegren los que buscan al Señor. / Recurrid al Señor y a su poder, / buscad continuamente su rostro. R.
¡Estirpe de Abrahán, su siervo; / hijos de Jacob, su elegido! / El Señor es nuestro Dios, / él gobierna toda la tierra. R.
Mateo 10,24-33
No tengáis miedo a los que matan el cuerpo
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: “Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo. Si al dueño de la casa lo han llamado Belzebú, ¡cuánto más a los criados! No les tengáis miedo, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse. Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído, pregonadlo desde la azotea.
No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; no hay comparación entre vosotros y los gorriones. Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.”
……………………………………………………….
Es admirable esa reacción humilde de José. No es Dios ni decide nada contra Dios. Dios es el que perdona o castiga. Remite el juicio a Dios y procura simplemente cumplir su voluntad.
José es un símbolo de Jesucristo.
Ante José se inclina el demonio. Por eso no teme ni se venga. ¡No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma!
Son miradas, la de José y la de Dios, que no comprendemos fácilmente.
La mirada de Dios, que cuenta los cabellos de la cabeza, no puede ser vencida por el hombre. Por eso no nos debemos de enfrentar con Dios. Los que lo hacen sólo lo pueden hacer con su propia permisión.
Hasta las olas del mar combaten a favor nuestro.
………………………….
El niño grande de la historia es un símbolo de Dios.
________________________________________

Un niño se hizo un barquito de madera y salió a probarlo en el lago, pero sin darse cuenta, el barquito impulsado por un ligero viento fue mas allá de su alcance.

Apenado corrió a pedir ayuda a un muchacho mayor, que se hallaba cerca, que le ayudara en su apuro.

Sin decir nada el muchacho empezó a levantar piedras y echarlas, al parecer en contra del barquito; el pequeño pensó que nunca tendría su bote otra vez y que el muchacho grandote se estaba burlando de él; hasta que se dio cuenta que en vez de tocar el bote cada piedra iba un poco mas allá de éste y originaba una pequeña ola que hacia retroceder el barco hasta la orilla.

Cada piedra estaba calculada y por último el juguete fue traído al alcance del niño pequeño, que quedo contento y agradecido con la posesión de su pequeño tesoro.

A veces ocurren cosas en nuestra vida que parecen desagradables, sin sentido ni plan y hasta nos parece que más nos hunde; pero si esperamos y tenemos confianza, nos daremos cuenta de que cada prueba, cada tribulación, es como una piedra arrojada sobre las quietas aguas de nuestra vida, que nos trae más cerca de nuestro objetivo.

________________________________________

Domingo 10 de Julio de 2011
15º domingo de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Cristóbal, Elías, Amelia

Isaías 55,10-11
La lluvia hace germinar la tierra
Así dice el Señor: “Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.”
Salmo responsorial: 64
La semilla cayó en tierra buena y dio fruto.
Tú cuidas de la tierra, la riegas / y la enriqueces sin medida; / la acequia de Dios va llena de agua, / preparas los trigales. R.
Riegas los surcos, igualas los terrones, / tu llovizna los deja mullidos, / bendices sus brotes. R.
Coronas el año con tus bienes, / tus carriles rezuman abundancia; / rezuman los pastos del páramo, / y las colinas se orlan de alegría. R.
Las praderas se cubren de rebaños, / y los valles se visten de mieses, / que aclaman y cantan. R.
Romanos 8,18-23
La creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios
Hermanos: Sostengo que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá. Porque la creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios; ella fue sometida a la frustración, no por su voluntad, sino por uno que la sometió; pero fue con la esperanza de que la creación misma se vería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que hasta hoy la creación entera está gimiendo toda ella con dolores de parto. Y no sólo eso; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior, aguardando la hora de ser hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo.
Mateo 13,1-23
Salió el sembrador a sembrar
Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas: “Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga.”
[Se le acercaron los discípulos y le preguntaron: “¿Por qué les hablas en parábolas?” Él les contestó: “A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: “Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure.” ¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.
Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno.”]
________________________________________
En una tienda de herramientas, dentro de un estuche de cartón y plástico, colgado en una mampara se encontraba un destornillador, era el último modelo que se habia sacado al mercado, su mango estaba pintado de vistosos colores que lo hacían ser bastante llamativo.

Cuando caía la noche y toda la gente abandonaba la tienda, las herramientas se ponían a platicar…

— Hoy vino un electricista y me estuvo observando por varios minutos, seguro que en cuanto junte el dinero viene a comprarme, platicaba emocionada la caja de herramientas.

— Pues hoy se vendieron 10 de mis hermanos destornilladores, seguramente no tarda en que alguien me compre a mí, somos las herramientas más nuevas y bonitas que hay en toda la tienda, decía el orgulloso destornillador.

Y tenía razón, al día siguiente un padre de familia, de esos que les gusta hacer un poco de todo y que no contratarían a un plomero o a un electricista hasta no estar seguros de haber dejado sin remedio aquello que querían arreglar por si mismos con tal de ahorrarse unos centavos, llego a la tienda. El señor iba en busca de un nuevo destornillador y nuestro orgulloso amigo resulto ser el afortunado elegido… camino a su nuevo hogar iba pensando en todos los tornillos que atornillaría o destornillaría. Después de todo el había sido fabricado para hacer eso y le emocionaba cumplir con su destino.

Por fin llegó a su nuevo hogar y su dueño lo metió dentro de la caja de herramientas, el destornillador se puso a observar a sus nuevos compañeros, todos lucían sucios y grasientos,

— Todos lucen terribles, definitivamente soy la herramienta más bella que tiene mi amo, no creo batallar en convertirme en su destornillador favorito–pensaba nuestro amigo, sin embargo se puso a buscar a su competencia, ¿en dónde estaban los otros destornilladores?, no podía encontrarlos.

Después de algunos minutos de búsqueda la llave de tuercas le informo que no había mas destornilladores, el único que había se rompió y por eso el dueño tuvo que comprar otro.

Las palabras de la llave de tuercas tranquilizaron al destornillador, el seria el favorito y no tendría competencia. Al poco tiempo comenzó su trabajo, un día a quitar los tornillos de un contacto eléctrico, al otro a desarmar la plancha y así fue pasando la vida del destornillador, hubo un día en que el amo estaba pintando unas ventanas y quiso revolver la pintura, la única herramienta que se encontraba cerca del amo era el destornillador así que lo tomo, lo metió a la lata de pintura y comenzó a revolver.

El destornillador estaba confundido, el no estaba hecho para eso, el era un DESTORNILLADOR no un revolvedor, al sacarlo de la lata estaba todo manchado de pintura y eso no le gustaba mucho a un destornillador tan orgulloso de su apariencia.

— Espero que no tarde mucho antes de que mi amo me lave, no quiero lucir así por el resto de mi vida, sin embargo ese día nunca llego y tuvo que vivir manchado por siempre.

En otra ocasión, el dueño estaba clavando unas maderas, cuando solo le faltaba colocar un clavo se dio cuenta que el martillo se encontraba algo lejos así que tomo el destornillador y utilizo su mango como martillo.

El destornillador sintió dolor, los golpes le dejaron algunas marcas y su apariencia se había deteriorado aun mas y así fueron pasando los días, en ocasiones servía como espátula, otras como martillo o como palanca, en una ocasión hasta sirvió de asta bandera para que el hijo de su amo jugara a los soldaditos, un día se dio cuenta que los colores que tanto orgullo le causaban ya no podrían distinguirse entre tantos rasguños, abolladuras y manchas, pero era el único así que no tenia de que preocuparse…

Casualmente ese mismo día su dueño llego con un destornillador nuevo, un nuevo modelo con colores aun más vistosos que los que el había tenido cuando era nuevo.. nuestro amigo se preocupo,

— Ya no me va a utilizar, ahora el va a ser el destornillador favorito, luce mucho mejor que yo — nuestro amigo se llevo una gran sorpresa al día siguiente cuando se dio cuenta que su amo lo seguía utilizando en sus labores diarias.

Nuestro amigo no entendía lo que pasaba, cada día su apariencia era peor, cada día estaba mas maltratado, en cambio su rival lucia totalmente nuevo, bello y lleno de color, simplemente no podía comprender que era lo que pasaba, ¿por qué él tenía tanto trabajo y el otro destornillador no?, pronto se lleno de envidia.

— Todo el trabajo lo hago yo y por eso tengo esta apariencia tan horrible, mi cuerpo está cansado, en cambio tu no haces nada y por eso luces así de bello, ¡no es justo! le grito desesperado al otro destornillador, en eso se escucho la voz de su amo platicando con otra persona.

— Pero aun no tengo dinero ¿con qué quieres que cubra mi deuda?–

— Puedes darme algo a cambio del dinero por ejemplo tu caja de herramientas–

El amo de las herramientas se dirigió a la caja y separó su viejo, manchado y maltratado destornillador y dijo en voz alta, “este destornillador es lo único que me voy a quedar, es mi favorito, me ha servido para muchísimas cosas, el resto de las herramientas son tuyas”.

El corazón del viejo destornillador se lleno de alegría, pudo comprender que nunca fue el favorito por su apariencia sino por todo el trabajo que había realizado para su amo, al recordar todo lo que había hecho desde que salió de la tienda se dio cuenta de que no solo había servido para poner y quitar tornillos sino que había servido para muchas otras cosas que jamás imagino y que gracias a todo eso fue que su amo le tomo mayor aprecio.

Cuando estés cansado, desvelado o enfermo y veas que eres el que más ha trabajado para el único dueño que todos nosotros tenemos no te enojes con el que luce limpio, sano y poco cansado, por el contrario siéntete feliz porque tu eres el favorito, si de pronto te sucede lo que al desarmador, que recibes golpes, rayones, maltratos o trabajos, cansancios, preocupaciones, problemas y responsabilidades con los que otros no tienen que vivir, entonces alégrate de ser la herramienta favorita de Dios porque igual que al destornillador del cuento, puedes estar seguro que en el día de la verdad vas a ser de los seleccionados para quedarse por siempre a acompañarlo en su casa.

La clave está en estar siempre dispuesto a trabajar por Dios en lo que Dios te pida, sin importar si fue para eso para lo que te preparaste y sin importar que tanto hayas trabajado por él. Por el contrario, preocúpate si tu luces bien debido a que nunca has sido utilizado para trabajar por él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: