Semana del 24 al 30 de Octubre de 2011

Lunes 24 de Octubre de 2011
Lunes 30ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Antorio María Claret
________________________________________
Romanos 8,12-17
Habéis recibido un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: “¡Abba!” (Padre)
Hermanos: Estamos en deuda, pero no con la carne para vivir carnalmente. Pues si vivís según la carne, vais a la muerte; pero si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis. Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, ésos son hijos de Dios. Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: “¡Abba!” (Padre). Ese Espíritu y nuestro espíritu dan testimonio concorde: que somos hijos de Dios; y, si somos hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, ya que sufrimos con él para ser también con él glorificados.
Salmo responsorial: 67
Nuestro Dios es un Dios que salva.
Se levanta Dios, y se dispersan sus enemigos, / huyen de su presencia los que lo odian. / En cambio, los justos se alegran, / gozan en la presencia de Dios, / rebosando de alegría. R.
Padre de huérfanos, protector de viudas, / Dios vive en su santa morada. / Dios prepara casa a los desvalidos, / libera a los cautivos y los enriquece. R.
Bendito el Señor cada día, / Dios lleva nuestras cargas, / es nuestra salvación. / Nuestro Dios es un Dios que salva, / el Señor Dios nos hace escapar de la muerte. R.
Lucas 13,10-17
A ésta, que es hija de Abrahán, ¿no había que soltarla en sábado?
Lucas 13,10-17
A ésta, que es hija de Abrahán, ¿no había que soltarla en sábado?
Lectura del santo evangelio según san Lucas:
Un sábado, enseñaba Jesús en una sinagoga. Había una mujer que desde hacía dieciocho años estaba enferma por causa de un espíritu, y andaba encorvada, sin poderse enderezar. Al verla, Jesús la llamó y le dijo: “Mujer, quedas libre de tu enfermedad.” Le impuso las manos, y en seguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo a la gente: “Seis días tenéis para trabajar; venid esos días a que os curen, y no los sábados.” Pero el Señor, dirigiéndose a él, dijo: “Hipócritas: cualquiera de vosotros, ¿no desata del pesebre al buey o al burro y lo llevaba a abrevar, aunque sea sábado? Y a ésta, que es hija de Abrahán, y que Satanás ha tenido atada dieciocho años, ¿no había que soltarla en sábado?” A estas palabras, sus enemigos quedaron abochornados, y toda la gente se alegraba de los milagros que hacía.
………………………………………….
Siempre tiene que haber un aguafiestas. Es de esos que no se atreve a alegrarse por si después se decepciona. El jefe de la sinagoga era un aguafiestas. Pero Jesús no dejó que le aguaran la fiesta a la pobre mujer que había recobrado la vida con la curación.
Si pasa algo bueno, lo lógico es alegrarse.
……………………………..
Por favor no lo despierte

Una niñita se encontraba al costado de una multitud, mientras su papa testificaba acerca de cómo Jesucristo había influenciado en él.

Explicaba como el Señor lo había salvado y rescatado de su anterior estilo de vida como alcohólico.

Entre los presentes había un desvergonzado que no podía soportar mas oír esas tonterías religiosas. Entonces comenzó a gritar: ¿Por qué no se calla y se sienta anciano? Usted está sonando.

Pronto este escéptico sintió un tirón en la manga de su saco. Miro hacia abajo y vio una pequeña niña. Ella lo miro directo a los ojos y le dijo:- Señor ese es mi papa. ¿Usted dice que mi papa es un sonador?

Déjeme contarle acerca del. Mi papa era un borracho y cuando regresaba a casa de noche le pegaba a mi madre. Ella lloraba durante toda la noche… y señor, no teníamos buena ropa porque mi papa gastaba todo el dinero en bebida. Yo ni siquiera tenía zapatos para ir al colegio. Pero mire estos zapatos y mire este vestido. Ahora mi papa tiene buen trabajo. Luego señalando al otro lado del camino, dijo: ¿Ve usted a esa señora sonriendo? Esa es mi mama. Ella no llora más por las noches. Ahora canta.

Luego vino el golpe de gracia. La niña dijo: – Jesús ha cambiado a mi papa. Jesús ha cambiado nuestro hogar. Mire, señor, si mi papa está sonando, por favor ¡no lo despierte!
………………………………………….

________________________________________

Martes 25 de Octubre de 2011
Martes 30ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Crisanto, Daría, Olga

Romanos 8,18-25
La creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios
Hermanos: Sostengo que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá. Porque la creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios; ella fue sometida a la frustración, no por su voluntad, sino por uno que la sometió; pero fue con la esperanza de que la creación misma se vería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que hasta hoy la creación entera está gimiendo toda ella con dolores de parto. Y no sólo eso; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemidos en nuestro interior, aguardando la hora de ser hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo. Porque en esperanza fuimos salvados. Y una esperanza que se ve ya no es esperanza. ¿Cómo seguirá esperando uno aquello que ve? Cuando esperamos lo que no vemos, aguardamos con perseverancia.
Salmo responsorial: 125
El Señor ha estado grande con nosotros.
Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, / nos parecía soñar: / la boca se nos llenaba de risas, / la lengua de cantares. R.
Hasta los gentiles decían: / “El Señor ha estado grande con ellos.” / El Señor ha estado grande con nosotros, / y estamos alegres. R.
Que el Señor cambie nuestra suerte, / como los torrentes del Negueb. / Los que sembraban con lágrimas / cosechan entre cantares. R.
Al ir, iba llorando, / llevando la semilla; / al volver, vuelve cantando, / trayendo sus gavillas. R.
Lucas 13,18-21
Crece el grano y se hace un arbusto
En aquel tiempo, decía Jesús: “¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas.” Y añadió: “¿A qué compararé el reino de Dios? Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta.”
…………………………………..
No basta ser bueno, hay que usar la bondad. No basta amar, hay que dar ese amor. No basta ser fuerte, hay que cansarse.
No basta amar a Dios, hay que orar. No basta creer, hay que meter la fe en la vida. No basta tener buenas ideas, hay que ponerlas en práctica.
No basta.
…………………………………
REGAR EL ROSAL

Juan debía salir de viaje por un largo tiempo, así que le encargó a José que cuidase el rosal de su jardín. Le advirtió que tan solo necesitaba un poco de agua cada día, y con eso sería suficiente. Justo cuando Juan partió, se desató en toda la región una terrible sequía, así que José debía hacer grandes sacrificios para conseguir el agua para el rosal. Cada mañana, debía levantarse temprano y recorrer bajo el sol rajante, el largo camino hacia el río para recoger un balde de agua fresca para el rosal. Pero jamás faltó a la cita. Cada día, llegaba José a la casa de su amigo con el balde de agua para el rosal.

Pasaron los meses, y un día se presentó Juan furioso en la casa de su amigo José y lo increpó: “¿No te pedí acaso que te ocupases de conseguir agua para mi rosal?”. A lo que José le respondió: “Por supuesto que sí. No sabes con cuánto amor y sacrificio me levanté fielmente cada mañana y bajo el rayo del sol caminé hacia el río para llenar un balde con agua para llevar a tu casa. No entiendo por qué me reclamas, si puse todo mi empeño en no permitir que jamás le faltara el balde de agua diario.” Juan, fuera de sus casillas le gritó: ¿Pero no sabías, estúpido, que tenías que echarle el agua al rosal? ¿De qué sirvió que llevases el balde de agua día tras día si lo dejabas junto a la puerta?”
Solía decir Don Bosco: “No basta amar. Es preciso que el otro se dé cuenta de que es amado”. Y es cierto. No sirve de nada que yo interiormente me deshaga sintiendo cariño por otra persona si ella no se entera de esto. Es importantísimo demostrar el cariño con gestos concretos, ya sea una mirada, una sonrisa, un abrazo, una palmadita…
………………….
________________________________________

Miércoles 26 de Octubre de 2011
Miércoles 30ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Felicísimo, Evaristo, Darío
Romanos 8,26-30
A los que aman a Dios todo les sirve para el bien
Hermanos: El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que escudriña los corazones sabe cuál es el deseo del Espíritu, y que su intercesión por los santos es según Dios. Sabemos también que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien: a los que ha llamado conforme a su designio. A los que había escogido, Dios los predestinó a ser imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito de muchos hermanos. A los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó.
Salmo responsorial: 12
Yo confío, Señor, en tu misericordia.
Atiende y respóndeme, Señor, Dios mío; / da luz a mis ojos / para que no me duerma en la muerte, / para que no diga mi enemigo: “Le he podido”, / ni se alegre mi adversario de mi fracaso. R.
Porque yo confío en tu misericordia: / alegra mi corazón con tu auxilio, / y cantaré al Señor por el bien que me ha hecho. R.
Lucas 13,22-30
Vendrán de oriente y occidente y se sentarán a la mesa en el reino de Dios
En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando. Uno le preguntó: “Señor, ¿serán pocos los que se salven?” Jesús les dijo: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: “Señor, ábrenos”; y él os replicará: “No sé quiénes sois.” Entonces comenzaréis a decir: “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas.” Pero él os replicará: “No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados.” Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos.”
……………………………….
A veces rechazamos la puerta estrecha. Esa puerta es la humildad con que hemos de pedir a Jesucristo que recargue Él las baterías de nuestra vida, que encienda la esperanza, que robustezca la fe, que haga ferviente la caridad hacia Él y hacia la vida que nos dio con todos los compañeros de camino.
………………………………………..
EL AUTITO A CONTROL REMOTO
“Había una vez un autito a control remoto, que desde chiquito había funcionado con un cable, mediante el cual su dueño lo comandaba. Cierto día, alcanzó la edad en la que fue lo suficientemente grandecito como para comenzar a funcionar con baterías. En su parte inferior le colocaron dos pilas cuadradas que le permitirían funcionar sin estar conectado al cable. Antes de salir solo por primera vez, su dueño le advirtió que debería volver cada noche a recargar las baterías. Y nuestro amiguito partió rumbo al infinito….

¡Esto era increíble! Por primera vez era libre, sin cables que lo atasen y le limitasen las distancias. ¡Podía ir a donde quisiera! Ese día anduvo, y anduvo, y anduvo…. y a la noche, volvió a recargar las baterías. Su dueño se llenó de alegría al verlo volver. Con dulzura le enchufó un cablecito que le colgaba de un costado, a una batería grande, y lo dejó recargando toda la noche. A la mañana siguiente, volvió a salir. Y así, día tras día salía a recorrer el mundo, y noche tras noche volvía a recargar las baterías, enchufándose a la batería más grande.
Hasta que un día, se alejó demasiado en su afán por conocer nuevos horizontes, y le dio flojera de volver, así que no volvió. A la mañana siguiente se despertó un poco nervioso puesto que era la primera noche que no había vuelto a cargar las baterías. Probó el arranque… y todo funcionó bien (suspiró aliviado). Como no notaba diferencia en su funcionamiento, a la noche siguiente no volvió, y tampoco a la siguiente. Su motorcito de juguete funcionaba de maravillas. Así pasaron los días y continuó sus aventuras cada vez más apasionantes y llegando cada vez a lugares más lejanos. A final de cuentas, eso de ir a cargar las baterías había sido tan sólo una pérdida de tiempo que lo condicionaba a no conocer los hermosos lugares lejanos que ahora tenía posibilidad de recorrer.
Claro, como las pilas se iban gastando de a poquito, ni cuenta se dio que cada mañana tardaba un poco más en encender el motorcito, y que ya no era tan rápido como al principio. Así siguió un tiempo recorriendo el mundo, con su marcha cada vez más lenta. “Debo estarme volviendo viejo”, pensó, sin darse cuenta que aún era tan solo un niño. Hasta que una mañana, las regastadas baterías no dieron más y el motorcito no arrancó. En pocos días había gastado totalmente sus baterías, y aunque en realidad era aún un niño por fuera, se había vuelto un anciano por dentro. Claro que el autito no se dio cuenta, porque de a poquito se había ido muriendo junto con las baterías y ese día, simplemente no despertó.”
……………………………………….

Jueves 27 de Octubre de 2011
Jueves 30ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Frumencio, Vicente Sabina, Gustavo
________________________________________
Romanos 8,31b-39
Ninguna criatura podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo
Hermanos: Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? ¿Dios, el que justifica? ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo, que murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros? ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?, como dice la Escritura: “Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza.”
Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.
Salmo responsorial: 108
Sálvame, señor, por tu bondad.
Tú, Señor, trátame bien, por tu nombre, / líbrame con la ternura de tu bondad; / que yo soy un pobre desvalido, / y llevo dentro el corazón traspasado. R.
Socórreme, Señor, Dios mío, / sálvame por tu bondad. / Reconozcan que aquí está tu mano, / que eres tú, Señor, quien lo ha hecho. R.
Yo daré gracias al Señor con voz potente, / lo alabaré en medio de la multitud: / porque se puso a la derecha del pobre, / para salvar su vida de los jueces. R.
Lucas 13,31-35
No cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén
En aquella ocasión, se acercaron unos fariseos a decirle: “Márchate de aquí, porque Herodes quiere matarte.” Él contestó: “Id a decirle a ese zorro: “Hoy y mañana seguiré curando y echando demonios; pasado mañana llego a mi término.” Pero hoy y mañana y pasado tengo que caminar, porque no cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén. ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la clueca reúne a sus pollitos baja las alas! Pero no habéis querido. Vuestra casa se os quedará vacía. Os digo que no me volveréis a ver hasta el día que exclaméis: “Bendito el que viene en nombre del Señor.””
…………………….
El amor es ciego. Dios es ciego porque nos ama. No ama porque vea en nosotros sus dones, sino porque es nuestro padre. Pero así como todo muere en esta vida, ojalá no muera la esperanza de Dios en nosotros. Porque la muerte nos quita el tiempo. Y cuando ya no hay tiempo no podemos cambiar.
………………………………..
Reunión de los sentimientos

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra, todos los sentimientos de los hombres. Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez, la locura, como siempre tan loca, les propuso:

-¿Jugamos al escondite?

La intriga levanto la ceja intrigada y la curiosidad sin poder contenerse, pregunto:

-¿Al escondite? ¿Y cómo es eso?

-Es un juego – explico la locura-, un juego en el que yo me tapo la cara y empiezo a contar desde uno hasta un millón, mientras que ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre, ocupara mi lugar para continuar el juego. El entusiasmo bailo, secundado por la euforia. La alegría dio tantos saltos que termino por convencer a la duda, e incluso a la apatía, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La verdad prefirió no esconderse. ¿Para qué? Si al final siempre la hallaban. Y la soberbia opino que era un juego muy tonto, pero en el fondo lo que le molestaba era que la idea no fuese de ella. La cobardía prefirió no arriesgarse. Uno, dos, tres, comenzó a contar la locura. La primera en esconderse fue la pereza que como siempre, se dejo caer tras la primera piedra que encontró en el camino. La fe, subió al cielo. Y la envidia, se escondió tras la sombra del triunfo que con su propio esfuerzo, consiguió subir a la copa del árbol más alto. La generosidad, casi no consiguió esconderse, cada sitio que hallaba, le parecía maravilloso para algunos de sus amigos: que si un lago cristalino ideal para la belleza, que si la sombra de un árbol, perfecta para la timidez, que si el vuelo de una mariposa, lo mejor para la voluptuosidad, que si una ráfaga de viento, magnifico para la libertad; así que termino por ocultarse en un rayo de sol. El egoísmo, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo, pero eso sí, solo para él. La mentira se escondió en el fondo de los océanos. Bueno es mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris. Y la pasión y el deseo, en el centro de los volcanes. El olvido, el olvido se me olvido donde se escondió, pero eso no es importante. Cuando la locura contaba novecientos noventa y nueve mil novecientos noventa y nueve, el amor aun no había encontrado un sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado; hasta que diviso un rosal enternecido y decidió esconderse entre sus flores. Un millón, conto la locura. Y comenzó a buscar. La primera en aparecer fue la pereza, solo a tres pasos de la piedra. Después, descubrió a la fe. La oyó discutiendo con Dios en el cielo sobre teología. A la pasión y al deseo los sintió en el vibrar de los volcanes. Y en un descuido, encontró a la envidia. Claro, pudo deducir enseguida donde estaba el triunfo. El egoísmo no tuvo ni que buscarlo, el solo salió disparado de su escondite, que resulto ser un nido de avispas La locura, de tanto caminar, tuvo sed y al acercarse al lago; descubrió a la belleza. Y con la duda, resulto más fácil todavía, pues la encontró subida en una valía sin decidir aun sobre qué lado esconderse. Así fue encontrando a todos. El talento, entre la hierba fresca, la angustia, en una oscura cueva, la mentira detrás del arco iris; y hasta el olvido, al que ya se le había olvidado que estaba jugando al escondite.

Pero solo el amor no aparecía por ningún lado. La locura lo busco detrás de cada piedra, de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, y en la cima de las montanas Y cuando ya estaba por darse por vencida, diviso un rosal con sus rosas, tomo una horquilla y empezó a mover sus ramas. De pronto, un doloroso grito se escucho: Las espinas habían herido los ojos del amor. La locura no sabía qué hacer para disculparse. Lloro, rogo, imploro, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.

Desde entonces, desde aquella primera vez que se jugó al escondite en la tierra, el amor es ciego y la locura le acompaña siempre.

________________________________________

Viernes 28 de Octubre de 2011
San Simón y Judas apóstoles
________________________________________
Santoral: Simón, Judas Tadeo
Efesios 2,19-22
Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles
Hermanos: Ya no sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se ha levantado hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu.
Salmo responsorial: 18
A toda la tierra alcanza su pregón.
El cielo proclama la gloria de Dios, / el firmamento pregona la obra de sus manos: / el día al día le pasa el mensaje, / la noche a la noche se lo susurra. R.
Sin que hablen, sin que pronuncien, / sin que resuene su voz, / a toda la tierra alcanza su pregón / y hasta los límites del orbe su lenguaje. R.
Lucas 6,12-19
Escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles
En aquel tiempo, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles: Simón, al que se puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón, apodado el Cerotes, Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor. Bajó del monte con ellos y se paró en un llano, con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.
……………………………
A veces nosotros elegimos a los ricos, a los guapos, a los inteligentes, a los que tienen cualidades y dones. Dios elige a los pescadores, a un traidor, a un ladrón… y los cambia. El verdadero educador es el que sabe mirar dentro. ¿Qué ve? Ve la humildad. Ve la sinceridad. Ve la capacidad de asombro. Ve al niño.
Los que son como niños entrarán en el Reino.
…………………………………….
PEDRITO

El primer día de clase que Dona Tomasa se enfrento a sus alumnos de quinto grado, les dijo que ella trataba a todos los alumnos por igual y que ninguno era su favorito. En la primera fila sentado estaba Pedrito, un niño antisociable, con una actitud intolerable, el cual siempre andaba sucio y todo despeinado El ano anterior, Dona Tomasa había tenido a Pedrito en una de sus clases. Dona Tomasa veía a Pedrito como un niño muy antipático.

A ella le daba mucho gusto poder marcar con una F de color rojo todo el trabajo que Pedrito entregaba. En la escuela donde Dona Tomasa ensenaba se requería revisar el archivo de historia de cada alumno y el de Pedrito fue el ultimo que ella reviso.

Cuando empezó a leer el archivo de Pedrito, se encontró con varias sorpresas. La maestra de Pedrito de primer grado había escrito ” Pedrito es un niño muy brillante y muy amigable, siempre tiene una sonrisa en sus labios. El hace su trabajo a tiempo y tiene muy buenos modales. Es un placer tenerlo en mi clase”.

La maestra de segundo grado: ” Pedrito es un alumno ejemplar, muy popular con sus compañeros, pero últimamente muestra tristeza porque su mama padece de una enfermedad incurable”.

La maestra de tercer grado: ” La muerte de su mama ha sido muy difícil para él. El trata de hacer lo mejor, pero sin interés. El papa no demuestra ningún interés en la educación de Pedrito. Si no se toman pasos serios esto va afectar la vida de Pedrito”.

La maestra de cuarto grado: ” Pedrito no demuestra interés en la clase. Cada día se cohíbe más. No tiene casi amistades y muchas veces duerme en clase”.

Después de leer todo esto, Dona Tomasa sintió vergüenza por haber juzgado a Pedrito sin saber las razones de su actitud. Se sintió peor cuando todos sus alumnos le entregaron regalos de Navidad envueltos en fino papel, con excepción del regalo de Pedrito, que estaba envuelto en un cartucho de la tienda. Dona Tomasa abrió todos los regalos y cuando abrió el de Pedrito, todos los alumnos se reían al ver lo que se encontraba dentro. En el cartucho había una botella con un cuarto de perfume y un brazalete al cual le faltaban algunas de las piedras preciosas. Para suprimir las risas de sus alumnos, se puso inmediatamente aquel brazalete y se puso un poco del perfume en cada muñeca. Ese día Pedrito se quedo después de la clase y le dijo a la maestra: “Dona Tomasa, hoy usted huele como mi mama”.

Después de haberse ido todos, Dona Tomasa se quedo llorando por una hora.

Desde ese día cambio su materia. En vez de ensenar lectura, escritura y aritmética, escogió ensenar a los niños. Dona Tomasa empezó a ponerle mas atención a Pedrito. Ella notaba que mientras más ánimos le daban a Pedrito, más entusiasmado reaccionaba él. Al final del ano, Pedrito se convirtió en el más inteligente de la clase y a pesar de que Dona Tomasa había dicho el primer día de clase que todos los alumnos iban a ser tratados por igual, Pedrito era su preferido.

Pasaron cuatro anos y Dona Tomasa recibió una nota de Pedrito, la cual decía que se había graduado de la secundaria y que había terminado en tercer lugar También le decía que ella era la mejor maestra que el había tenido.

De ahí pasaron seis años cuando Dona Tomasa volvió a recibir noticias de Pedrito. Esta vez le escribía que se le había hecho muy difícil, pero que muy pronto se graduaría en la universidad con honores y le aseguro a Dona Tomasa que todavía ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido en su vida.

Pasan cuatro anos más, cuando Dona Tomasa vuelve a saber de Pedrito. En esta carta él le explicaba que había adquirido su postgrado y que había decidido seguir su educación. En esta carta Pedrito también le recordaba que ella era la mejor maestra que había tenido en su vida. Esta vez la carta estaba firmada por ” Dr. Pedro Altamira”.

Bueno, el cuento no termina ahí. En la primavera, Dona Tomasa volvió a recibir una carta de Pedrito donde le explicaba que había conocido a una muchacha con la cual se iba a casar y quería saber si Dona Tomasa podía asistir a la boda y tomar el lugar reservado usualmente para los padres del novio. También le explicaba que su papa había fallecido varios anos atrás.

Claro que Dona Tomasa acepto con mucha alegría y el día de la boda se puso aquel brazalete sin brillantez que Pedrito le había regalado y también el perfume que la mama de Pedrito usaba.

Cuando se encontraron, se abrazaron muy fuerte y el Dr. Altamira dijo en el oído muy bajito “Dona Tomasa, gracias por haber creído en mí.

Gracias por haberme hecho sentir que era importante y que yo podía hacer la diferencia.

Dona Tomasa, con lágrimas en los ojos, le respondió: Pedro, este equivocado. Tú fuiste el que me enseno que yo podía hacer la diferencia. ¡Yo no sabía ensenar hasta que te conocí a ti!

________________________________________

Sábado 29 de Octubre de 2011
Sábado 30ª semana de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Narciso, Petronio

Romanos 11,1-2a.11-12.25-29
Si la reprobación de los judíos es reconciliación del mundo, ¿qué será su reintegración sino un volver de la muerte a la vida?
Hermanos: ¿Habrá Dios desechado a su pueblo? De ningún modo. También yo soy israelita, descendiente de Abrahán, de la tribu de Benjamín. Dios no ha desechado al pueblo que él eligió. Pregunto ahora: ¿Han caído para no levantarse? Por supuesto que no. Por haber caído ellos, la salvación ha pasado a los gentiles, para dar envidia a Israel. Por otra parte, si su caída es riqueza para el mundo, es decir, si su devaluación es la riqueza de los gentiles, ¿qué será cuando alcancen su pleno valor? Hay aquí una profunda verdad, hermanos, y, para evitar pretensiones entre vosotros, no quiero que la ignoréis: el endurecimiento de una parte de Israel durará hasta que entren de todos los pueblos; entonces todo Israel se salvará, según el texto de la Escritura: “Llegará de Sión el Libertador, para alejar los crímenes de Jacob; así será la alianza que haré con ellos cuando perdone sus pecados.” Considerando el Evangelio, son enemigos, y ha sido para vuestro bien; pero considerando la elección, Dios los ama en atención a los patriarcas, pues los dones y la llamada de Dios son irrevocables.
Salmo responsorial: 93
El Señor no rechaza a su pueblo.
Dichoso el hombre a quien tú educas, / al que enseñas tu ley, / dándole descanso tras los años duros. R.
Porque el Señor no rechaza a su pueblo / ni abandona su heredad: / el justo obtendrá su derecho, / y un porvenir los rectos de corazón. R.
Si el Señor no me hubiera auxiliado, / ya estaría yo habitando en el silencio. / Cuando me parece que voy a tropezar, / tu misericordia, Señor, me sostiene. R.
Lucas 14,1.7-11
El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido
Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso esta parábola: “Cuando te conviden a una boda, no te sientes en puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: “Cédele el puesto a éste.” Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: “Amigo, sube más arriba.” Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado,
y el que se humilla será enaltecido.”
…………….
No nos piden grandezas. Sólo que hagamos lo que tenemos que hacer. No que seamos perfectos, sino que seamos amables. No que seamos los mejores, sino que cedamos el puesto. No que leamos todos los libros o hagamos todas las buenas acciones, sino que hagamos en cada instante lo que debemos hacer.
…………………
El Reloj novato

Un relojito que acababa de ser terminado por el relojero, fue puesto en una repisa en la bodega, junto a dos relojes mayores que estaban muy ocupados marcando los segundos con su tictac.

-Bien- dijo uno de los relojes al recién llegado-. De modo que te has iniciado en este trabajo. Lo siento por ti. Ahora estás dando tu tictac con mucho entusiasmo, pero ya te cansarás cuando hayas marcado treinta y tres millones de tic tics.

-¡Treinta y tres millones de tic tacs!- dijo asustado el relojito- ¡Yo jamás podré hacer eso!

E inmediatamente se detuvo desesperado.

-No seas necio- le dijo el otro reloj en ese momento-. ¿Por qué prestas oídos a tales palabras? La cosa no es así. Lo único que tienes que hacer, es dar un tictac en este momento. Eso es fácil, ¿verdad? En seguida das otro, lo que es tan fácil como el anterior, y así sucesivamente.

-¡Ah! Eso es todo -gritó el relojito-, se hace fácilmente, así que ¡aquí voy!

Y comenzó con nuevo entusiasmo a hacer un tictac a la vez sin pensar en los meses, ni en los millones.

Al final de un año, había hecho 33, 000,000 de vibraciones sin darse cuenta de ello.

¡Ojalá las personas quisieran vivir solamente el momento que les corresponde y no el año completo!

En el Padre Nuestro se pide por el día. Basta al día su afán, dice el Señor. Y la promesa que no se ha agotado en cuatro mil años dice: Como tus días será tu fortaleza

¿Por qué te afanas hoy por el mañana? Tu corazón hoy llenas de pesar. Conoce tus pruebas, Tus cargas Él lleva; Si Dios tiene cuidado de las aves, De ti sin duda ha de cuidar.

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestras vidas,  Mateo 6:25

………………………
________________________________________

Domingo 30 de Octubre de 2011
31º domingo de tiempo ordinario
________________________________________
Santoral: Marcelo, Gerardo

Malaquías 1,14b-2,2b.8-10
Os apartasteis del camino y habéis hecho tropezar a muchos en la ley
“Yo soy el Gran Rey, y mi nombre es respetado en las naciones -dice el Señor de los ejércitos-. Y ahora os toca a vosotros, sacerdotes. Si no obedecéis y no os proponéis dar gloria a mi nombre -dice el Señor de los ejércitos-, os enviaré mi maldición. Os apartasteis del camino, habéis hecho tropezar a muchos en la ley, habéis invalidado mi alianza con Leví -dice el Señor de los ejércitos-. Pues yo os haré despreciables y viles ante el pueblo, por no haber guardado mis caminos, y porque os fijáis en las personas al aplicar la ley. ¿No tenemos todos un solo padre? ¿No nos creó el mismo Señor? ¿Por qué, pues, el hombre despoja a su prójimo, profanando la alianza de nuestros padres?”
Salmo responsorial: 130
Guarda mi alma en la paz, junto a ti, Señor.
Señor, mi corazón no es ambicioso, / ni mis ojos altaneros; / no pretendo grandezas / que superan mi capacidad. R.
Sino que acallo y modero mis deseos, / como un niño en brazos de su madre. R.
Espere Israel en el Señor / ahora y por siempre. R.
1Tesalonicenses 2,7b-9.13
Deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas
Hermanos: Os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, porque os habíais ganado nuestro amor. Recordad si no, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas; trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie, proclamamos entre vosotros el Evangelio de Dios. Ésta es la razón por la que no cesamos de dar gracias a Dios, porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabra de hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros los creyentes.
Mateo 23,1-12
No hacen lo que dicen
En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: “En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros.
Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”
………………………………………
Trabajar para la galería, es decir, para que nos vean, o para que tengan buena opinión de nosotros… no os dejéis llamar maestro, no presumáis. Poneos al servicio de los demás y seréis hijos de Dios que es bueno, y que se esconde, no se ve.
………………………… DIOS VIENE A CENAR

“Había una vez una mujer, que vivía haciendo cosas para la Iglesia del barrio. Si no estaba limpiando los jarrones de la capilla, estaba haciendo empanadas para que se vendieran los domingos, o sacando brillo a los candelabros. Cierto día, se le apareció un ángel, y le dijo que, en recompensa por su dedicación a las cosas de Dios, El mismo en persona iba a ir a cenar esa noche en su casa.

La mujer se llenó de emoción y corrió a su casa a preparar todo para el gran evento. Inmediatamente se puso manos a la obra, a planchar su mejor vestido para recibir al invitado de lujo. En eso estaba cuando sonó el timbre. Al acudir a la puerta, halló a una mujer muy pobremente vestida que le pedía algo de ropa que no usase. “Perdone señora, pero estoy haciendo un trabajo para alguien muy importante. Vuelva otro día”.
Más tarde, comenzó a preparar la comida. Tenía que ser una cena de lujo. En eso estaba cuando otra vez volvió a sonar el timbre. Esta vez era un niño con cara de hambre que le pedía algo para comer. “Hoy no puedo darte nada, porque estoy cocinando para el mismo Dios que viene a visitarme. Ven otro día”.
Así pasó rápidamente el día, hasta que por fin llegó la hora de la cena. La mujer, nerviosa, vio como pasaban los minutos y las horas, y el invitado no llegaba. Pronto se hizo tarde, el pollo se enfrió, el vestido se volvió a arrugar, pero Dios ni se dignó aparecer, y la mujer, frustrada y decepcionada se fue a dormir. Tanta era su desilusión que ni siquiera quiso rezar antes de acostarse.
A la mañana siguiente, se le apareció el mismo ángel y le dijo: “Me manda a preguntarte mi Señor que por qué no rezaste anoche, que extrañó tu oración diaria”. “¿Cómo se atreve a reclamarme Dios por no haber rezado si El me dejó plantada con mi mejor vestido y con un riquísimo pollo en la mesa?”, exclamó molesta la mujer. A lo que el ángel le respondió: “Dios no falló a la cita. Es más, vino dos veces, pero tú le dijiste que estabas muy ocupada para atenderlo, y que volviera otro día”.
El misionero corre muchas veces el riesgo de enfrascarse tanto en el trabajo para Dios, que llega hasta a dejarlo al mismo Dios de lado. ¡Ojo! Dios no quiere que lo amemos a El impersonalmente. El no es un Dios lejano y abstracto que está allá lejos en el Cielo. El está más cerca de nosotros de lo que creemos. A veces, uno mira demasiado lejos para tratar de ver a Dios, y no se da cuenta de que El está a nuestro lado, acompañando cada paso que damos, hecho carne en cada hermano.

________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: