revista parroquial octubre 2011

AVISOS PARROQUIALES
• Horario de misas.
Diario:
San Columbano: 9 am (Menos sábados)
Santa María: 10 am. 6.30 y 8 pm.
Monasterio: 5.30 pm.
Festivos (el sábado por la tarde se cumple el precepto dominical)
San Columbano: Sábado:7.30 pm..
Domingo: 9 y 12 am, 4.30 y 7.30 pm
Santa María: Sábado: 3,30, 5, 6.30, y 8 pm.
Domingo: 7, 8.30, 10, 11.30 am y 5, 6.30 y 8 pm.
Monasterio: Sábado 8.30 am.
Domingo: 10.30 am.
Fátima: Sábado 5.30 pm
Señor de la Soledad Sábado 12 m
Santa Rosa (M. Alto) Domingo: 7.30 am. Monasterio Domingo a las 10.30 am.
• Disponemos del servicio de dos postas médicas del centro médico parroquial “Santa María de la Providencia” que atienden los días útiles, una en San Columbano (Jr. Cabana s/n), por las mañanas y otra en Santa María (Av. Las Palmeras cdra 39) que atienden por las tardes.
• Disponemos del servicio gratuito de ALCOHOLICOS ANÓNIMOS, NARCÓTICOS Y JUGADORES (LUDÓPATAS) ANÓNIMOS a las 7 pm en la posta n° 1 de Santa María de la Providencia.
• Disponemos del servicio gratuito de DIAPER (Dialogo Personalizado), los martes, jueves y domingos, de 6 a 9:00pm, en Santa María, para orientación conyugal, familiar, padres e hijos, personal…
• La COOPERATIVA DE AHORRO Y CRÉDITO “SANTA MARÍA DE LA PROVIDENCIA” atiende en Santa María de lunes a sábado de 6 a 9:00pm, y los domingos también de 8 a 1:00pm y de 6 a 9:00pm.
El Santísimo se expone los Jueves: todo el día con servicio de confesión. en Santa María- San Columbano: Primeros viernes de mes todo el día.
• La parroquia está así mismo dando de comer diariamente a 200 niños en el COMEDOR INFANTIL DE MERCURIO ALTO.
• Los servicios de Velatorio y Recepción están a disposición de todos.
• Les recordamos algunos de los talleres, abiertos a todos, el de fe en Santa María los lunes a las 5 pm, Biblia en Santa María los lunes a las 5 pm, martes a las 4 en el monasterio, en San Columbano los miércoles a las 5.30, y el de espiritualidad los viernes a las 4 en el monasterio. También hay Biblia en el Monasterio los martes a las 4 y en las Eucarísticas los Lunes a las 6, y de Liturgia y canto los Jueves a las 5 en Santa María y los Viernes espiritualidad en el Monasterio y formación en el Comedor Infantil de Mercurio Alto a las 4 pm. Hay ahora los miércoles y viernes, en Santa María y San Columbano, y domingos 8.30 en Santa María, escuelas de padres, de oración y perdón y escuelas de oración y vida.

Del 15 de Octubre del 2011 al 15 de Diciembre del 2011

21 Retiro de ESCOGE Y PERSEVERANCIA DE MUJERES. 6 pm Oración de jóvenes en San Columbano
28 Día del Señor de los Milagros
29 Matrimonios Comunitarios
1 Martes. TODOS LOS SANTOS. Día de precepto de oir misa. El horario como domingos y la víspera como sábados
2 Miércoles DIA DE LOS FIELES DIFUNTOS. Horario como domingos.
3 San Martín de Porres
4. Retiro de CONFIRMACIÓN Y PERSEVERANCIA DE VARONES
5 Fátima. A las 530 pm misa de Aniversario de dedicación del templo y consagración del altar. Intenciones. Estipendio: 3 soles.
11 ENCUENTRO MATRIMONIAL (RETIRO DE MATRIMONIOS)
13 Ayuda fraterna.
18, a las 6 pm en San Columbano vigilia de confirmación.
19 Jornada participantes de confirmación por la mañana a las 9, y de padres y padrinos por la tarde a las 3.30, todo en San Columbano. 20 Día de Cristo Rey. Confirmaciones a las 5.30 en San Columbano.
21 DIA DE SANTA MARÍA DE LA PROVIDENCIA
22 a las 7.30 pm en San Columbano, Triduo.
23 Día de San Columbano. Misa solemne a las 7.30 pm
26 Confesiones de niños de primera comunión de Adolescentes a las 9 am.
27 Primer domingo de Adviento. Primeras comuniones de Adolescentes.
3 de Diciembre. Confesiones de niños de primera comunión Catequesis Familiar 9 am.
4 Jornada de Padres y padrinos de ciclo B de Catequesis Familiar a las 3.30 en Sta María
8 INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA. Primeras comuniones de Catequesis Familiar. Obligación de asistir a misa. Horario como domingos y víspera como sábados.
11 Día de ayuda Fraterna. Día parroquial de la Familia.
12 Comienza el taller de catequistas a las 6.30 pm en Santa María, todos los lunes, martes y jueves.

Carta a la comunidad.

Sobre la Verbum Domini

El mes pasado os invitaba a celebrar esta exhortación en la que se nos induce a meditar y saber usar la biblia. En este mes de oración al Señor de los Milagros, vamos a intentar profundizar en su lectura.
Voy a comentar algunas ideas que expone.
En primer lugar, y para responder a quienes se cierran a la gran revelación de Dios en la creación, y por eso hablan de la Escritura como si fuera ajena a esa otra revelación o ajena a las necesidades del ser humano, el Papa afirma que la clave para comprender la creación y la historia es Jesucristo. Por eso, Cristo no se opone ni al gran libro de la creación, ni a la Providencia con que Dios dirige nuestros pasos, ni a la Iglesia que está llevada por el Espíritu, sino que los ilumina.
Pero hay que ser humildes para soportar la luz de otro.

La serpiente y la luciérnaga

Cuenta la Leyenda, que una vez, una serpiente empezó a perseguir a una Luciérnaga; esta huíarápido con miedo de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir.
Huyò un día, y ella no desistía, dos días y nada…..
En el tercer día, ya sin fuerzas la Luciérnaga paro y dijo a la serpiente:
– ¿Puedo hacerte tres preguntas?
– No acostumbro dar ese privilegio a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar…
– ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
– No, contesto la serpiente….
– ¿Yo te hice algún mal?
– No, volvió a responder
– Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?
¡Porque no soporto verte brillar……..!
La última Revelación se dará el día del Juicio, porque en el juicio Jesucristo dará su Palabra definitiva sobre todo y todos y se manifestarán los designios de la historia. Pero no queda nada que no haya sido revelado en Cristo ya de algún modo.
La Iglesia, al conservar de generación en generación, con testimonios escritos, lo que Jesús nos transmitió, que está también reflejado en la Escritura inspirada por el Espíritu Santo a la Iglesia, es criterio de interpretación de esta misma Escritura Santa. Esa tradición, o sea, esa misma transmisión de la fe de generación en generación, como procede como la Escritura, de Cristo, contiene la misma palabra divina, y podemos comprobar su desarrollo homogéneo con los testimonios que ha dejado la historia.
La respuesta a la palabra divina es la fe. La negación a la misma es el pecado. Son respuestas personales, pero también de toda la Iglesia.
Nos damos cuenta, por tanto, de que la eficacia salvífica de la Iglesia está profundamente relacionada con la fe, y ésta con la recta interpretación de la Palabra, cuyo lugar originario y su criterio de interpretación está en la misma Iglesia, y muy especialmente en su Magisterio vivo.
Eso no se ha dicho en la historia para no caer en soberbia. Pero es cierto. No por nuestros méritos somos Iglesia sino por la infinita misericordia de nuestro Dios. No nos pase como a la rana de esta historia.

La rana orgullosa de su talento

Una rana se preguntaba como podía alejarse del clima frio del invierno. Unos gansos le sugirieron que emigrara con ellos. Pero el problema era que la rana no sabía volar.
“Déjenmelo a mí -dijo la rana-. Tengo un cerebro esplendido”.
Luego pidió a dos gansos que la ayudaran a recoger una cana fuerte, cada uno sosteniéndola por un extremo. La rana pensaba sujetarse a la caña con su boca.
A su debido tiempo, los gansos y la rana comenzaron su travesía.
Al poco rato pasaron por una pequeña ciudad, y los habitantes de allí salieron para ver el inusitado espectáculo.
Alguien pregunto: “¿A quién se le ocurrió tan brillante idea?”
Esto hizo que la rana se sintiera tan orgullosa y con tal sentido de importancia, que exclamo: “¡A mii dio!”-desprendiéndose de la caña.
Su orgullo fue su ruina, porque al momento en que abrió la boca cayó al vacío, y murió.
Hay ocasiones en que la falta de humildad o el exceso de orgullo, pueden echar abajo los planes más excelentes.
Una de las más grandes enseñanzas de Jesús fue la humildad, bastante perdida en estos tiempos.
Dale gracias a Dios por tus éxitos, pero recuerda que TODO lo que tienes te lo ha dado Dios, quien nunca te olvida y siempre te espera.
Nunca te jactes de las cosas que tienes o sabes, pues otros saben de otras cosas que tú ni siquiera imaginas.

En consecuencia, una interpretación de la Biblia sin la Iglesia sería no sólo falsa en cuanto su planteamiento, sino profundamente inútil y absurda, porque sólo puede coordinarse con la gracia interior divina lo que viene de esa misma gracia divina: la Revelación manifestada en la historia. La historia va, poco a poco, haciendo resonar la profunda fecundidad de la Palabra Divina en las diversas circunstancias, de modo que hay una progresiva profundización de su significado y una ampliación creciente de sus repercusiones y de su luz. Es capaz de iluminar todas las situaciones. Por eso una lectura reductiva de la misma no sólo no le hace justicia, sino que merma su intrínseca eficacia.
Ese trascender la letra para entrar más profundamente en su significado, proviene de que no fueron sólo hombres los que escribieron esa Palabra, sino que su autor principal es Dios mismo y, por ello, es Dios quien nos habla a través de la Escritura.
En ese sentido no puede haber verdadera contradicción entre los libros de la Biblia, todos ellos tienen en Dios su autor principal. Si en algún caso encontramos contradicciones, debemos, pues, revisar los criterios o los procesos por los que hemos llegado a ellas.
De ahí que sea legítimo interpretar unos libros a la luz de otros, como si la Biblia fuera una unidad, teniendo, sin embargo, en cuenta, que la Revelación ha sido progresiva y que, por eso, hay que leer los textos en su contexto histórico. Tal lectura no excluye el carácter enormemente dinámico de una Palabra que se ha escrito para nosotros, los que hemos de vivir en la última de las edades (1Cor 10,11). Porque hay un velo que cubre la lectura de la Ley que ha sido descorrido en Cristo (2Cor 3,11-17), y por eso hay que leer el Antiguo Testamento a la luz de la Revelación definitiva, que es Cristo. En la Escritura no todo son leyes, hay también ejemplos, y a veces, simplemente se retrata la vida tal como es, no tal como debiera ser. De ahí que no todo en la Biblia sea ejemplar.
Los últimos párrafos de esta primera parte de la Exhortación nos invitan a ver las posibilidades de encuentro que tiene la Palabra de Dios, meditada por muchos, cristianos, judíos, protestantes, católicos… Hay un punto de acuerdo y es la misma Palabra. Nos repiten que la Biblia no es un libro para enfrentarnos ni un recetario de leyes, sino que su comprensión verdadera, que por otro lado tiene en la Iglesia, está también abierta a todos los que, con buena voluntad, procuran escucharla sinceramente. Finalmente el documento indica qeuelos santos son los mejores intérpretes de la Palabra, pues, al hacerla vida propia, muestran cómo se debe entender.
Profundiza posteriormente el Papa en algunas ideas sorprendentes. La primera consiste en preguntarse dónde puedo encontrar yo, ahora, al Señor en persona. Y concluye el Papa que la Escritura me da su Palabra para que yo me encuentre con Cristo. Pero esa Palabra, confiada a la Iglesia, encuentra también en la Iglesia su lugar propio, y, especialmente, donde esa Palabra, proclamada y escuchada, se realiza especialmente, en la Liturgia. La Palabra está escrita para revelar al hombre su propia vocación y el designio de Dios. Pero como la Palabra es Cristo, en la Liturgia, donde Cristo se hace presente, tiene la Palabra su lugar propio.
Jesús, puesto que está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo, quiere hacerse presente, y se hace, donde su Palabra es escuchada con fe, es decir, en la Iglesia.
Esto significa que la Palabra tiene un carácter sacramental, es decir, existe para ser recibida no sólo con la mente, sino con la fe, y para ser, por ello, creída. Cuando esto ocurre, despliega su eficacia y causa la gracia.
Para explicarlo nos invita a ver cómo la Palabra, al ser de Dios, realiza, cuando no le ponemos obstáculo, lo que anuncia, precisamente porque es Dios quien la profiere. Éste es el profundo significado de los sacramentos. El Dios que nunca duerme, viene a los hombres que, en la noche, le esperan.
Por tanto, la Palabra, que se vive y realiza en la acción litúrgica, debe ser celebrada, orada, recibida, escrutada y gozada en medio de la Iglesia como tal, como Palabra proferida por el mismo Dios que no abandona a los que ama. En ese sentido se le debe un honor, una dedicación y debe ocupar el puesto central en la catequesis y en toda acción de la Iglesia.
Esta Palabra es una semilla que se desarrolla, es una vida que crece, es un don que se comparte.
Por ello, estamos llamados a extender esta palabra por el mundo.
Pero no podemos hacerlo si no ocupa el centro de nuestras vidas.
La vida de un ser humano en la historia se desarrolla en una cultura. Pero una cultura puede estar llena o vacía del criterio de Dios, es decir, de su Palabra.
Por eso hay que hacer cultura de nuestra fe y de la Palabra, que, por dar vida, se opone a la civilización de la muerte en la que Dios está ausente.
Hay que anunciarla Palabra a los pobres, para que en ella reciban alegría y consuelo y se conviertan en agentes de evangelización.
Hay, finalmente, que transmitir la Palabra, en este empeño por permear la cultura de la voluntad de Dios manifestada en esa palabra, a través de los grandes medios de comunicación, con que nos transmitimos hoy los mensajes y las noticias. Porque Cristo debe llegar al corazón de cada uno con mayor fuerza de la que tienen aquellas cosas que llenan habitualmente, como ídolos, nuestra inteligencia y nuestra memoria.
Esa Palabra debe viajar con nosotros, dentro de nosotros, de modo que nosotros seamos no sólo los que la damos como la recibimos, sino los que hemos sabido encarnarla y hacerla eficaz en nuestras motivaciones y en nuestras acciones.
Ciertamente, la Palabra alude a la inteligencia, pero hoy se nos pide gozarla y aprovecharla, es decir creerla. No nos vaya a pasar lo que le pasó al ciempiés.

El Mono Y La Mona.

Sentados en la rama de un árbol, el mono y la mona contemplaban la puesta de sol. En cierto momento, ella pregunto:
– ¿Que hace que el cielo cambie de color a la hora en que el sol llega al horizonte?
– Si quisiéramos explicarnos todo, dejaríamos de vivir, respondió el mono. -Quédate quieta, vamos a dejar que nuestro corazón disfrute con este romántico atardecer.
– La mona enfurecida le dijo: Eres primitivo y supersticioso. Ya no le prestas atención a la lógica, y solo te interesa aprovechar la vida frente a poemas y relatos.
En ese momento, pasaba un Ciempiés.
– ¡Ciempiés!, grito el mono. ¿Cómo haces para mover tantas patas en perfecta armonía?
– ¡Jamás lo pensé!, fue la respuesta.
-¡Pues piénsalo! ¡A mi mujer le gustaría tener una explicación!
El ciempiés miro sus patas y comenzó:
-Bueno… flexiono este musculo… no, no es así, yo debo mover mi cuerpo por aquí…
Durante media hora trato de explicar cómomovía sus patas, y a medida que lo intentaba, se iba confundiendo cada vez más. Cuando quiso continuar su camino, ya no pudo seguir caminando.
– ¿Ves lo que hiciste?, grito desesperado. ¡Con el ansia de descubrir cómo funciono, perdí los movimientos!
-¿Te das cuenta de lo que ocurre con aquellos que desean explicar todo?, dijo el mono, volviéndose una vez más para presenciar la puesta de sol en silencio.

César Buendía ceburo@hotmail.com. Blog: https://somosnecesarios.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: