homilía de hoy viernes 15-7-11

Viernes 15 de Julio de 2011
Viernes 15ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Buenaventura

Éxodo 11,10-12,14
Mataréis un cordero al atardecer; cuando vea la sangre, pasaré de largo
En aquellos días, Moisés y Aarón hicieron muchos prodigios en presencia del Faraón; pero el Señor hizo que el Faraón se empeñara en no dejar marchar a los israelitas de su territorio.
Dijo el Señor a Moisés y a Aarón en tierra de Egipto: “Este mes será para vosotros el principal de los meses; será para vosotros el primer mes del año. Decid a toda la asamblea de Israel: “El diez de este mes cada uno procurará un animal para su familia, uno por casa. Si la familia es demasiado pequeña para comérselo, que se junte con el vecino de casa, hasta completar el número de personas; y cada uno comerá su parte hasta terminarlo. Será un animal sin defecto, macho, de un año, cordero o cabrito. Lo guardaréis hasta el día catorce del mes, y toda la asamblea de Israel lo matará al atardecer. Tomaréis la sangre y rociaréis las dos jambas y el dintel de la casa donde lo hayáis comido. Esta noche comeréis la carne, asada a fuego, comeréis panes sin fermentar y verduras amargas. No comeréis de ella nada crudo ni cocido en agua, sino asado a fuego: con cabeza, patas y entrañas. No dejaréis restos para la mañana siguiente; y, si sobra algo, lo quemaréis. Y lo comeréis así: la cintura ceñida, las sandalias en los pies, un bastón en la mano; y os lo comeréis a toda prisa, porque es la Pascua, el paso del Señor.
Esta noche pasaré por todo el país de Egipto, dando muerte a todos sus primogénitos, de hombres y animales; y haré justicia de todos los dioses de Egipto. Yo soy el Señor. La sangre será vuestra señal en las casas donde estéis; cuando vea la sangre, pasaré de largo; no os tocará la plaga exterminadora, cuando yo pase hiriendo a Egipto. Este día será para vosotros memorable, en él celebraréis la fiesta del Señor, ley perpetua para todas las generaciones.””
Salmo responsorial: 115
Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor.
¿Cómo pagaré al Señor / todo el bien que me ha hecho? / Alzaré la copa de la salvación, / invocando su nombre. R.
Mucho le cuesta al Señor / la muerte de sus fieles. / Siervo tuyo soy, hijo de tu esclava: / rompiste mis cadenas. R.
Te ofreceré un sacrificio de alabanza, / invocando tu nombre, Señor. / Cumpliré al Señor mis votos / en presencia de todo el pueblo. R.
Mateo 12,1-8
El Hijo del hombre es señor del sábado
Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: “Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado”. Les replicó: “¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la Ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.”
……………………………………………………………..
La casa de Dios es el hombre. El día de Dios es la gracia. El hambre de Dios es la vida. El perdón de Dios es la alegría.
Todos somos comensales y familiares de Dios y sobre nosotros sólo está su amor.
…………………………………..
Quisiera hacer una homilía algo más larga, ahora que dispongo de algún tiempo.
En primer lugar quisiera decir que tenemos mucho en común con los evangélicos, porque ellos pertenecen a Dios y son seres humanos, porque ellos quieren el bien, porque ellos creen en Cristo. Pero lamento que hayan perdido a la Iglesia, que hayan olvidado que somos un cuerpo, que hayan creído que los otros son malos, que hayan querido ser los puros. El evangelio del domingo próximo donde para extirpar el mal se separan de los considerados malos por ellos les viene como anillo al dedo: la parábola de la cizaña.
Son extraños. Por un lado dicen que no son buenos y por otro nos llaman malos a los demás. Si ellos no son buenos ¡por qué nos llaman malos! Más les valdría callarse.
Somos todos malos y todos podemos ser perdonados y ser buenos. Todos somos un cuerpo y todos necesitamos los medios que Jesús ha puesto como signos e instrumentos de su gracia, para salvarnos. Principalmente la vista de su ser. Ello se hizo visiblemente viendo su rostro y su cuerpo y actualmente por la vista de los sacramentos y de la jerarquía de la Iglesia. Mientras haya quien puede perdonar los pecados hay salvación y ésta es visible. Ellos, los sacerdotes, son Cristo pastor de su pueblo.
Y el medio de mejorar el mundo es la humildad.
La humildad en primer lugar es la verdad. En el evangelio de hoy Jesús defiende a sus discípulos porque son atacados injustamente por los enemigos de la humildad. Pero también porque éstos han considerado importante lo superfluo. En la búsqueda de la perfección está a veces la máxima imperfección, porque se aborrece la caridad. La verdad hace flexibles, amables, capaces de comprensión.
Ojalá mis palabras no se vuelvan contra mí.
Perdóname, Señor, cuando no te entiendo y tomo lo caduco por definitivo. Pero sobre todo perdóname por no amar.
Amén.
________________________________________
El mismo traje

Cierta vez un hombre visitó a su Rabí, y le relató su problema:

— Rabí, soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por mi experiencia y alta calidad de mi trabajo. Todos los nobles de los alrededores me encargan sus trajes y los vestidos de sus esposas.

Hace unos meses, recibí el encargo más importante de mi vida: El príncipe en persona escuchó de mí y me solicitó que le cosiera un ropaje con la seda más fina que es posible conseguir en el país. Puse los mejores materiales e hice mi mejor esfuerzo. Quería demostrar mi arte, y que este trabajo me abriera las puertas a una vida de éxito y opulencia. Pero cuando le presenté la prenda terminada, el príncipe comenzó a gritarme e insultarme.

— ¿Esto es lo mejor que puedes hacer? Es una atrocidad. ¿Quién te enseñó a coser?

— Me ordenó que me retirara y arrojó el traje tras de mí. Rabí, estoy arruinado. Todo mi capital estaba invertido en esa vestimenta, y peor aún, mi reputación ha sido totalmente destruida. Nadie volverá a encargarme una prenda luego de esto. No entiendo qué sucedió, ha sido el mejor traje que he hecho en años.

El Rabí le contestó:

— Vuelve a tu negocio, descose cada una de las puntadas de la prenda y cóselas exactamente como lo habías hecho antes. Luego, llévala al príncipe de nuevo.

— Pero obtendré el mismo traje que tengo ahora -protestó el sastre-, además, mi estado de ánimo no es el mismo.

— Haz lo que te indico, y Dios te ayudará, dijo el Rabí.

Dos semanas después, el sastre retornó a donde el Rabí:

— Rabí, usted ha salvado mi vida. Cuando le presenté nuevamente el traje al príncipe, su rostro se iluminó y exclamó: “¡Este es el traje más hermoso y delicado que haya visto en toda mi vida!” Me pagó generosamente y prometió entregarme más trabajo y recomendarme a sus amigos. Pero Rabí, deseo saber ¿cuál era la diferencia entre el primer traje y el segundo?

El Rabí le explicó:

— El primer traje, fue cosido con arrogancia y orgullo. El resultado fue una vestimenta espiritualmente repulsiva que, aunque técnicamente perfecta, carecía de gracia y belleza. Sin embargo, la segunda costura fue hecha con humildad y con el corazón quebrado, transmitiendo una belleza esencial que provocaba admiración en quien la veía.
……………………………………………………..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: