semal 26 al 2 de Septiembre y del 2 al 9 de Octubre del 2011

Lunes 26 de Septiembre de 2011
Lunes 26ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Cosme, Damián
Zacarías 8,1-8
Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y de occidente
En aquellos días, vino la palabra del Señor de los ejércitos: “Así dice el Señor de los ejércitos: Siento gran celo por Sión, gran cólera en favor de ella. Así dice el Señor: Volveré a Sión y habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén se llamará Ciudad Fiel, y el monte del Señor de los ejércitos, Monte Santo. Así dice el Señor de los ejércitos: De nuevo se sentarán en las calles de Jerusalén ancianos y ancianas, hombres que, de viejos, se apoyan en bastones. Las calles de Jerusalén se llenarán de muchachos y muchachas que jugarán en la calle. Así dice el Señor de los ejércitos: Si el resto del pueblo lo encuentra imposible aquel día, ¿será también imposible a mis ojos? -oráculo del Señor de los ejércitos-. Así dice el Señor de los ejércitos: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y del país de occidente, y los traeré para que habiten en medio de Jerusalén. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios con verdad y con justicia.”
Salmo responsorial: 101
El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.
Los gentiles temerán tu nombre, / los reyes del mundo, tu gloria. / Cuando el Señor reconstruya Sión, / y aparezca en su gloria, / y se vuelva a las súplicas de los indefensos, / y no desprecie sus peticiones. R.
Quede esto escrito para la generación futura, / y el pueblo que será creado alabará al Señor. / Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, / desde el cielo se ha fijado en la tierra, / para escuchar los gemidos de los cautivos / y librar a los condenados a muerte. R.
Los hijos de tus siervos vivirán seguros, / su linaje durará en tu presencia, / para anunciar en Sión el nombre del Señor, / y su alabanza en Jerusalén, / cuando se reúnan unánimes los pueblos / y los reyes para dar culto al Señor. R.
Lucas 9,46-50
El más pequeño de vosotros es el más importante
En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante. Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: “El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.”
Juan tomó la palabra y dijo: “Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.” Jesús le respondió: “No se lo impidáis; el que no está contra vosotros, está a favor vuestro.”
…………………………….
Hay gente que siempre encuentra motivos de división y queja.
No tienen nada de Jesús.
Como la nariz.
…………………………………..
La Nariz (Fabula).

Una vez, un hombre se dio cuenta que no veía bien, no solo al querer leer, sino al caminar por la calle; las caras de las personas las veía borrosas, a veces, incluso se sentía mareado. Por este motivo decidió ir a un oculista.
El médico le receto un par de anteojos, que por el aumento que tenían, eran bastante pesados. Al poco tiempo de usarlos, la nariz empezó a protestar.
-“¡Eh, estos anteojos son muy pesados, me molestan! ¿Y por qué tengo que aguantarlos yo, si funciono bien?”
Los ojos le respondieron:- “Ten paciencia, es que no vemos bien y dependemos de ti para que sostengas los lentes”.-
-“No estoy de acuerdo, arréglenselas como puedan, a mí esto me molesta y no es mi culpa”- volvió a protestar la nariz.
-“¡No te quejes tanto, que nosotros también lo sostenemos y no armamos semejante lio!”, gritaron las orejas, cansadas de escucharla.
Sin embargo, la nariz no hizo caso a las razones ni suplicas de los ojos, y disimuladamente comenzó a corcovear, se movía de abajo para arriba, de un costado al otro, hasta que se movió de tal manera que los anteojos se cayeron al piso.
Claro, en ese momento el buen hombre iba caminando y al caerse los anteojos, tropezó y cayó con todo su peso hacia adelante.
…Y, ¿saben que se rompió?: La nariz.
………………………………………………………………………………………..
Martes 27 de Septiembre de 2011
Martes 26ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Vicente de Paúl
Zacarías 8,20-23
Vendrán pueblos numerosos a visitar al Señor en Jerusalén
Así dice el Señor de los ejércitos: “Todavía vendrán pueblos y vecinos de ciudades populosas; los de una ciudad irán a los de otra y les dirán: “Vamos a aplacar al Señor.” “Yo voy contigo a visitar al Señor de los ejércitos.” Así vendrán pueblos numerosos y naciones poderosas a visitar al Señor de los ejércitos en Jerusalén y a aplacar al Señor. Así dice el Señor de los ejércitos: En aquellos días, diez hombres de cada lengua extranjera agarrarán a un judío por la orla del manto y le dirán: “Vamos con vosotros, pues hemos oído que Dios está con vosotros.””
Salmo responsorial: 86
Dios está con nosotros.
Él la ha cimentado sobre el monte santo; / y el Señor prefiere las puertas de Sión / a todas las moradas de Jacob. / ¡Qué pregón tan glorioso para ti, / ciudad de Dios! R.
“Contaré a Egipto y a Babilonia / entre mis fieles; / filisteos, tirios y etíopes / han nacido allí.” Se dirá de Sión: “Uno por uno / todos han nacido de ella; / el Altísimo en persona la ha fundado.” R.
El Señor escribirá en el registro de los pueblos: / “Éste ha nacido allí.” / Y cantarán mientras danzan: / “Todas mis fuentes están en ti.” R.
Lucas 9,51-56
Tomó la decisión de ir a Jerusalén
Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una aldea de Samaria para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se dirigía a Jerusalén. Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: “Señor, ¿quieres que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?” Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea.
…………………………………………………..
Jesús camina solo a Jerusalén mientras los discípulos piensan en un viaje de triunfo.
Cada uno lleva su cruz, pero nosotros debemos compartirla. No nos pase como la ratonera del cuento.
……………………………………………………………
EL RATON Y LA RATONERA

Un ratón vagabundo llego a una casa mirando por un agujero de la pared, ve a un hombre entregando un paquete y una mujer abriendo el paquete.
Rápidamente pensó: “¿qué tipo de comida podrá haber allí? y se imaginó un sabroso queso.
Se le hacía agua la boca de pensar que era de sus preferidos.
Quedó aterrorizado, cuando descubrió que era una ratonera.
Fue al patio de la casa a advertir a todos:
“¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera!”.
La gallina que estaba buscando sus lombrices en la tierra, cacareo y le dijo: “¡Discúlpeme Sr. ratón; entiendo que sea un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, ni me molesta!”
Y el ratón se entristeció.
El ratón siguió corriendo buscando ayuda.
Llego hasta el cordero y le dijo:
“¡Hay una ratonera en la casa!”.
“¡Discúlpeme, Sr. ratón, pero no veo nada que pueda hacer, yo como pasto!” “¡Quédese tranquilo, usted está en mis oraciones!”.
El ratón se fue hasta donde estaban las vacas, y le dijeron: ¿qué nos dice Sr. ratón, una ratonera?
¿Estamos en peligro por casualidad nosotras?
¡Creo que no!
Entonces el ratón se volvió a la casa, cabizbajo y abatido, para encarar solo la ratonera…
Aquella misma noche se escuchó un ruido.
Como el de una ratonera agarrando su víctima.
La mujer del estanciero corrió a ver que había en la ratonera.
Pero, en la oscuridad, no vio que la trampa había agarrado la cola de una víbora venenosa.
La víbora la mordió.
El paje la llevo corriendo al hospital.
La mujer volvió con fiebre, nada mejor que un buen caldo de gallina.
El hombre entonces tomo el cuchillo y fue a buscar al principal ingrediente: la gallina.
Como la enfermedad de la mujer continuaba, amigos y vecinos vinieron a verla para alimentarlos, hubo que matar al cordero.
Pero la mujer no resistió, y acabo falleciendo.

Muchas personas vinieron al funeral. El pobre hombre, muy triste y agradecido por la solidaridad, resolvió matar a las vacas para darle de comer a todos.
La próxima vez que oigas decir que alguien está enfrentando un problema, y creas que a ti no te afecta, piénsalo dos veces en todas las casas pueden necesitar una ratonera ¡y todos los integrantes corren peligro!
Nota: ¿se dieron cuenta quien se salvó?
………………………………….
Miércoles 28 de Septiembre de 2011
Miércoles 26ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Wenceslao, Lorenzo Ruiz
Nehemías 2,1-8
Si a su majestad le parece bien, déjeme ir a reconstruir la ciudad de mis padres
Era el mes de Nisán del año veinte del rey Artajerjes. Tenía el vino delante, y yo tomé la copa y se la serví. En su presencia no debía tener cara triste. El rey me preguntó: “¿Qué te pasa, que tienes mala cara? Tú no estás enfermo, sino triste.” Me llevé un susto, pero contesté al rey: “Viva su majestad eternamente. ¿Cómo no he de estar triste cuando la ciudad donde se hallan enterrados mis padres está en ruinas, y sus puertas comsumidas por el fuego?” El rey me dijo: “¿Qué es lo que pretendes?” Me encomendé al Dios del cielo y respondí: “Si a su majestad le parece bien, y si está satisfecho de su siervo, déjeme ir a Judá a reconstruir la ciudad donde están enterrados mis padres.”
El rey y la reina, que estaba sentada a su lado, me preguntaron: “¿Cuánto durará tu viaje, y cuándo volverás?” Al rey le pareció bien la fecha que le indiqué y me dejó ir. Pero añadí: “Si a su majestad le parece bien, que me den cartas para los gobernadores de Transeufratina, a fin de que me faciliten el viaje hasta Judá. Y una carta dirigida a Asaf, superintendente de los bosques reales, para que me suministren tablones para las puertas de la ciudadela del templo, para el muro de la ciudad y para la casa donde me instalaré.” Gracias a Dios, el rey me lo concedió todo.
Salmo responsorial: 136
Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.
Junto a los canales de Babilonia / nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; / en los sauces de sus orillas / colgábamos nuestras cítaras. R.
Allí los que nos deportaron / nos invitaban a cantar; / nuestros opresores, a divertirlos: / “Cantadnos un cantar de Sión.” R.
¡Cómo cantar un cántico del Señor / en tierra extranjera! / Si me olvido de ti, Jerusalén, / que se me paralice la mano derecha. R.
Que se me pegue la lengua al paladar / si no me acuerdo de ti, / si no pongo a Jerusalén / en la cumbre de mis alegrías. R.
Lucas 9,57-62
Te seguiré adonde vayas
En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos, le dijo uno: “Te seguiré adonde vayas.” Jesús le respondió: “Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.” A otro le dijo: “Sígueme.” Él respondió: “Déjame primero ir a enterrar a mi padre.” Le contestó: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.” Otro le dijo: “Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.” Jesús le contestó: “El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.”
………………………………………………
No basta con las buenas intenciones, tienen que vencer los obstáculos.
Las buenas intenciones que no se llevan a la práctica son como las tentaciones que no llegan a pecado, no valen. Lo cierto es que mejor si las tentaciones no llegan a pecado, pero las intenciones buenas que no se llevan a la práctica tampoco sirven para nada. Son gracias desperdiciadas.
……………………………………………..
La Hormiguita y El Lirio.

WFPA

Había una vez una hormiguita que, como toda buena hormiga, trabajadora y servicial, se la pasaba acarreando hojitas día y noche. Apenas tenía tiempo para descansar… y así transcurría su vida, trabajando y trabajando.
Un día fue a buscar comida a un estanque que estaba un poco lejos de su casa, y, para su sorpresa, al llegar al estanque vio como un botón de lirio se abría y de el surgía una hermosa y delicada florecilla.
Se acercó al lirio y le dijo: -¡Hola! ¿Sabes?, eres muy bonito, ¿que eres?
-Y la florcita contesto: Gracias. Soy un lirio. Y tú eres muy simpático, ¿que eres?
-Soy una hormiga. Gracias también.
Y así la hormiguita y el lirio siguieron conversando todo el día, haciéndose grandes amigos. Cuando iba a anochecer, la hormiga regreso a su casa, no sin antes prometer al lirio que volvería al día siguiente.
Mientras iba caminando a casa, la hormiga descubrió que admiraba a su nuevo amigo, que lo quería muchísimo y se dijo: “Mañana le diré que me encanta su forma de ser, mañana”.
Por su parte, el lirio, al quedarse solo se dijo: “Me gusta la amistad de la hormiga. Mañana cuando venga se lo diré”.
Pero al día siguiente la hormiguita se dio cuenta de que no había trabajado nada el día anterior. Así que decidió quedarse a trabajar y se dijo: “Mañana iré con el lirio, hoy no puedo, estoy demasiado ocupada. Pero mañana le diré, además, que le extraño”.
Al día siguiente amaneció lloviendo, y la hormiga no pudo salir de su casa y se dijo: “Que mala suerte, hoy tampoco veré al lirio. Bueno, no importa, mañana le diré todo lo especial que es para mí”.
Al tercer día, la hormiguita se despertó muy temprano y salió hacia el estanque, pero al llegar encontró al lirio en el suelo, ya sin vida. La lluvia y el viento habían destrozado su tallo.
Entonces la hormiga pensó: ¡Que tonta fui!, desperdicie demasiado tiempo, mi amigo se fue sin saber todo lo que yo lo quería. Ahora me siento arrepentido.
Y así fue como ambos nunca supieron lo importante que eran el uno para el otro.
No esperes a mañana. Hoy, ahora, es el momento para expresar nuestros sentimientos a nuestros seres queridos.
……………………………………
Jueves 29 de Septiembre de 2011
Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
________________________________________
Santoral: Miguel, Gabriel, Rafael
________________________________________
Daniel 7,9-10.13-14
Miles y miles le servían
Durante la visión, vi que colocaban unos tronos, y un anciano se sentó; su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas. Un río impetuoso de fuego brotaba delante de él. Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes. Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.
O bien:
Apocalipsis 12,7-12a
Miguel y sus ángeles declararon la guerra al dragón
Se trabó una batalla en el cielo; Miguel y sus ángeles declararon la guerra al dragón. Lucharon el dragón y sus ángeles, pero no vencieron, y no quedó lugar para ellos en el cielo. Y al gran dragón, a la serpiente primordial que se llama diablo y Satanás, y extravía la tierra entera, lo precipitaron a la tierra, y a sus ángeles con él. Se oyó una gran voz en el cielo: Ahora se estableció la salud y el poderío, y el reinado de nuestro Dios, y la potestad de su Cristo; porque fue precipitado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba ante nuestro Dios día y noche. Ellos le vencieron en virtud de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio que dieron, y no amaron tanto su vida que temieran la muerte. Pero esto, estad alegres, cielos, y los que moráis en sus tiendas.
Salmo responsorial: 137
Delante de los ángeles tañeré para ti, Señor.
Te doy gracias, Señor, de todo corazón; / delante de los ángeles tañeré para ti, / me postraré hacia tu santuario. R.
Daré gracias a tu nombre: / por tu misericordia y tu lealtad, / porque tu promesa supera a tu fama; / cuando te invoqué, me escuchaste, / acreciste el valor en mi alma. R.
Que te den gracias, Señor, los reyes de la tierra, / al escuchar el oráculo de tu boca; / canten los caminos del Señor, / porque la gloria del Señor es grande. R.
Juan 1,47-51
Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre
En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: “Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.” Natanael le contesta: “¿De qué me conoces?” Jesús le responde: “Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.” Natanael respondió: “Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.” Jesús le contestó: “¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.” Y añadió: “Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.”
…………………………………..
Natanael estaba muy feliz atado a su higuera. No quería escudriñar profetas posibles por la higuera segura. Más vale pájaro en mano que ciento volando. Sin embargo, pronto se dio cuenta de que el profeta libre era mejor que su existencia rutinaria y esclava, es decir, sin esperanza. Porque cuando uno no espera milagros de Dios, no cree en Dios, su Padre.
Los ángeles, esos seres, increíbles para muchos, son precisamente los protectores de los hombres. Y existen. Colaborar con ellos es exactamente ser inteligentes.
Y cambió.
…………………………
Cadenas de oro

Un lobo flaco encontró a un perro gordo y bien cuidado.
Dime – le interrogo -, ¿en qué consiste que siendo yo más fuerte que tú, no encuentro que comer y casi me muero de hambre?
Consiste – contesto el perro – en que sirvo a un amo que me cuida mucho, me da pan sin pedírselo, y no tengo más obligación que custodiar la casa.
Mucha felicidad es esta.
Pues mira – replico el perro -, si tú quieres puedes disfrutar del mismo destino, viniendo a servir a mi amo.
Convengo en ello – dijo el lobo -, porque más cuenta me tiene vivir bajo techado y hartarme de comida que no andar por las selvas. Pero oye, reparo en que llevas pelado el cuello, ¿a causa de qué?
No es nada – repuso el perro -, solo para que no salga de casa en el día, me atan con una cadena; para que de noche este velando.
Bien – dijo el lobo -; pero si quieres salir de casa ¿te dan licencia?
Eso no, respondió el perro.
Pues si no eres libre – replico el lobo -, disfruta enhorabuena de esos bienes, que yo no los quiero, si para disfrutarlos he de sacrificar mi libertad.
El pobre libre es más feliz que el rico esclavo, porque la libertad es tan estimable como la vida, y vale más que todas las riquezas del mundo.
Esopo
…………………………..

Viernes 30 de Septiembre de 2011
Viernes 26ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Jerónimo, Gregorio
Baruc 1,15-22
Pecamos contra el Señor no haciéndole caso
Confesemos que el Señor, nuestro Dios, es justo, y a nosotros nos abruma hoy la vergüenza: a los judíos y vecinos de Jerusalén, a nuestros reyes y gobernantes, a nuestros sacerdotes y profetas y a nuestros padres; porque pecamos contra el Señor no haciéndole caso, desobedecimos al Señor, nuestro Dios, no siguiendo los mandatos que el Señor nos había dado. Desde el día en que el Señor sacó a nuestros padres de Egipto hasta hoy, no hemos hecho caso al Señor, nuestro Dios, hemos rehusado obedecerle. Por eso, nos persiguen ahora las desgracias y la maldición con que el Señor conminó a Moisés, su siervo, cuando sacó a nuestros padres de Egipto para darnos una tierra que mana leche y miel. No obedecimos al Señor, nuestro Dios, que nos hablaba por medio de sus enviados, los profetas; todos seguimos nuestros malos deseos, sirviendo a dioses ajenos y haciendo lo que el Señor, nuestro, Dios reprueba.
Salmo responsorial: 78
Líbranos, Señor, por el honor de tu nombre.
Dios mío, los gentiles han entrado en tu heredad, / han profanado tu santo templo, / han reducido Jerusalén a ruinas. / Echaron los cadáveres de tus siervos / en pasto a las aves del cielo, / y la carne de tus fieles / a las fieras de la tierra. R.
Derramaron su sangre como agua / en torno a Jerusalén, / y nadie la enterraba. / Fuimos el escarnio de nuestros vecinos, / la irrisión y la burla de los que nos rodean. / ¿Hasta cuándo, Señor? / ¿Vas a estar siempre enojado? / ¿Arderá como fuego tu cólera? R.
No recuerdes contra nosotros / las culpas de nuestros padres; / que tu compasión nos alcance pronto, / pues estamos agotados. R.
Socórrenos, Dios, Salvador nuestro, / por el honor de tu nombre; / líbranos y perdona nuestros pecados / a causa de tu nombre. R.
Lucas 10,13-16
Quien me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado
En aquel tiempo, dijo Jesús: “¡Ay de ti, Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidas de sayal y sentadas en la ceniza. Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Quien a vosotros os escucha a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado.”
…………………………………………
Nadie se gloríe si no es en el Señor. Y nosotros estamos llamados a responder a la salvación que se nos ha predicado, no a gloriarnos de esa predicación. Si hemos pecado, arrepintámonos. Dios tiene misericordia.
………………………………………….
El león y el mosquito luchador

Un mosquito se acercó a un león y le dijo:
— No te temo, y además, no eres más fuerte que yo. Si crees lo contrario, demuéstramelo. ¿Qué arañas con tus garras y muerdes con tus dientes? ¡Eso también lo hace una mujer defendiéndose de un ladrón! Yo soy más fuerte que tú, y si quieres, ahora mismo te desafío a combate.
Y haciendo sonar su zumbido, cayo el mosquito sobre el león, picándole repetidamente alrededor de la nariz, donde no tiene pelo.
El león empezó a arañarse con sus propias garras, hasta que renuncio al combate. El mosquito victorioso hizo sonar de nuevo su zumbido; y sin darse cuenta, de tanta alegría, fue a enredarse en una tela de araña.
Al tiempo que era devorado por la Arana, se lamentaba de que él, que luchaba contra los más poderosos venciéndolos, fuese a perecer a manos de un insignificante animalito como esa Arana.
No importa que tan grandes sean los éxitos en tu vida, cuida siempre que la dicha por haber obtenido uno de ellos, no lo arruine todo.
…………………………………………..
Sábado 01 de Octubre de 2011
Sábado 26ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Teresa del Niño Jesús, Julia, Remigio
Baruc 4,5-12.27-29
El que os mandó las desgracias os mandará el gozo
Ánimo, pueblo mío, que llevas el nombre de Israel. Os vendieron a los gentiles, pero no para ser aniquilados; por la cólera de Dios contra vosotros os entregaron a vuestros enemigos, porque irritasteis a vuestro Creador, sacrificando a demonios y no a Dios; os olvidasteis del Señor eterno que os había criado, y afligisteis a Jerusalén que os sustentó. Cuando ella vio que el castigo de Dios se avecinaba dijo: “Escuchad, habitantes de Sión, Dios me ha enviado una pena terrible: vi cómo el Eterno desterraba a mis hijos e hijas; yo los crié con alegría, los despedí con lágrimas de pena. Que nadie se alegre viendo a esta viuda abandonada de todos. Si estoy desierta, es por los pecados de mis hijos, que se apartaron de la ley de Dios. Ánimo, hijos, gritad a Dios, que el que os castigó se acordará de vosotros. Si un día os empeñasteis en alejaros de Dios, volveos a buscarlo con redoblado empeño. El que os mandó las desgracias, os mandará el gozo eterno de vuestra salvación.”
Salmo responsorial: 68
El Señor escucha a los pobres.
Miradlo, los humildes, y alegraos, / buscad al Señor, y vivirá vuestro corazón. / Que el Señor escucha a sus pobres, / no desprecia a sus cautivos. / Alábenlo el cielo y la tierra, / las aguas y cuanto bulle en ellas. R.
El Señor salvará a Sión, / reconstruirá las ciudades de Judá, / y las habitarán en posesión. / La estirpe de sus siervos la heredará, / los que aman su nombre vivirán en ella. R.
Lucas 10,17-24
Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo
En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron muy contentos y dijeron a Jesús: “Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.” Él les contestó: “Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.”
En aquel momento, lleno de la alegría del Espíritu Santo, esclamó: “Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.” Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: “¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.”
……………………………………………..
Los apóstoles se quedaban asombrados. Lo que para ellos había sido descubrimiento y alegría estaba cambiando el mundo.
Pero aún cambiaría el mundo en mayor medida lo que aún no estaban dispuestos a afrontar, la cruz.
Jesús, mientras tanto, se alegraba también de que le hubieran creído, aunque la prueba mayor, la muerte, estaba aún por venir.
…………………………..
La Ostra

Había una vez una ostra cuya historia cuento, que halló que algo de arena se había metido en su concha. Era tan solo un grano, pero le produjo gran dolor ya que las ostras tienen sentimientos aunque sean tan simples.
Ahora, ¿minimizó ella las ásperas labores del destino que la llevó a tan deplorable estado? ¿Maldijo al gobierno, reclamó elecciones, y demandó que el mar debió haberle brindado protección?
No, se dijo a sí misma mientras yacía en una concha, ya que no puedo removerla, intentaré mejorarla. Ahora los años han pasado, como los años siempre lo hacen. Y llegó a este su destino final: un guisado.
Y el diminuto grano de arena que tanto la había molestado era un hermosa perla preciosamente radiante. Ahora el cuento tiene una moraleja, ya que ¿no es maravilloso lo que una ostra puede hacer con un bocado de arena?
¿Qué no podríamos hacer si tan solo comenzásemos con algunas de las cosas que nos molestan?
……………………………………………
Domingo 02 de Octubre de 2011
27º domingo de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral:Angeles custodios

Isaías 5,1-7
La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel
Voy a cantar en nombre de mi amigo un canto de amor a su viña. Mi amigo tenía una viña en fértil collado. La entrecavó, la descantó, y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar. Y esperó que diese uvas, pero dio agrazones. Pues ahora, habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, por favor, sed jueces entre mí y mi viña. ¿Qué más cabía hacer por mi viña que yo no lo haya hecho? ¿Por qué, esperando que diera uvas, dio agrazones? Pues ahora os diré a vosotros lo que voy a hacer con mi viña: quitar su valla para que sirva de pasto, derruir su tapia para que la pisoteen. La dejaré arrasada: no la podarán ni la escardarán, crecerán zarzas y cardos; prohibiré a las nubes que lluevan sobre ella.
La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel; son los hombres de Judá su plantel preferido. Esperó de ellos derecho, y ahí tenéis: asesinatos; esperó justicia, y ahí tenéis: lamentos.
Salmo responsorial: 79
La viña del Señor es la casa de Israel.
Sacaste una vid de Egipto, / expulsaste a los gentiles, y la trasplantaste. / Extendió sus sarmientos hasta el mar, / y sus brotes hasta el Gran Río. R.
¿Por qué has derribado su cerca / para que la saqueen los viandantes, / la pisoteen los jabalíes / y se la coman las alimañas? R.
Dios de los ejércitos, vuélvete: / mira desde el cielo, fíjate, / ven a visitar tu viña, / la cepa que tu diestra plantó, / y que tú hiciste vigorosa. R.
No nos alejaremos de ti: / danos vida, para que invoquemos tu nombre. / Señor, Dios de los ejércitos, restáuranos, / que brille tu rostro y nos salve. R.
Filipenses 4,6-9
Poned esto por obra, y el Dios de la paz estará con vosotros.
Hermanos: Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable, todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta. Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, ponedlo por obra. Y el Dios de la paz estará con vosotros.
Mateo 21,33-43
Arrendará la viña a otros labradores
En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los senadores del pueblo: “Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: “Tendrán respeto a mi hijo.” Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: “Éste es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia.” Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?” Le contestaron: “Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos.” Y Jesús les dice: “¿No habéis leído nunca en la Escritura: “La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente”? Por eso os digo que se os quitará a vosotros el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.”
………………………………………………….
La viña es el amor del Padre. Puso en el Paraíso a los labradores a los que encargó simplemente dar algún fruto.
Pero estos malvados se quisieron quedar con el mundo, con la vida, con la viña, con el Paraíso.
El pecado más triste es la ingratitud.
Es morder la mano que te da de comer.
Por eso no sé si sientes el amor a Dios, pero no le ofendas.
Y nunca reniegues de Dios. Él sabe cuál es tu destino.
Gracias, Señor.
……………………………………..
Mosaico

Había dos piedrecillas que Vivian en medio de otras en el lecho de un torrente. Se distinguían entre todas porque eran de un intenso color azul. Cuando les llegaba el sol, brillaban como dos pedacitos de cielo caídos al agua.
Ellas conversaban en lo que serían cuando alguien las descubriera: ” Acabaremos en la corona de una reina” se decían. Un día por fin fueron recogidas por una mano humana. Varios días estuvieron sofocándose en diversas cajas, hasta que alguien las tomo y oprimió contra una pared, igual que otras, introduciéndolas en un lecho de cemento pegajoso, lloraron, suplicaron, insultaron, amenazaron, pero dos golpes de martillo las hundieron todavía más en aquel cemento. A partir de entonces solo pensaban en huir. Trabaron amistad con un hilo de agua que de cuando en cuando corría por encima de ellas y le decían: ” Fíltrate por debajo de nosotras y arráncanos de esta maldita pared”.
Así lo hizo el hilo de agua y al cabo de unos meses las piedrecillas ya bailaban un poco en su lecho. Finalmente en una noche húmeda las dos piedrecillas cayeron al suelo y yaciendo por tierra echaron una mirada a lo que había sido su prisión.
La luz de la luna iluminaba un espléndido mosaico. Miles de piedrecillas de oro y de colores formaban la figura de Cristo. Pero en el rostro del Señor había algo raro, estaba ciego. Sus ojos carecían de pupilas. Las dos piedrecillas comprendieron. Eran ellas las pupilas de Cristo. Por la mañana el guardián distraído tropezó con algo extraño en el suelo. En la penumbra paso la escoba y las echo al cubo de basura.
Somos piedrecillas en un mosaico. ¿Cuál es tu función en el mosaico donde estás?
Cristo tiene un plan maravilloso para cada uno de nosotros. Él tiene un lugar, en este mundo, para ti, donde puedes disfrutar de la bienaventuranza de ser útil en Su obra. ¿No entiendes por qué estas donde estás? Pregúntale a Él ” para que” estas ahí. No preguntes ” por qué”, sino “para que”. Veras que donde sea que estés, encontraras la satisfacción que trae hacer la voluntad de Dios.
“En lo poco has sido fiel, en lo mucho te pondré…”, son palabras pronunciadas por el Señor Jesucristo, que se harán realidad en tu vida. Mateo 25,21
………………….………………………………………………….
Lunes 03 de Octubre de 2011
Lunes 27ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Francisco de Borja, Josefa Roselló
Jonás 1,1-2,1-11
Se levantó Jonás para huir lejos del Señor
Jonás, hijo de Amitai, recibió la palabra del Señor: “Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y proclama en ella: “Su maldad ha llegado hasta mí.”” Se levantó Jonás para huir a Tarsis, lejos del Señor; bajó a Jafa y encontró un barco que zarpaba para Tarsis; pagó el precio y embarcó para navegar con ellos a Tarsis, lejos del Señor. Pero el Señor envió un viento impetuoso sobre el mar, y se alzó una gran tormenta en el mar, y la nave estaba a punto de naufragar. Temieron los marineros, e invocaba cada cual a su dios. Arrojaron los pertrechos al mar, para aligerar la nave, mientras Jonás, que había bajado a lo hondo de la nave, dormía profundamente. El capitán se le acercó y le dijo: “¿Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Dios; quizá se compadezca ese Dios de nosotros, para que no perezcamos.” Y decían unos a otros: “Echemos suertes para ver por culpa de quién nos viene esta calamidad.” Echaron suertes, y la suerte cayó sobre Jonás. Le interrogaron: “Dinos, ¿por qué nos sobreviene esta calamidad? ¿Cuál es tu oficio? ¿De dónde vienes? ¿Cuál es tu país? ¿De qué pueblo eres?” Él les contestó: “Soy un hebreo; adoro al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra firme.” Temieron grandemente aquellos hombres y le dijeron: “¿Qué has hecho?” Pues comprendieron que huía del Señor, por lo que él había declarado. Entonces le preguntaron: “¿Qué haremos contigo para que se nos aplaque el mar?” Porque el mar seguía embraveciéndose. Él contestó: “Levantadme y arrojadme al mar, y el mar se os aplacará; pues sé que por mi culpa os sobrevino esta terrible tormenta.” Pero ellos remaban para alcanzar tierra firme, y no podían, porque el mar seguía embraveciéndose. Entonces invocaron al Señor, diciendo: “¡Ah, Señor, que no perezcamos por culpa de este hombre, no nos hagas responsables de una sangre inocente! Tú eres el Señor que obras como quieres.” Levantaron, pues, a Jonás y lo arrojaron al mar; y el mar calmó su cólera. Y temieron mucho al Señor aquellos hombres. Ofrecieron un sacrificio al Señor y le hicieron votos. El Señor envió un gran pez a que se comiera a Jonás, y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches seguidas. El Señor dio orden al pez, y vomitó a Jonás en tierra firme.
Interleccional: Jonás 2,3-8
Sacaste mi vida de la fosa, Señor.
En mi aflicción clamé al Señor, / y me atendió; / desde el vientre del infierno pedí auxilio, / y escuchó mi clamor. R.
Me arrojaste a lo profundo en alta mar, / me rodeaban las olas, / tus corrientes y tu oleaje pasaban sobre mí. R.
Yo dije: “Me has arrojado de tu presencia; / quién pudiera ver de nuevo tu santo templo.” R.
Cuando se me acababan las fuerzas / me acordé del Señor; / llegó hasta ti mi oración, / hasta tu santo templo. R.
Lucas 10,25-37
¿Quién es mi prójimo?
En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?” Él le dijo: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?” Él contestó: “Amarás al Señor, tu, Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.” Él le dijo: “Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.” Pero el maestro de la Ley queriendo justificarse, preguntó a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?” Jesús le dijo: “Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo.
Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó en una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: “Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta.” ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?” Él contestó: “El que practicó la misericordia con él.” Díjole Jesús: “Anda, haz tu lo mismo.”
………………………..
El samaritano era rico. Era rico en amor, rico en tiempo, rico en confianza, rico en valentía, rico en fuerzas. Pues tenía la compasión.
Los otros eran pobres, porque por miedo o por desidia no podían usar un poco de lo suyo con el que los necesitaba.
La verdadera riqueza es la del que es feliz y hace felices a los demás.
……………………………………….
Ricos y Pobres.

Una vez un padre de familia acaudalada llevo a su hijo a un viaje por el campo, con el propósito de que este viera cuan pobre era la gente del campo, que comprendiera el valor de las cosas y lo afortunados que eran ellos.
Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en una granja de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le pregunto a su hijo.
–¿Que te pareció el viaje?
—Muy bonito Papa.
–¿Viste que tan pobre y necesitada puede ser la gente?
— ¡Sí!
–¿Y qué aprendiste?
— Vi que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen 4.
Nosotros tenemos una piscina de 25 metros, ellos tienen un riachuelo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas.
Nuestro patio llega hasta la barda de la casa, el de ellos tiene todo un horizonte. Especialmente papa, vi que ellos tienen tiempo para conversar, y convivir con la familia, tú y mi mama tienen que trabajar todo el tiempo y casi nunca los veo.
Al terminar el relato, el padre quedo mudo y su hijo agrego.
— Gracias Papa por ensenarme lo rico que podríamos llegar a ser.
………………………………………………………….

Martes 04 de Octubre de 2011
Martes 27ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Francisco de Asís, Lucio
Jonás 3,1-10
Los ninivitas se convirtieron de su mala vida, y Dios se compadeció
De nuevo vino la palabra del Señor sobre Jonás: “Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y predícale el mensaje que te digo.” Se levantó Jonàs y fue a Nínive, como mandó el Señor. Nínive era una gran ciudad, tres días hacían falta para recorrerla. Comenzó Jonás a entrar por la ciudad y caminó durante un día, proclamando: “¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!” Creyereon en Dios los ninivitas; proclamaron el ayuno y se vistieron de saco, grandes y pequeños.
Llegó el mensaje al rey de Nínive; se levantó del trono, dejó el manto, se cubrió de saco, se sentó en el polvo y mandó al heraldo a proclamar en su nombre a Nínive: “Hombres y animales, vacas y ovejas, no prueben bocado, no pasten ni beban; vístanse de saco hombres y animales; invoquen fervientemente a Dios, que se convierta cada cual de su mala vida y de la violencia de sus manos; quizá se arrepienta, se compadezca Dios, quizá cese el incendio de su ira, y no pereceremos.” Y vio Dios sus obras, su conversión de la mala vida; se compadeció y se arrepintió Dios de la catástrofe con que había amenazado a Nínive, y no la ejecutó.
Salmo responsorial: 129
Si llevas cuentas de los delitos, Señor, ¿quién podrá resisitir?
Desde lo hondo a ti grito, Señor; / Señor, escucha mi voz; / estén tus oídos atentos / a la voz de mi súplica. R.
Si llevas cuentas de los delitos, Señor, / ¿quién podrá resisitir? / Pero de ti procede el perdón, / y así infundes respeto. R.
Porque del Señor viene la misericordia, / la redención copiosa; / y él redemirá a Israel / de todos sus delitos. R.
Lucas 10,38-42
Marta lo recibió en su casa. María ha escogido la mejor parte
En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.” Pero el Señor le contestó: “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.”
………………………………….
Hay cuidados que son de uno mismo. Marta cuidaba su honra de hacendosa ama de casa. María la de Jesucristo, porque estaba pendiente de Él, no la de sí misma. Marta deshonra a María. Pero Jesús la reivindica. ¿De quién estás pendiente tú, de ti o de Jesús? Los que buscan méritos no los tienen, los que los desprecian los tienen.
………………………………..El Perrito De Caro

Roy estaba enojado. Caro, su hermanita, estaba jugando en la sala con su perrito nuevo, y él estaba de mal humor en su habitación.
¡El no entendía por qué, si Caro podía tener un perrito, el no podía tener un gatito! El papa cuando vio la cara triste de su hijo dijo:
” Roy, no tienes razón para comportarte así. Tú tuviste la misma oportunidad de tener un gatito como lo tuvo Caro de tener un perrito.
Si hubieras cuidado tu pez dorado, te hubiéramos permitido conseguir un gatito. En vez de cuidad tu pez dorado, dejaste de limpiar su pecera y de alimentarlo. Caro tuvo que encargarse de su cuidado”.
–“¡Pero a mí no me gusta el pez dorado!”, lloro Roy.
“No te tiene que gustar el pez”, dijo el papa.
“Pero si tenías que cuidarlo bien si querías un gatito.
Si no te podemos confiar el cuidado de algo pequeño, ¿cómo podremos esperar que cuides de algo más grande y más complicado como un gatito?”
El papa se detuvo, luego añadió:
— “¿Sabes?”, a menudo así también es como Dios obra”.
“¿Qué quieres decir?, pregunto Roy.
¿Quieres decir que no debo pedirle un gatito?”.
“No, pero estoy diciendo que por norma general, Dios primero le confía a sus hijos tareas pequeñas”, respondió el papa.
“Yo conozco de personas que sonaban hacer cosas grandes para Dios, pero les hacía falta la disciplina para terminar las cosas pequeñas, como leer la Biblia y orar, ayudar a un vecino, o hacer un trabajo ahí donde estaban.
Tenemos que hacerlo bien en las cosas pequeñas ante de que Dios nos confié cosas grandes, como ir y salvar al mundo”.
Roy pensó en las palabras de su papa. Y después de unos momentos dijo: “¿Papa?”
—-“¿Si, hijo?” “¿Puedo tener de regreso mi pez dorado?”, pregunto.
“¡Huma!”, dijo el papa con una sonrisa.
“Supongo que lo podemos traer de nuevo”.
________________________________________
Miércoles 05 de Octubre de 2011
Miércoles 27ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Plácido, Froilán, Flor
Jonás 4,1-11
Tú te lamentas por el ricino, y yo, ¿no voy a sentir la suerte de Nínive, la gran ciudad?
Jonás sintió un disgusto enorme y estaba irritado. Oró al Señor en estos términos: “Señor, ¿no es esto lo que me temía yo en mi tierra? Por eso me adelanté a huir a Tarsis, porque sé que eres compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad, que te arrepientes de las amenazas. Ahora, Señor, quítame la vida; más vale morir que vivir.” Respondióle el Señor: “¿Y tienes tú derecho a irritarte?” Jonás había salido de la ciudad, y estaba sentado al oriente. Allí se había hecho una choza y se sentaba a la sombra, esperando el destino de la ciudad. Entonces hizo crecer el Señor un ricino, alzándose por encima de Jonás para darle sombra y resguardarle del ardor del sol. Jonás se alegró mucho de aquel ricino.
Pero el Señor envió un gusano, cuando el sol salía al día siguiente, el cual dañó al ricino, que se secó. Y, cuando el sol apretaba, envió el Señor un viento solano bochornoso; el sol hería la cabeza de Jonás, haciéndole desfallecer. Deseó Jonás morir, y dijo: “Más me vale morir que vivir.” Respondió el Señor a Jonás: “¿Crees que tienes derecho a irritarte por el ricino?” Contestó él: “Con razón siento un disgusto mortal?” Respondióle el Señor: “Tú te lamentas por el ricino, que no cultivaste con tu trabajo, y que brota una noche y perece la otra. Y yo, ¿no voy a sentir la suerte de Nínive, la gran ciudad, que habitan más de ciento veinte mil hombres, que no distinguen la derecha de la izquierda, y gran cantidad de ganado?”
Salmo responsorial: 85
Tú, Señor, eres lento a la cólera, rico en piedad.
Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor, / que a ti estoy llamando todo el día; / alegra el alma de tu siervo, / pues levanto mi alma hacia ti. R.
Porque tú, Señor, eres bueno y clemente, / rico en misericordia con los que te invocan. / Señor, escucha mi oración, / atiende la voz de mi súplica. R.
Todos los pueblos vendrán / a postrarse en tu presencia, Señor; / bendecirán tu nombre: / “Grande eres tú, y haces maravillas; / tú eres el único Dios.” R.
Lucas 11,1-4
Señor, enséñanos a orar
Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos,” Él les dijo: “Cuando oréis decid: “Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación.””
…………………….
El Señor es bueno. Por eso podemos orarle. La oración no se debe cansar nunca. Como la rana de nuestra historia.
…………………………..

Palabras De Aliento.

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo.
Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.
Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.
Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serian inútiles.
Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demásdecían y se rindió.
Ella se desplomo y murió. Pero la otra rana continua saltando tan fuerte como le era posible.
Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacíanseñas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía caso seguir luchando. Pero la rana saltaba cada vez con más fuerzas hasta que finalmente logro salir del hoyo.
Cuando salió las otras ranas le dijeron: ” Nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritamos”.
La rana les explico que era medio sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo.

Moraleja
1. La palabra tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento compartida a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo.

……………………………………………..

Jueves 06 de Octubre de 2011
Jueves 27ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Bruno
Malaquías 3,13-20a
Mirad que llega el día, ardiente como un horno
“Vuestros discursos son arrogantes contra mí -oráculo del Señor-. Vosotros objetáis: “¿Cómo es que hablamos arrogantemente?” Porque decís: “No vale la pena servir al Señor; ¿qué sacamos con guardar sus mandamientos?; ¿para qué andamos enlutados en presencia del Señor de los ejércitos? Al contrario: nos parecen dichosos los malvados; a los impíos les va bien; tientan a Dios, y quedan impunes.”
Entonces los hombres religiosos hablaron entre sí: “El Señor atendió y los escuchó.” Ante él se escribía un libro de memorias a favor de los hombres religiosos que honran su nombre. Me pertenecen -dice el Señor de los ejércitos- como bien propio, el día que yo preparo. Me compadeceré de ellos, como un padre se compadece del hijo que lo sirve. Entonces veréis la diferencia entre justos e impíos, entre los que sirven a Dios y los que no lo sirven. Porque mirad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir -dice el Señor de los ejércitos-, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia que lleva la salud en las alas.”
Salmo responsorial: 1
Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.
Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, / ni entra por la senda de los pecadores, / ni se sienta en la reunión de los cínicos; / sino que su gozo es la ley del Señor, / y medita su ley día y noche. R.
Será como árbol / plantado al borde de la acequia: / da fruto en su sazón / y no se marchitan sus hojas; / y cuanto emprende tiene buen fin. R.
No así los impíos, no así; / serán paja que arrebata el viento. / Porque el Señor protege el camino de los justos, / pero el camino de los impíos acaba mal. R.
Lucas 11,5-13
Pedid y se os dará
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: “Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle.” Y, desde dentro, el otro le responde: “No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos.” Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.
Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?”
………………………………….
Confiar en el Señor. Ése es el desafío. Lo difícil.
Lo más fácil
……………………………………..
SI YO TE VEO

La casa comenzó a incendiarse, el chico estaba solo, ambos padres habían salido a trabajar. El chico subió al techo dado que el fuego había comenzado en la cocina….

SI YO TE VEO

La casa comenzó a incendiarse, el chico estaba solo, ambos padres habían salido a trabajar. El chico subió al techo dado que el fuego había comenzado en la cocina….
Los vecinos llamaron a los bomberos y le avisaron a la fábrica del padre que estaba a pocas cuadras… el humo aumentaba y también la desesperación el padre llegó corriendo y le gritaba a su hijo:
“Tírate que yo te sostengo…”…¡¡ “no, no, no me puedo tirar porque no te veo, no sé dónde estás…!!… ”
¡¡Tírate – insistió el padre – porque yo sí te veo y sé dónde vas a caer para sostenerte…!!
El hijo le dijo: – Pero yo no te veo.
El Padre contestó. – ¡Sabes cómo lo debes de hacer, cierra los ojos y lánzate!
El niño dijo: – ¡Papi no te veo, pero allá voy!
Y cuando el niño se lanzó abajo, lo rescataron.
Entonces el Padre lo abraza, llora con el hijo, juntos pero muy contentos.
Cuántas veces en nuestras vidas atravesamos por momentos de “Incendio”, proyectos personales o familiares inconclusos, cuántas veces sentimos que aquello sobre lo que habíamos fundado nuestras expectativas se comienzan a desvanecer y nada de lo que hacemos lo puede sostener….y en esos momentos cuando no vemos hacia donde caminamos, cuando no sabemos que decisiones tomar.
“Dios nos dice: Tranquilo/a que yo te veo…” y es maravilloso sabernos vigilados/as, con la mira comprometida de nuestro Dios, que no es mirada observadora sino sustentadora, mirada que nos recuerda y re-crea la esencia de cada una de nuestras existencias: ser hijos e hijas de Dios concebidos en Su Amor.
Que la certeza del Espíritu de Dios habitando en medio nuestro nos de la confianza de seguir caminando, aun cuando no veamos el camino, por la simple seguridad: “TRANQUILO, YO SÍ TE VEO…”
………………………………….

Viernes 07 de Octubre de 2011
Viernes 27ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Ntra. Sra. del Rosario
Joel 1,13-15;2,1-2
El día del Señor, día de oscuridad y tinieblas
Vestíos de luto y haced duelo, sacerdotes; llorad, ministros del altar; venid a dormir en esteras, ministros de Dios, porque faltan en el templo del Señor ofrenda y libación. Proclamad el ayuno, congregad la asamblea, reunid a los ancianos, a todos los habitantes de la tierra, en el templo del Señor, nuestro Dios, y clamad al Señor. ¡Ay de este día! Que está cerca el día del Señor, vendrá como azote del Dios de las montañas. Tocad la trompeta en Sión, gritad en mi monte santo, tiemblen los habitantes del país, que viene, ya está cerca, el día del Señor. Día de oscuridad y tinieblas, día de nube y nubarrón; como negrura extendida sobre los montes, una horda numerosa y espesa; como ella no la hubo jamás, después de ella no se repetirá, por muchas generaciones.
Salmo responsorial: 9
El Señor juzgará el orbe con justicia.
Te doy gracias, Señor, de todo corazón, / proclamando todas tus maravillas; / me alegro y exulto contigo / y toco en honor de tu nombre, oh Altísimo. R.
Reprendiste a los pueblos, destruiste al impío / y borraste para siempre su apellido. / Los pueblos se han hundido en la fosa que hicieron, / su pie quedó prendido en la red que escondieron. R.
Dios está sentado por siempre / en el trono que ha colocado para juzgar. / Él juzgará el orbe con justicia / y regirá las naciones con rectitud. R.
Lucas 11,15-26
Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros
En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron: “Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.”
Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. Él, leyendo sus pensamientos, les dijo: “Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero, si yo echo les demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero, si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama. Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero, como no lo encuentra, dice: “Volveré a la casa de donde salí.” Al volver, se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio.”
……………………………………..
No es suficiente con que jesús me quite los demonios.
Es necesario que siga con Él para que no entren otra vez.
La piedra mágica no está en nosotros, está en Jesús.
Pero no es falsa, como en la historia, esa piedra.
No expulsamos solos a los demonios.
Por eso necesitamos unirnos a Jesús, humilde pero confiadamente.
…………………….
LA PIEDRA MAGICA
Cierto día llamó a la puerta de una casa de pueblo un extraño hombre. La mujer que atendió se sorprendió al verlo. “¿Qué desea?”, preguntó. “Vengo a ofrecerle una piedra mágica, que sirve para hacer sopa. Basta con hacerla hervir, y logrará la mejor sopa que haya probado en su vida”.
A la mujer le entró curiosidad y decidió hacer la prueba. Hizo pasar al hombre, y puso una gran olla de agua al fuego. Mientras se calentaba, la mujer corrió a contar el gran suceso a sus vecinos, los que se arremolinaron alrededor del fuego. Cuando el agua hubo comenzado a hervir, el hombre arrojó la piedra mágica a la olla y ante la expectativa general dio una probada. “¡Deliciosa!”, comentó, “Si tuviera un poco de carne le daría mejor sabor”. Inmediatamente una de las vecinas salió corriendo y volvió con un gran pedazo de carne que fue a parar a la olla. “Tal vez un poco de verdura también ayudaría”, agregó el extraño. Una tras otra, varias vecinas fueron desapareciendo y volviendo con papas, zanahorias, zapallo, chauchas, cebollas, las que fueron cayendo a la olla.
Mientras tanto, otros vecinos fueron trayendo platos y cubiertos, armaron un gran tablón, mientras otros traían sillas de sus casas. Todo el pueblo se había reunido en torno al hombre de la piedra mágica. Uno tras otro fueron recibiendo generosas raciones de la que resultó ser la más apetitosa sopa que habían probado en sus vidas. Nadie reparó mientras comían, que el extraño había desaparecido, dejando tras de sí la mágica piedra, que ahora podrían utilizar cada vez que deseasen compartir la sopa más deliciosa del mundo.
…………………….
Sábado 08 de Octubre de 2011
Sábado 27ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral:Tais, Pelagia
Joel 4,12-21
Mano a la hoz, madura está la mies
Así dice el Señor: “Alerta, vengan las naciones al valle de Josafat: allí me sentaré a juzgar a las naciones vecinas. Mano a la hoz, madura está la mies; venid y pisad, lleno está el lagar. Rebosan las cubas, porque abunda su maldad. Turbas y turbas en el valle de la Decisión, se acerca el día del Señor en el valle de la Decisión. El sol y la luna se oscurecen, las estrellas retiran su resplandor. El Señor ruge desde Sión, desde Jerusalén alza la voz, tiemblan cielo y tierra. El Señor protege a su pueblo, auxilia a los hijos de Israel. Sabréis que yo soy el Señor, vuestro Dios, que habita en Sión, mi monte santo. Jerusalén será santa, y no pasarán por ella extranjeros. Aquel día, los montes manarán vino, los collados se desharán en leche, las acequias de Judá irán llenas de agua, brotará un manantial del templo del Señor, y engrosará el torrente de las Acacias. Egipto será un desierto, Edón se volverá árida estepa, porque oprimieron a los judíos, derramaron sangre inocente en su país. Pero Judá estará habitada por siempre, Jerusalén, de generación en generación. Vengaré su sangre, no quedará impune, y el Señor habitará en Sión.”
Salmo responsorial: 96
Alegraos, justos, con el Señor.
El Señor reina, la tierra goza, / se alegran las islas innumerables. / Tiniebla y nube lo rodean, / justicia y derecho sostienen su trono. R.
Los montes se derriten como cera / ante el dueño de toda la tierra; / los cielos pregonan su justicia, / y todos los pueblos contemplan su gloria. R.
Amanece la luz para el justo, / y la alegría para los rectos de corazón. / Alegraos, justos, con el Señor, / celebrad su santo nombre. R.
Lucas 11,27-28
En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las gentes, una mujer de entre el gentío levantó la voz, diciendo: “Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron.” Pero él repuso: “Mejor, dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.”
……………………………………………..
No es el puesto de María un puesto para ser envidiado. En realidad es una herramienta para ser usada por nosotros. Nosotros también tenemos un puesto, y todos somos necesarios.
…………………………
La carpintería

Cuentan que en una carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias. El MARTILLO ejerció la presidencia, pero la asamblea le notifico que tenía que renunciar.
¿La causa? hacia demasiado ruido Y, además se pasaba todo al tiempo golpeando.
El martillo acepto su culpa, pero a su vez pidió la expulsión de LA LIJA.
Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás. Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado EL METRO, que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.
El metro, ante el ataque pidió a su vez la expulsión de EL TORNILLO, dijo que había que darles muchas vueltas para que sirviera para algo.
En eso entro EL CARPINTERO – se puso el delantal e inicio su trabajo. Utilizo al martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedo nuevamente sola, la asamblea reanudo la deliberación.

Fue entonces cuando tomó la palabra EL SERRUCHO y dijo: “Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos”

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad

Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobaran. Cuando en una empresa el personal busca a menudo defectos en los demás la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.

La Biblia, refiriéndose a la Iglesia como un cuerpo, expresa lo siguiente: “Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Si dijere el pie: porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como Él quiso.

Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo. Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y a aquellos del cuerpo que nos parecen menos dignos, a estos vestimos más dignamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordeno el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba, para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros. De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.
Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. (I Co. 12:14-27)
¡Es tan fácil encontrar defectos! Cualquier tonto puede hacerlo, pero, con la ayuda de Dios, podemos encontrar cualidades en otros, de tal manera que nos capacite a inspirar todos los éxitos humanos.
¿Te esforzarás en ser como el ” carpintero”? Yo trataré.
……………………………………………………………………
Domingo 09 de Octubre de 2011
28º domingo de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Dionisio, Luis Beltrán

Isaías 25,6-10a
El Señor preparará un festín, y enjugará las lágrimas de todos los rostros
Aquel día, el Señor de los ejércitos preparará para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos. Y arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el paño que tapa a todas las naciones. Aniquilará la muerte para siempre. El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país. -Lo ha dicho el Señor-.
Aquel día se dirá: “Aquí está nuestro Dios, de quien esperábamos que nos salvara; celebremos y gocemos con su salvación. La mano del Señor se posará sobre este monte.”
Salmo responsorial: 22
Habitaré en la casa del Señor por años sin término.
El Señor es mi pastor, nada me falta: / en verdes praderas me hace recostar; / me conduce hacia fuentes tranquilas / y repara mis fuerzas. R.
Me guía por el sendero justo, / por el honor de su nombre. / Aunque camine por cañadas oscuras, / nada temo, porque tú vas conmigo: / tu vara y tu cayado me sosiegan. R.
Preparas una mesa ante mí, / enfrente de mis enemigos; / me unges la cabeza con perfume, / y mi copa rebosa. R.
Tu bondad y tu misericordia me acompañan / todos los días de mi vida, / y habitaré en la casa del Señor / por años sin término. R.
Filipenses 4,12-14.19-20
Todo lo puedo en aquel que me conforta
Hermanos: Sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. Todo lo puedo en aquel que me conforta. En todo caso, hicisteis bien en compartir mi tribulación. En pago, mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su espléndida riqueza en Cristo Jesús. A Dios, nuestro Padre, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Mateo 22,1-14
A todos los que encontréis, convidadlos a la boda
En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.” Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda.” Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. [Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?” El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.” Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.”]
…………………………………..
Cuando es el Rey el que invita, todas las demás cosas deben quedar atrás.
Si el que te ama es el que te llama, deja atrás todo.
No sea que piense que no le amas.
Y verás cómo eres una sola cosa con el que puso el amor en ti. Porque poner el amor es semejante a poner la confianza. Tú no eres una carga, eres un regalo. Compórtate como un regalo y no como una carga.
Y, algo más, haz bien lo que has de hacer, de buena gana, no seas como el sucio invitado de la historia que contó Jesús.
……………………………………………..
…EL MENSAJE
De mi infancia hay algunas cosas que conservo fresquitas en la memoria como si hubieran ocurrido ayer. Nosotros vivíamos en una pequeña finquita allá por Santa María de Catamarca. En aquel tiempo no habían bicicletas ni autos ni colectivos. Nos movíamos en burro o a caballo.

Me acuerdo clarito de un día en que mi tata andaba con cara de preocupado. Desde la noche anterior lo escuché quedarse despierto hasta tarde hasta que se le apagó el cigarro en la boca, y luego dar vueltas en la cama toda la noche. Por la mañana tempranito, un aire de nerviosismo volaba por toda la casa. La abuela también se mostró intranquila mientras nos servía la leche calentita recién ordeñada. En aquella época no existía la confianza que hay hoy entre padres e hijos, así que yo me quedé mudito, sin preguntar nada.
Después del desayuno, mi tata me agarró y me llevó para el corral. Con cara de muy serio, me subió al caballo y me entregó un papel en el que había algo escrito. Me dijo que debía ir a la casa del tío Marcos y entregarle ese mensaje, que era muy importante. Envolvió el papel en un pañuelo grande y me lo anudó al pecho, debajo del poncho. Me dio a mí un beso y una palmada en las ancas al caballo para que empezase a trotar.
Hacía frío. La mañana estaba despejada, pero el sol no alcanzaba a calentar ni un poquito. Eran varios kilómetros los que separaban la finca donde vivía el tío de la nuestra. Todos mis sentidos estaban puestos en llevar a destino el mensaje de mi tata. Me llevó casi media mañana llegar hasta lo del tío, a todo galope.
Cuando llegué, el tío estaba limpiando el establo de los caballos. Con el corazón latiéndome apresuradamente llegué hasta él, le di un beso y le entregué el mensaje de mi tata. Se ve que me había estado esperando porque no puso cara de sorpresa al verme, ni preguntó por el contenido del papel. El también tenía cara de preocupado. Al leer el mensaje, sonrió y me dio una palmadita en el hombro. Sin decir más me despedí y volví para casa.
El tata me estaba esperando en la tranquera y se alegró al verme acercarme por el camino. Al llegar me dio un abrazo bien fuerte. Ahora su cara se mostraba tranquila y serena. Esa fue suficiente recompensa para mí.
Nunca supe lo que decía aquel mensaje, pero yo sabía que era algo importante para mi tata, y eso bastaba para que también fuera algo importante para mí.
………………………………….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: