Cardenal Cañizares

Me es imposible decir en pocas palabras lo que ha significado en el Callao el doctorado honoris causa del cardenal Cañizares. Pero todo ha sido resaltar el papel insustituible de la Iglesia en la formación de la cultura. La unicidad de la verdad (sólo una cosa puede ser verdad) hace necesario el entendimiento, en favor del hombre, entre la iglesia y la sociedad. En nombre de la verdad no se puede relegar a la Iglesia a un papel secundario en la formación del hombre, cuyo modelo siempre es la imagen de Dios original reflejada, de forma revelada, en Cristo.
Ello significa que los actuales vientos de relativismo y secularismo no deben de cegarnos. Detrás de ellos no hay más que vacío. No pueden hacer feliz a un hombre al que condenan a la parálisis puesto que no presentan la verdad y por ello no traen solución. Se ha acusado a la Iglesia de promover, con sus certezas, la intolerancia. Lo cierto es que cuando no hay certezas sólo vale lo que el poder dicta, como dictó Hitler la muerte de millones de personas en nombre de su propio capricho.
La verdad está por encima del poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: