Semana del 22-28 de Agosto.

Lunes 22 de Agosto de 2011
Lunes 21ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: María Reina

1Tesalonicenses 1,1-5.8b-10
Abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para vivir aguardando la vuelta de su Hijo, a quien ha resucitado
Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz. Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor.
Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda. Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismos cuentan los detalles de la acogida que nos hicisteis: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que os libra del castigo futuro.
Salmo responsorial: 149
El Señor ama a su pueblo.
Cantad al Señor un cántico nuevo, / resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; / que se alegre Israel por su Creador, / los hijos de Sión por su Rey. R.
Alabad su nombre con danzas, / cantadle con tambores y cítaras; / porque el Señor ama a su pueblo / y adorna con la victoria a los humildes. R.
Que los fieles festejen su gloria / y canten jubilosos en filas: / con vítores a Dios en la boca; / es un honor para todos sus fieles. R.
Mateo 23,13-22
¡Ay de vosotros, guías ciegos!
En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el reino de los cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito y, cuando lo conseguís, lo hacéis digno del fuego el doble que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: “Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga”! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro? O también: “Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga.” ¡Ciegos! ¿Qué es más, la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda? Quien jura por el altar jura también por todo lo que está sobre él; quien jura por el templo jura también por el que habita en él; y quien jura por el cielo jura por el trono de Dios y también por el que está sentado en él
……………………
El ser humano a veces no puede volar. Pero ¿quiere? Si quisiera gran parte de lo que impide volar iría desvaneciéndose.
El ser humano está llamado a volar, es decir, a llegar a Dios, a orar, a preguntarle. Pero es muy posible que se quede en la tierra.
Los ciegos que quiere hacer más grande su grupo de la tierra y no lo elevan al cielo no hacen más que engrosar la cuerda de los cautivos.
…………………………….
LA MARIPOSA QUE NO PODIA VOLAR

Aquella mariposa era como todas las mariposas. Tenía un cuerpo largo y esbelto. Sus antenitas se movían de un lado hacia otro nerviosamente. Sus alas poseían hermosos colores: verde, azul, amarillo, naranja y rojo. Tenían un polvito dorado que las hacía brillar intensamente cuando las tocaba un rayo de sol.

A simple vista, nada la diferenciaba de las demás y sin embargo, era diferente: No podía volar…

Cuando salieron del capullo, luego de un arduo esfuerzo, las mariposas empezaron a revolotear de un lado a otro, embriagadas por ese aire tibio que las rodeaba, ebrias de felicidad.

Ella no, se quedó en tierra, con las alas bajas, mirándolas. Todo su ser pedía elevarse e ir con sus hermanas. Pero no podía… Un peso enorme la ataba al suelo y le impedía remontarse.

Un dolor sordo le cerraba el pecho y casi no podía respirar. Quería volar pero sabía que no le era posible. Sus alas pendían a sus costados como adornos bonitos, mas inútiles.

Lágrimas de frustración se deslizaban por sus mejillas, caían sobre sus alas y las hacían brillar más aún.

Una mariposa se acercó, dichosa de vivir y le dijo entusiasmada:

-Ven con nosotras. ¡Esto es bellísimo!

-No quiero. Prefiero mirar. Así me divierto…

La mariposa la miró con curiosidad pero sus otras compañeras la llamaron y voló
graciosamente, hacia ellas.

¡Qué largo es el tiempo cuando hay sufrimiento! Le parecía que los minutos eran horas y que estaba detenida en el tiempo.

No se dio cuenta que un sapo verde y feo se iba acercando con la evidente intención de cenar. Cuando lo vio ya lo tenía al lado, pegado a ella. Se sentía tan sola que agradeció la compañía y sin darse cuenta, sonrió.

El sapo que ya tenía la lengua extendida, se quedó tan sorprendido que cerró la boca, guardando su larga lengua.

Ella lo miró y no vio su enorme cuerpo cubierto de manchas y verrugas, sólo vio a un ser que rompía su soledad.

-Señor – le dijo – con voz temblorosa – ¿Usted también está solo?
El sapo la miró sin comprender. Vio las lágrimas que pendían de sus alas y notó su tristeza.
-Paseaba por ahí y te vi – dijo con voz insegura. Se aclaró la garganta.
-Mis hermanas andan por ahí, volando por primera vez.
-¿Y por qué no estás con ellas?
-Yo no puedo volar. Quiero… pero no puedo… No soy capaz.
-¿Por qué?
-No lo sé…
-Tienes miedo. El miedo te paraliza. No crees en tus propias fuerzas y si no lo intentas nunca sabrás si sos capaz.
-¿Y si no puedo?
-Si no puedes, no puedes. – Contestó el sapo con malhumor. – Pero a mí me gustaría saberlo.
-Espere.

La mariposa se puso de pie, extendió las alas, las agitó y su cuerpo se elevó a lo alto.

¡Qué placer! ¡Podía volar! El cielo se extendía y era suyo. La alegría la embargaba. Era feliz. Lo saludó con una graciosa reverencia y le gritó:

-¡Gracias!

El sapo la miró hasta que desapareció y luego siguió su camino. Sentía algo extraño en el pecho. Un calorcito desconocido pero también le dolía el estómago de hambre.

-Espero que si encuentro algo para comer, no me hable.

No encontró nada, ni un insecto… con hambre y resignación se durmió.

Esa noche soñó con hadas y mariposas, con bosques maravillosos… y fue feliz…

¿La mariposa? La mariposa se llevó algunos árboles por delante y se dio varios golpes pero no importa. Son los golpes de la vida vivida…
…………………………………………………………………………………………………

Martes 23 de Agosto de 2011
Martes 21ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Rosa de Lima, Donato
________________________________________
1Tesalonicenses 2,1-8
Deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas
Sabéis muy bien, hermanos, que nuestra visita no fue inútil. A pesar de los sufrimientos e injurias padecidos en Filipos, que ya conocéis, tuvimos valor -apoyados en nuestro Dios- para predicaros el Evangelio de Dios en medio de fuerte oposición. Nuestra exhortación no procedía de error o de motivos turbios, ni usaba engaños, sino que Dios nos ha aprobado y nos ha confiado el Evangelio, y así lo predicamos, no para contentar a los hombres, sino a Dios, que aprueba nuestras intenciones.
Como bien sabéis, nunca hemos tenido palabras de adulación ni codicia disimulada. Dios es testigo. No pretendimos honor de los hombres, ni de vosotros, ni de los demás, aunque, como apóstoles de Cristo, podíamos haberos hablado autoritariamente; por el contrario, os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, porque os habíais ganado nuestro amor.
Salmo responsorial: 138
Señor, tú me sondeas y me conoces.
Señor, tú me sondeas y me conoces; / me conoces cuando me siento o me levanto, / de lejos penetras mis pensamientos; / distingues mi camino y mi descanso, / todas mis sendas te son familiares. R.
No ha llegado la palabra a mi lengua, / y ya, Señor, te la sabes toda. / Me estrechas detrás y delante, / me cubres con tu palma. / Tanto saber me sobrepasa, / es sublime, y no lo abarco. R.
Mateo 23,23-26
Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello
En aquel tiempo, habló Jesús diciendo: “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el décimo de la menta, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la ley: el derecho, la compasión y la sinceridad! Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que filtráis el mosquito y os tragáis el camello! ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro estáis rebosando de robo y desenfreno! ¡Fariseo ciego!, limpia primero la copa por dentro, y así quedará limpia también por fuera.”
……………………………………………..
El verdadero Dios no es el diezmo del comino, de la menta y del anís. El verdadero Dios es el que te da lo que necesitas, es Aquel a quien no hay ninguna ofrenda que le pueda comprar ni ninguna oración que le pueda cegar, ni ninguna mentira que le pueda engañar.
Dios es Dios.
Ama a Dios. Nada más. Y no le des precisamente lo que te sobra. Dale la sinceridad.
……………………………………..
Cuento acerca la omnipotencia de Dios

Historia del hombre que quiso fabricarse un dios
Un hombre quería construirse un dios. Sabía que se trataba de una empresa difícil y compleja, pero estaba decidido: construiría su Dios.

Echó cálculos. Sacó pluma y hoja, y comenzó a escribir:

– En primer lugar, mi dios tendría que ser omnipotente-. Y el hombre
dedicó una buena parte de su vida acumulando poder para su dios.
Juntó los cuatro vientos, recogió fragmentos de rayos esparcidos por
la tierra, reunió gritos y alaridos de toda clase y los guardó en un
frasco de cristal.

Después supo que su dios, para que fuese tal, debía ser inmortal.
Quedó perplejo ¿Cómo lograr la inmortalidad para su dios? Después de
muchos años, después de mucho embarcarse y trajinar, logró dar con
la solución: -Las piedras no mueren- le gritó el eco de las montañas
(aunque no advirtió que el grito provenía más bien de su alma). -Es
verdad -se repitió internamente-, las piedras no pueden morir.

Reunió entonces una gran cantidad de piedras, rocas, mármoles,
granitos, y lo puso junto a los fragmentos de rayos, junto al frasco
de gritos y junto a los cuatro vientos.

– Ahora necesito un nombre para mi dios- se dijo satisfecho.

El pobre hombre, ya viejo y encorvado por tanto esfuerzo, no podía
creer que buscar un nombre para su dios fuese la cosa más difícil de
todas. Se dio cuenta, desconsolado, que de nada había servido
concentrar toda la fuerza y todos los gritos y toda la eternidad. Su
dios no tendría nombre. Y por lo tanto nadie lo podría invocar o
temer o contar sus hazañas. Su dios no era más que un impotente
intento.

Entonces gritó a las creaturas, de entre las que había sacado los
materiales para su dios:

-¡Poned vosotras un nombre a mi dios!.

Y la creación respondió al unísono:

-Es un monstruo. Eso no es Dios.

-¿Un monstruo?, Pero ¿es que no ven la fuerza que tiene? ¿No ven que
es inmortal? ¿No escuchan sus gritos de poder?

La creación volvió a responder:

– Esa fuerza no es más que el viento de tu vanidad. Y las piedras no
tienen vida y por eso no pueden morir. Las piedras no son más que la
dureza de tu corazón.

Finalmente, en un último suspiro el viejo preguntó: -¿Es que no
puedo hacer mi dios?.

Y la creación, mostrando en un instante infinito todo su esplendor y
toda su belleza, y toda su vida, dijo al unísono:

-¡Dios nos ha hecho!
………………………………………………………..

Miércoles 24 de Agosto de 2011
San Bartolomé apóstol
________________________________________
Santoral: Bartolomé, Román
Martirologio y efemérides latinoamericanos: 24.8.1617: Rosa de Lima, primera santa y patrona de América, canonizada por Clemente X en 1671.
________________________________________
Apocalipsis 21,9b-14
Doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero
El ángel me habló así: “Ven acá, voy a mostrarte a la novia, a la esposa del Cordero.” Me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido. Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero.
Salmo responsorial: 144
Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado.
Que todas las criaturas te den gracias, Señor, / que te bendigan tus fieles; / que proclamen la gloria de tu reinado, / que hablen de tus hazañas R.
Explicando tus hazañas a los hombres, / la gloria y majestad de tu reinado. / Tu reinado es un reinado perpetuo, / tu gobierno va de edad en edad. R.
El Señor es justo en todos sus caminos, / es bondadoso en todas sus acciones; / cerca está el Señor de los que lo invocan, / de los que lo invocan sinceramente. R.
Juan 1,45-51
Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño
En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dice: “Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret.” Natanael le replicó: “¿De Nazaret puede salir algo bueno?” Felipe le contestó: “Ven y verás.” Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: “Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.” Natanael le contesta: “¿De qué me conoces?” Jesús le responde: “Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.” Natanael respondió: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.” Jesús le contestó: “¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.” Y le añadió: “Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.”
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,
Ver de noche el cielo abierto y a los ángeles bajar por la escalera de Jacob, es decir, por el Hijo del Hombre que une la tierra con el cielo. Ver de noche a Natanael pensar bajo su higuera en el salvador que viene de donde no se podía imaginar.
Ver de noche al Niño nacer y ver de noche al Hijo resucitar.
Ver de noche al que mueve cielos y tierra sudar sangre sobre la tierra de los hombres y ver de noche darse a la muerte como un cordero.
Eso es lo que vale la pena ver de noche: la victoria de la luz.
………………………………
Cuento acerca de las actividades nocturnas de la juventud

Durante la noche se pueden hacer muchas cosas. Tal vez la mejor cosa
que se puede hacer es precisamente no hacer nada: tumbarse en la
cama y pasarse seis o siete horas seguidas cargando las baterías
para aprovechar bien y mejor que ayer el día que Dios nos concede.

¿Qué se puede hacer durante la noche? Depende. Depende si es fin de
semana o si es período de vacaciones. Depende si estoy en la ciudad,
en la montaña o en la playa. Depende de si estoy solo, si estoy con
mis amigos, si estoy con la novia… Sí, depende de muchos factores,
pero recuerda, hay un factor que no falla: esta noche, tú, yo, la
novia, el novio, los amigos y todos buscamos esta noche ser felices.

Salgo por la noche a dar un paseo. Es sábado. Las calles iluminadas
hierven de jóvenes, chicos y chicas. El ruido de las motocicletas se
confunde con la música, las conversaciones y las risas. Veo rostros
sonrientes, veo miradas provocativas, cruces de mensajes en un
código que sólo un joven puede descifrar. Veo la vida que se expresa
en una juventud que, esta noche, busca sólo divertirse, pasarla
bien, olvidarse de todo. Es la “movida” del sábado por la noche.

Están alegres, ríen, bromean, algunos se acarician y se besan,
pero… ¿son felices?

Parece que sí. Pero me pregunto ¿Por qué tanto ruido para ser feliz?
¿por qué la noche, la oscuridad cuando todo puede ser cualquier cosa
y en donde hagas lo que hagas “¿qué importa?” Al fin y al cabo no lo
sabrán tus padres? Más aún, el alcohol, la droga que circula en
tantos de estos ambientes ¿no será más bien un intento, a veces
desesperado de huir, de alejarse de una situación de profunda
insatisfacción? ¿Cuántos suicidios juveniles registra la crónica
negra, cuando pasada la “movida” del fin de semana el joven se da de
lleno con una existencia vacía, absurda, infeliz? Cada joven que se
suicida es un grito desesperado de anhelo de felicidad.

Muchas cosas se pueden hacer durante la noche. Jesús con frecuencia
subía al monte a hablar con su Padre durante toda la noche. La
bóveda del cielo estrellado es el mejor templo para encontrarse con
Dios. “¡Señor, en la oscuridad de mi noche, ilumina mi corazón y
llénalo de la felicidad que sólo tú puedes dar!

Durante la noche se pueden hacer muchas cosas, se puede estar con
los amigos y charlar de lo humano y lo divino, de los proyectos y de
las propias dificultades. Pero, sobre todo, se puede estar con
Cristo, tu Amigo. ¿Y cómo charlar con Cristo si no lo veo, no lo
toco? Puede que sea difícil, sin embargo, ¿no sentimos en el corazón
una voz que no se puede confundir con la nuestra? Acuérdate cuando
eras niño ¿no te era fácil hablar con Él? Esa voz que nos impulsa a
más, a la generosidad, a buscar la belleza de la vida y del amor, a
hacer el bien y evitar el mal, esa voz no es una imaginación tuya.
Detrás de esa voz hay una presencia. Háblale. Cuéntale tus anhelos.
Haz un silencio en tu corazón y dile, por ejemplo: “Jesús, yo sé que
tú estás junto a mí. He sentido tu aliento en los momentos difíciles
y en los momentos alegres de mi vida. Tú has sido siempre mi amigo,
acompáñame en mi soledad”.
………………………………………………………………………..

Jueves 25 de Agosto de 2011
Jueves 21ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: José de Calasanz, Luis de Francia
Martirologio y efemérides latinoamericanos: 25.8.1991: Alessandro Dordi Negroni, misionero, mártir de la fe y la promoción humana, Perú.
________________________________________
1Tesalonicenses 3,7-13
Que el Señor os haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos
Hermanos, en medio de todos nuestros aprietos y luchas, vosotros, con vuestra fe, nos animáis; ahora nos sentimos vivir, sabiendo que os mantenéis fieles al Señor. ¿Cómo podremos agradecérselo bastante a Dios? ¡Tanta alegría como gozamos delante de Dios por causa vuestra, cuando pedimos día y noche veros cara a cara y remediar las deficiencias de vuestra fe! Que Dios, nuestro Padre, y nuestro Señor Jesús nos allanen el camino para ir a veros. Que el Señor os colme y os haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, lo mismo que nosotros os amamos. Y que así os fortalezca internamente, para que, cuando Jesús, nuestro Señor, vuelva acompañado de todos sus santos, os presentéis santos e irreprensibles ante Dios, nuestro Padre.
Salmo responsorial: 89
Sácianos de tu misericordia, Señor, y estaremos alegres.
Tú reduces al hombre a polvo, / diciendo: “Retornad, hijos de Adán.” / Mil años en tu presencia / son un ayer, que pasó; / una vela nocturna. R.
Enséñanos a calcular nuestros años, / para que adquiramos un corazón sensato. / Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo? / Ten compasión de tus siervos. R.
Por la mañana sácianos de tu misericordia, / y toda nuestra vida será alegría y júbilo. / Baje a nosotros la bondad del Señor / y haga prósperas las obras de nuestras manos. R.
Mateo 24,42-51
Estad preparados
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre. ¿Dónde hay un criado fiel y cuidadoso, a quien el amo encarga de dar a la servidumbre la comida a sus horas? Pues, dichosos ese criado, si el amo, al llegar, lo encuentra portándose así. Os aseguro que le confiará la administración de todos sus bienes. Pero si el criado es un canalla y, pensando que su amo tardará, empieza a pegar a sus compañeros, y a comer y a beber con los borrachos, el día y la hora que menos se lo espera, llegará el amo y lo hará pedazos, mandándolo a donde se manda a los hipócritas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.”
……………………………………..
Cuando uno es un caballero, no engaña. De día y de noche es el mismo. No tiene miedo, sino que sirve a su señor. Cuando uno es un caballero, vigila la casa que le han encargado, como su propia vida, porque dio su palabra. Cuando uno es un caballero no tiene miedo a perder lo propio, sabe ser generoso……………………………
………………………….
SIR WALTER RALEIGH
Publicado por el 2007/11/16 (1464 lecturas)
Vivía en Inglaterra un hombre noble y valiente que se llamaba Walter Raleigh. No sólo era noble y valiente, sino apuesto y galante. Y por ese motivo la reina le nombró caballero, y lo llamó sir Walter Raleigh.

Os contaré la historia.

Cuando Raleigh era joven, caminaba un día por una calle de Londres. En esa época las calles no estaban pavimentadas, y no había aceras. Raleigh iba vestido con mucha elegancia, y usaba una bella capa roja sobre sus hombros.

Mientras andaba, le costaba no pisar el lodo y no ensuciarse sus elegantes zapatos nuevos. Pronto llegó a un charco de agua fangosa que iba de un lado al otro de la calle. No podía cruzar. Tal vez pudiera saltar.

Mientras tomaba su decisión, irguió la cabeza. ¿Y a quien vio del otro lado del charco?

A Isabel, reina de Inglaterra, con su séquito de cortesanas y doncellas. La reina vio el charco de agua sucia. Vio al apuesto joven de capa escarlata que estaba del otro lado. ¿Cómo iba a cruzar?

El joven Raleigh, al ver quién venía, se olvidó de sí mismo y sólo pensó en ayudar a la reina. Había una sola cosa que podía hacer, y ningún otro hombre habría pensado en ello.

Se quitó la capa roja, la tendió sobre el charco. Ahora la reina podía cruzar como si pisara una bella alfombra.

La reina cruzó el charco, y sus pies no tocaron el lodo. Se detuvo un instante para darle las gracias al joven.

Mientras ella se alejaba con su séquito, preguntó a una de las cortesanas:

– ¿Quién es ese gallardo caballero que tuvo la gentileza de ayudarnos?

– Se llama Walter Raleigh -dijeron las cortesanas.

– Tendrá su recompensa -declaró la reina.

Poco después, pidió a Raleigh que fuera a palacio.

El joven fue, pero no tenía capa para llevar. Luego, en presencia de los grandes hombres y damas d Inglaterra, la reina lo nombró caballero. Y desde entonces fue conocido como sir Walter Raleigh, el favorito de la reina.
………………………………….
Viernes 26 de Agosto de 2011
Viernes 21ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Teresa Jornet, Ceferino

1Tesalonicenses 4,1-8
Esto quiere Dios de vosotros: una vida sagrada
Hermanos, por Cristo Jesús os rogamos y exhortamos: Habéis aprendido de nosotros cómo proceder para agradar a Dios; pues proceded así y seguid adelante. Ya conocéis las instrucciones que os dimos, en nombre del Señor Jesús. Esto quiere Dios de vosotros: una vida sagrada, que os apartéis del desenfreno, que sepa cada cual controlar su propio cuerpo santa y respetuosamente, sin dejarse arrastrar por la pasión, como hacen los gentiles que no conocen a Dios. Y que en este asunto nadie ofenda a su hermano ni se aproveche con engaño, porque el Señor venga todo esto, como ya os dijimos y aseguramos. Dios no nos ha llamado a una vida impura, sino sagrada. Por consiguiente, el que desprecia este mandato no desprecia a un hombre, sino a Dios, que os ha dado su Espíritu Santo.
Salmo responsorial: 96
Alegraos, justos, con el Señor.
El Señor reina, la tierra goza, / se alegran las islas innumerables. / Justicia y derecho sostienen su trono. R.
Los montes se derriten como cera / ante el dueño de toda la tierra; / los cielos pregonan su justicia, / y todos los pueblos contemplan su gloria. R.
El Señor ama al que aborrece el mal, / protege la vida de sus fieles / y los libra de los malvados. R.
Amanece la luz para el justo, / y la alegría para los rectos de corazón. / Alegraos, justos, con el Señor, / celebrad su santo nombre. R.
Mateo 25,1-13
¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “Se parecerá el reino de los cielos a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: “¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!” Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: “Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas.” Pero las sensatas contestaron: “Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis.” Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: “Señor, señor, ábrenos.” Pero él respondió: “Os lo aseguro: no os conozco.” Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.”
………………………..
La puerta estaba abierta, el tiempo era corto. Un momento de duda y pasò el cortejo y se cerró la puerta.
Hay necedades que se pagan. Una de ellas es la terquedad y el querer tener la razón siempre.
Pero, referiéndonos a la fe, hay personas que están esperando a que el Señor aparezca. Y pierden lastimosamente su tiempo y sus posibilidades. En Dios se cree. Al Señor se le llama.
……………………………………………….
LA PAREJA SILENCIOSA

Érase una vez un joven que tenía fama de ser el individuo más terco de la ciudad, y una mujer que tenía fama de ser la doncella más tozuda, e inevitablemente terminaron por enamorarse y casarse. Después de la boda, celebraron en su nuevo hogar un gran festín que duró todo el día.

Al fin los amigos y parientes no pudieron comer más, y uno por uno se marcharon. Los novios cayeron agotados, y estaban preparándose para quitarse los zapatos y descansar cuando el marido notó que el último invitado se había olvidado de cerrar la puerta al marcharse.

-Querida -dijo-, ¿te molestaría levantarte para cerrar la puerta? Entra una corriente de aire.

-¿Por qué debo cerrarla yo? -bostezó la esposa-. Estuve de pie todo el día, y acabo de sentarme. Ciérrala tú.

-¡Conque sí! -rezonzó el esposo-. En cuanto tienes la sortija en el dedo, te conviertes en una holgazana.

-¿Cómo te atreves? -gritó la novia-. No hace un día que estamos casados y ya me insultas y me tratas con prepotencia. ¡Debí saber que serías uno de esos maridos!

-Vaya -gruñó el esposo-. ¿Debo escuchar tus quejas eternamente?

-¿Y yo debo escuchar eternamente tus protestas y reproches?

Se miraron con mal ceño durante cinco minutos. Luego la novia tuvo una idea.

-Querido -dijo-, ninguno de ambos quiere cerrar la puerta, y ambos estamos cansados de oír la voz del otro. Así que propongo una competencia. El que hable primero debe levantarse a cerrar la puerta.

-Es la mejor idea que he oído en todo el día -respondió el esposo-. Comencemos ahora.

Se pusieron cómodos, cada cual en una silla, y se sentaron frente a frente sin decir una palabra.

Así habían pasado dos horas cuando un par de ladrones pasó por la calle con un carro. Vieron la puerta abierta y entraron en la casa, donde no parecía haber nadie, y se pusieron a robar todo aquello de que podían echar mano. Tomaron mesas y sillas, descolgaron cuadros de las paredes, incluso enrollaron alfombras. Pero los recién casados no hablaban ni se movían.

No puedo creerlo -pensó el esposo-. Se llevarán todo lo que poseemos, y ella no dice una palabra.

¿Por qué no pide ayuda -se preguntó la esposa-. ¿Piensa quedarse sentado mientras nos roban a su antojo?

Al fin los ladrones repararon en esa callada e inmóvil pareja y, tomando a los recién casados por figuras de cera, los despojaron de sus joyas, relojes y billeteras. Pero ninguno de ambos dijo una palabra.

Los ladrones se largaron con su botín, y los recién casados permanecieron sentados toda la noche. Al amanecer un policía pasó por la calle y, viendo la puerta abierta, se asomó para ver si todo estaba bien. Pero no pudo obtener una respuesta de la pareja silenciosa.

-¡A ver! -rugió-. ¡Soy el agente de la ley! ¿Quiénes son ustedes? ¿Esta casa les pertenece? ¿Qué sucedió con todos los muebles?

Y al no obtener respuesta, se dispuso a golpear al hombre en la oreja.

-¡No se atreva! -gritó la esposa, poniéndose en pie-. Es mi marido, y si usted le pone un dedo encima, tendrá que responder ante mí.

-¡Gane! -gritó el esposo, batiendo las palmas-. ¡Ahora ve a cerrar la puerta!
………………………………………….

Sábado 27 de Agosto de 2011
Sábado 21ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Mónica
1Tesalonicenses 4,9-11
Dios mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros
Hermanos: Acerca del amor fraterno no hace falta que os escriba, porque Dios mismo os ha enseñado a amaros los unos a los otros. Como ya lo hacéis con todos los hermanos de Macedonia. Hermanos, os exhortamos a seguir progresando: esforzaos por mantener la calma, ocupándoos de vuestros propios asuntos y trabajando con vuestras propias manos, como os lo tenemos mandado.
Salmo responsorial: 97
El Señor llega para regir los pueblos con rectitud.
Cantad al Señor un cántico nuevo, / porque ha hecho maravillas: / su diestra le ha dado la victoria, / su santo brazo. R.
Retumbe el mar y cuanto contiene, / la tierra y cuantos la habitan; / aplaudan los ríos, aclamen los montes. R.
Al Señor, que llega para regir la tierra. / Regirá el orbe con justicia / y los pueblos con rectitud. R.
Mateo 25,14-30
Has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu señor
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: “Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue en seguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos. En cambio, el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.
Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco, diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco.” Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.” Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos.” Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor.” Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eres exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo.” El señor le respondió: “Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Con que sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco, para que, al volver yo, pudiera recoger lo mío con los intereses. Quitadle el talento y dádselo al que tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes.””
………………………………………………………….
Cada uno tiene unas fuerzas, unas gracias, una historia, para llenarla de vida, de amor, de sùplica, de obras buenas.
Según sea la vida será el pago.
Lo que no es de recibo es renegar del rey.
………………………………….
LA JUSTICIA DEL REY
P

En un país muy lejano, hace mucho, mucho tiempo, gobernaba un joven rey con mucha sabiduría. Era querido de todos sus súbditos por su generosidad y justicia.

Nadie de su reino pasaba hambre porque su palacio estaba abierto cada día para servir una copiosa comida a todos los peregrinos, trotamundos e indigentes.

Un día, después de la comida ordinaria, un mensajero del rey les anunció que al día siguiente era el cumpleaños de su majestad, que éste comería con ellos y que al final del espléndido banquete, todos y cada uno recibirían un regalo. Tan sólo se les pedía que subieran a la hora acostumbrada con alguna vasija o recipiente llenos de agua para echarla en el estanque del palacio.

Los comensales estuvieron de acuerdo en que la petición del rey era fácil de cumplir, que era muy justo corresponder a su generosidad y … si encima les hacía la gracia de un obsequio, mejor que mejor.

Al día siguiente, una larga hilera de mendigos y vagabundos subía hacia el palacio del rey llevando recipientes llenos de agua. Algunos de ellos eran muy grandes, otros más pequeños y alguno había que, confiando en la bondad del rey, subía con las manos libres, sin un vaso de agua…

Al llegar a palacio vaciaron las diversas vasijas en el estanque real, las dejaron cerca de la salida y pasaron donde el rey les aguardaba para comer.

La comida fue espléndida. Todos pudieron satisfacer su apetito. Finalizado el banquete, el rey se despidió de todos ellos. Se quedaron estupefactos, de momento, sin habla, porque esperaban el regalo y éste no llegaría si el rey se marchaba.

Algunos murmuraban, otros perdonaban el olvido del rey que sabían que era justo y alguno estaba contento de no haber subido ni una gota de agua para aquel rey que no cumplía lo que prometía.

Uno tras otro salieron y fueron a recoger sus recipientes.¡Qué sorpresa se llevaron! Sus vasijas estaban llenas, llenitas de monedas de oro.¡Qué alegría! los que habían acarreado grandes cubos y¡qué malestar! los que lo trajeron pequeño o se presentaron con las manos vacías.

Y cuentan los anales del reino que en aquel país no hubo más pobres, porque con las monedas del rey pudieron vivir bien y otros comprarse tierras para trabajar y los que se quedaron sin nada se marcharon para siempre de allí.
………………………………..

Domingo 28 de Agosto de 2011
22º domingo de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Agustín

Jeremías 20,7-9
La Palabra del Señor se volvió oprobio para mí
Me sedujiste, Señor, y me dejé seducir; me forzaste y me pudiste. Yo era el hazmerreír todo el día, todos se burlaban de mí. Siempre que hablo tengo que gritar: “Violencia”, proclamando: “Destrucción”. La palabra del Señor se volvió para mí oprobio y desprecio todo el día. Me dije: “No me acordaré de él, no hablaré más en su nombre”; pero ella era en mis entrañas fuego ardiente, encerrado en los huesos; intentaba contenerlo, y no podía.
Salmo responsorial: 62
Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío.
Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, / mi alma está sedienta de ti; / mi carne tiene ansia de ti, / como tierra reseca, agostada, sin agua. R.
¡Cómo te contemplaba en el santuario / viendo tu fuerza y tu gloria! / Tu gracia vale más que la vida, / te alabarán mis labios. R.
Toda mi vida te bendeciré / y alzaré las manos invocándote. / Me saciaré como de enjundia y de manteca, / y mis labios te alabarán jubilosos. R.
Porque fuiste mi auxilio, / y a la sombra de tus alas canto con júbilo; / mi alma está unida a ti, / y tu diestra me sostiene. R.
Romanos 12,1-2
Presentad vuestros cuerpos como hostia viva
Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable. Y no os ajustéis a este mundo, sino trasformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.
Mateo 16,21-27
El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo
En aquel tiempo, empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día. Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo: “¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.” Jesús se volvió y dijo a Pedro: “Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.” Entonces dijo a sus discípulos: “El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla? Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.”
………………………………….
Jesucristo se ha hecho acompañar de nosotros en el camino de la vida, que es cruz. En ella se demuestra el verdadero amor.
Por eso Pedro y yo somos probados.
Pido al Señor la fidelidad y el don de la perseverancia
Somos compañeros del Señor.
…………………………………………………….
EL OSO Y LOS VIAJEROS

Dos viajeros iban juntos por la carretera cuando de repente apareció un oso. Uno de ellos corrió hacia un árbol de la vera del camino, trepó a las ramas y se ocultó. El otro no era tan ágil como su compañero y, como no pudo escaparse, se arrojó al suelo y fingió estar muerto. El oso se le acercó y lo olfateó, pero el viajero se quedó muy quieto y mantuvo el aliento, pues dicen que un oso no toca un cadáver. El oso lo tomó por un cadáver y se alejó. Cuando pasó el peligro, el viajero del árbol bajó y preguntó al otro qué le había susurrado el oso cuando le acercó la boca a la oreja. El otro respondió:

-Me aconsejó que nunca más viajara con un amigo que te abandona ante la primera señal de peligro.

El infortunio pone a prueba la sinceridad de la amistad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: