Lunes 26-12-11

Lunes 26 de Diciembre de 2011
San Esteban protomártir
________________________________________
Santoral: Esteban
________________________________________
Hechos 6,8-10;7,54-60
Veo el cielo abierto
En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en medio del pueblo. Unos cuantos de la sinagoga llamada de los libertos, oriundos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se pusieron a discutir con Esteban; pero no lograban hacer frente a la sabiduría y al espíritu con que hablaba. Oyendo estas palabras, se recomían por dentro y rechinaban los dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: “Veo el cielo abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios.” Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo. Los testigos, dejando sus capas a los pies de un joven llamado Saulo, se pusieron también a apedrear a Esteban, que repetía esta invocación: “Señor Jesús, recibe mi espíritu.” Luego, cayendo de rodillas, lanzó un grito: “Señor, no les tengas en cuenta este pecado.” Y, con estas palabras, expiró.
Salmo responsorial: 30
A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.
Sé la roca de mi refugio, / un baluarte donde me salve, / tú que eres mi roca y mi baluarte; / por tu nombre dirígeme y guíame. R.
A tus manos encomiendo mi espíritu: / tú, el Dios leal, me librarás. / Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. / Te has fijado en mi aflicción. R.
Líbrame de los enemigos que me persiguen; / haz brillar tu rostro sobre tu siervo, / sálvame por tu misericordia. R.
Mateo 10,17-22
No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: “No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.”
…………………………
Esteban usó bien su lengua, era lo mejor del mundo, porque alegró a Dios. Pero la misma lengua que salvó a los que amaban la verdad y eran humildes, fue despreciada por los que querían ocultar la luz.
Como en Jesús. Debe ser el destino de los buenos.
………………………………………
La Mejor y la Peor Comida

Hace más de 2,000 años, un rico mercader griego tenía un esclavo llamado Esopo. Un esclavo no muy bien parecido, feo, mas de sabiduría única en el mundo. Cierta vez, para probar las cualidades de su esclavo, el mercader ordenó:

-Toma, Esopo. Aquí están estas monedas. Corre al mercado y compra los mejores ingredientes para un banquete. ¡La mejor comida del mundo!

Poco tiempo después, Esopo volvió del mercado y colocó sobre la mesa un plato cubierto por un fino paño de lino. El mercader levantó el paño y se sorprendió:

-¡Ahhhh!… ¿lengua? Nada como una buena lengua que los pastores griegos saben preparar muy bien. Pero ¿porqué escogiste exactamente a la lengua como la mejor comida del mundo?

El esclavo, con la mirada baja, explicó su preferencia:

-¿Qué hay mejor que la lengua, señor? La lengua nos une a todos, cuando hablamos. Sin la lengua no podríamos entendernos. La lengua es la llave, el órgano de la verdad y la razón.

-Gracias a la lengua se construyen ciudades, gracias a la lengua podemos expresar nuestro amor. La lengua es el órgano del cariño, de la ternura, del amor, de la comprensión. Es la lengua que torna eternos los versos de los poetas, las ideas de los grandes escritores.

-Con la lengua se enseña, se persuade, se instruye, se reza, se explica, se canta, se describe, se elogia, se demuestra, se afirma. Con la lengua decimos ‘madre’ y ‘querida’ y ‘Dios’.

-Con la lengua decimos ‘sí’, con la lengua decimos ‘¡te amo!’ ¿Puede haber algo mejor que la lengua señor?

El mercader se levantó entusiasmado:

-¡Muy bien. Esopo! Realmente me has traído lo mejor que hay. Toma ahora estas otras monedas. Anda de nuevo al mercado y trae lo que haya de peor, pues quiero ver tu sabiduría.

Después de algún tiempo, el esclavo Esopo volvió del mercado trayendo un plato cubierto por un paño. El mercader lo recibió con una sonrisa:

-Hummm… ya sé lo que hay de mejor. Veamos ahora lo que hay de peor…

El mercader descubrió el plato y quedó indignado:

-¡¿Quéee?! ¿Lengua? ¿Lengua otra vez? ¿No dijiste que la lengua era lo mejor que había? ¿Quieres ser azotado?

Esopo bajó la mirada y respondió:

-La lengua, señor, es lo peor que hay en el mundo. Es la fuente de todas las intrigas, el inicio de todos los procesos, la madre de todas las discusiones.

-Es la lengua la que separa a la humanidad, que divide a los pueblos. Es la lengua la que usan los malos políticos cuando quieren engañar con sus falsas promesas. Es la lengua la que usan los pícaros cuando quieren estafar.

-La lengua es el órgano de la mentira, de la discordia, de los malos entendidos, de las guerras, de la explotación. Es la lengua la que miente, la que esconde, que engaña, que explota, que blasfema, que insulta, que se acobarda, que provoca, que destruye, que calumnia, que traiciona, que seduce, que corrompe.

-Con la lengua decimos ‘¡muere!’ y ‘¡canalla!’ y ‘¡demonio!’. Con la lengua decimos ‘no’. Con la lengua decimos ‘¡te odio!’.

-Ahí está señor, porqué la lengua es la mejor y la peor de todas las cosas.
……………………………………………………………..
Martes 27 de Diciembre de 2011
San Juan apóstol y evangelista
________________________________________
Santoral: Juan evangelista, Mariano
1Juan 1,1-4
Os anunciamos lo que hemos visto y oído
Queridos hermanos: Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros propios ojos, lo que contemplamos y palparon nuestras manos: la Palabra de la vida (pues la vida se hizo visible), nosotros la hemos visto, os damos testimonio y os anunciamos la vida eterna que estaba con el Padre y se nos manifestó. Eso que hemos visto y oído os lo anunciamos, para que estéis unidos con nosotros en esa unión que tenemos con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Os escribimos esto, para que nuestra alegría sea completa.
Salmo responsorial: 96
Alegraos, justos, con el Señor.
El Señor reina, la tierra goza, / se alegran las islas innumerables. / Tiniebla y nube lo rodean, / justicia y derecho sostienen su trono. R.
Los montes se derriten como cera / ante el dueño de toda la tierra; / los cielos pregonan su justicia, / y todos los pueblos contemplan su gloria. R.
Amanece la luz para el justo, / y la alegría para los rectos de corazón. / Alegraos, justos, con el Señor, / celebrad su santo nombre. R.
Juan 20,2-8
El otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro
El primer día de la semana, María Magdalena echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.” Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó
………………………………………
Creer es aquello que hace el justo y que odia el injusto. Creer es entender que Dios es superior a mí y no puede ser juzgado por mí.
Creer es lo mismo que haber sido amado y haberse extrañado de ese amor.
El jardinero del príncipe quería cambiar la historia. Por eso se cumplió.
Los que creen en el Dios de la historia saben que todo sucede para el bien.
Hasta la muerte de Jesús.
………………………….

El gesto de la muerte

Un joven jardinero persa dice a su principe:

-¡Salveme! Encontre a la Muerte esta manana. Me hizo un gesto de amenaza. Esta noche, quisiera estar en Ispahan.

El bondadoso principe le presta sus caballos y por la tarde, el principe encuentra a la Muerte y le pregunta:

-Esta mañana ¿por que le hiciste un gesto de amenaza a nuestro jardinero?

-No fue un gesto de amenaza -le responde- sino un gesto de sorpresa. Pues lo veia lejos de Ispahan esta manana y debo tomarlo esta noche en Ispahan.
……………………………………………………………
Miércoles 28 de Diciembre de 2011
Santos Inocentes
________________________________________
Santoral: Santos Inocentes, Abel
1Juan 1,5-2,2
La sangre de Jesús nos limpia los pecados
Queridos hermanos: Os anunciamos el mensaje que hemos oído a Jesucristo: Dios es luz sin tiniebla alguna. Si decimos que estamos unidos a él, mientras vivimos en las tinieblas, mentimos con palabras y obras. Pero, si vivimos en la luz, lo mismo que él está en la luz, entonces estamos unidos unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia los pecados. Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros. Pero, si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos limpiará de toda injusticia. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos mentiroso y no poseemos su palabra.
Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.
Salmo responsorial: 123
Hemos salvado la vida, como un pájaro de la trampa del cazador.
Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, / cuando nos asaltaban los hombres, / nos habrían tragado vivos: / tanto ardía su ira contra nosotros. R.
Nos habrían arrollado las aguas, / llegándonos el torrente hasta el cuello; / nos habrían llegado hasta el cuello / las aguas espumantes. R.
La trampa se rompió, y escapamos. / Nuestro auxilio es el nombre del Señor, / que hizo el cielo y la tierra. R.
Mateo 2,13-18
Herodes mandó matar a todos los niños en Belén
Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.” José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: “Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.” Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: “Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, porque ya no viven”.
……………………………
El amor crece con el tiempo.
Pues bien, Dios, el dueño del tiempo, ama infinitamente, como todo el tiempo que tiene para amar.
Por eso, no hay ningún pecado que, mirado desde un amor infinito,, nos deba quitar la esperanza.
Hasta los inocentes que no habían vivido, que no habían podido ejercer la libertad, eran amados. Porque no somos amados por nuestras obras, sino por el amor de Dios, por su mismo ser nuestro Padre.
………………………….
Podéis empezar ahora.
P

Había una vez una isla donde vivían todos los sentimientos y valores de los hombres: el buen humor, la tristeza la sabiduría, todos inclusive el amor.
Un día se anunció a los sentimientos que la isla estaba por hundirse. Entonces todos prepararon sus barcos y partieron. Únicamente el amor quedó esperando solo, hasta el último momento. Cuando la isla estuvo a punto de hundirse, el amor decidió pedir ayuda.

La riqueza pasó cerca del amor en una barca lujosísima y el amor le dijo: Riqueza, ¿me puedes llevar contigo? No puedo porque tengo mucho oro y plata dentro de mi barca y no hay lugar para ti.

Entonces el amor decidió pedirle al orgullo que estaba pasando en una magnífica barca: Orgullo, te ruego, ¿me puedes llevar contigo? No puedo llevarte amor, respondió el orgullo. Aquí todo es perfecto y podrías arruinar mi barca.

Entonces el amor dijo a la tristeza que se estaba acercando: Tristeza, te pido, dejame ir contigo. Oh amor, respondió la tristeza, estoy tan triste que necesito estar sola. Luego el buen humor pasó frente al amor, pero estaba tan contento que no sintió que lo estaban llamando.

De repente una voz le dijo; Ven amor, te llevo conmigo. Era un viejo el que lo había llamado. El amor se sintió tan contento y lleno de gozo que se olvidó de preguntarle el nombre al viejo. Cuando llegó a tierra firme, el viejo se fue.

El amor se dio cuenta cuanto le debía y le preguntó al saber: Saber, ¿puedes decirme quien me ayudó? Ha sido el tiempo, respondió el saber. El saber lleno de sabiduría agregó, Solo el tiempo es capaz de comprender cuan importante es el amor en la vida.

¿Te pusiste a pensar en el Amor de Dios? Cuando estabas enemistado con Él, y hacías todo lo contrario a sus reglas; mientras te reías de su bondad y despreciabas su sacrificio, Dios estaba enviando al Señor Jesús a que te reemplace en la cruz, para morir por tus pecados.

Vamos a pasar toda la eternidad cantando en el cielo la canción de la salvación de Jesucristo, porque solo allí podremos tomar real dimensión del eterno e increíble amor de Dios.
………………………………………………………..
Jueves 29 de Diciembre de 2011
5º día de la octava de Navidad
________________________________________
Santoral: Tomas Becket, David
________________________________________
1Juan 2,3-11
Quien ama a su hermano permanece en la luz
Queridos hermanos: En esto sabemos que conocemos a Jesús: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: “Yo le conozco”, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en él. Quien dice que permanece en él debe vivir como vivió él.
Queridos, no os escribo un mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que tenéis desde el principio. Este mandamiento antiguo es la palabra que habéis escuchado. Y, sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo -lo cual es verdadero en él y en vosotros-, pues las tinieblas pasan, y la luz verdadera brilla ya. Quien dice que está en la luz y aborrece a su hermano está aún en las tinieblas. Quien ama a su hermano permanece en la luz y no tropieza. Pero quien aborrece a su hermano está en las tinieblas, camina en las tinieblas, no sabe a dónde va, porque las tinieblas han cegado sus ojos.
Salmo responsorial: 95
Alégrese el cielo, goce la tierra.
Cantad al Señor un cántico nuevo, / cantad al Señor, toda la tierra; / cantad al Señor, bendecid su nombre. R.
Proclamad día tras día su victoria. / Contad a los pueblos su gloria, / sus maravillas a todas las naciones. R.
El Señor ha hecho el cielo; / honor y majestad lo preceden, / fuerza y esplendor están en su templo. R.
Lucas 2,22-35
Luz para alumbrar a las naciones
Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: “Todo primogénito varón será consagrado al Señor”, y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: “un par de tórtolas o dos pichones.”
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: “Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.”
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María su madre: “Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.”
………………………………………..
Simeón había perdido los dientes, pero no la fe. La fe sobrevive y da luz cuando se apagan las lámparas de la razón humana.
No entiende la razón humana las cosas, y tampoco entiende nada de su propia historia. Pero la fe es la que hace que el tiempo no signifique nada y el creyente no es vencido por el tiempo.
Si el sultán se alegró de sobrevivir a sus parientes, la fe se alegra de la cercanía de la luz en medio de una noche que no da motivos para la esperanza.
………………………………….
Los dientes del Sultan

En un pais muy lejano, al oriente del gran desierto vivia un viejo Sultan, dueño de una inmensa fortuna.

El Sultan era un hombre muy temperamental ademas de supersticioso. Una noche soño que habia perdido todos los dientes. Inmediatamente despues de despertar, mando llamar a uno de los sabios de su corte para pedirle urgentemente que interpretase su sueño.

– ¡Que desgracia mi señor! – exclamo el Sabio – Cada diente caido representa la perdida de un pariente de Vuestra Majestad.

– ¡Que insolencia! – grito el Sultan enfurecido – ¿Como te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aqui!

Llamo a su guardia y ordeno que le dieran cien latigazos, por ser un pajaro de mal agüero. Mas tarde, ordeno que le trajesen a otro Sabio y le conto lo que habia soñado. Este, despues de escuchar al Sultán con atencion, le dijo:

– ¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que vuestra merced tendra una larga vida y sobreviviras a todos sus parientes.

Se ilumino el semblante del Sultan con una gran sonrisa y ordeno que le dieran cien monedas de oro. Cuando este salia del Palacio, uno de los consejeros reales le dijo admirado:

– ¡No es posible! La interpretacion que habeis hecho de los sueños del Sultan es la misma que la del primer Sabio. No entiendo por que al primero le castigo con cien azotes, mientras que a vos con cien monedas de oro.

– Recuerda bien amigo mio –respondio el segundo Sabio– que todo depende de la forma en que se dicen las cosas… La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la enchapamos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente sera aceptada con agrado…

– No olvides mi querido amigo –continuo el sabio– que puedes comunicar una misma verdad de dos formas: la pesimista que solo recalcara el lado negativo de esa verdad; o el optimista, que sabra encontrarle siempre el lado positivo a la misma verdad”.
…………………………………………………….
Viernes 30 de Diciembre de 2011
La Sagrada Familia
________________________________________
Santoral: Sabino, Rainiero
________________________________________

Génesis 15,1-6;21,1-3
Te heredará uno salido de tus entrañas
En aquellos días, Abrán recibió en una visión la palabra del Señor: “No temas, Abrán, yo soy tu escudo, y tu paga será abundante.” Abrán contestó: “Señor, ¿de qué me sirven tus dones, si soy estéril, y Eliezer de Damasco será el amo de mi casa?” Y añadió: “No me has dado hijos, y un criado de casa me heredará.” La palabra del Señor le respondió: “No te heredará ése, sino uno salido de tus entrañas.” Y el Señor lo sacó afuera y le dijo: “Mira al cielo; cuenta las estrellas, si puedes.” Y añadió: “Así será tu descendencia.” Abrán creyó al Señor, y se le contó en su haber. El Señor se fijó en Sara, como lo había dicho; el Señor cumplió a Sara lo que le había prometido. Ella concibió y dio a luz un hijo a Abrán, ya viejo, en el tiempo que había dicho. Abrán llamó al hijo que le había nacido, que le había dado Sara, Isaac.
Salmo responsorial: 104
El Señor es nuestro Dios, se acuerda de su alianza eternamente.
Dad gracias al Señor, invocad su nombre, / dad a conocer sus hazañas a los pueblos. / Cantadle al son de instrumentos, / hablad de sus maravillas. R.
Glorias de su nombre santo, / que se alegren los que buscan al Señor. / Recurrid al Señor y a su poder, / buscad continuamente su rostro. R.
Recordad las maravillas que hizo, / sus prodigios, las sentencias de su boca. / ¡Estirpe de Abrahán, su siervo; / hijos de Jacob, su elegido! R.
Se acuerda de su alianza eternamente, / de la palabra dada, por mil generaciones; / de la alianza sellada con Abrahán, / del juramento hecho a Isaac. R.
Hebreos 11,8.11-12.17-19
Fe de Abrahán, de Sara y de Isaac
Hermanos: Por fe, obedeció Abrahán a la llamada y salió hacia la tierra que iba a recibir en heredad. Salió sin saber adónde iba. Por fe, también Sara, cuando ya le había pasado la edad, obtuvo fuerza para fundar un linaje, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía. Y así, de uno solo y, en este aspecto, ya extinguido, nacieron hijos numerosos como las estrellas del cielo y como la arena incontable de las playas. Por fe, Abrahán, puesto a prueba, ofreció a Isaac; y era su hijo único lo que ofrecía, el destinatario de la promesa, del cual le había dicho Dios: “Isaac continuará tu descendencia.” Pero Abrahán pensó que Dios tiene poder hasta para resucitar muertos. Y así, recobró a Isaac como figura del futuro.
Lucas 2,22-40
El niño iba creciendo y se llenaba de sabiduría
Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, [de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: “Todo primogénito varón será consagrado al Señor”, y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: “un par de tórtolas o dos pichones.”
Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: “Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.” Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: “Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.”
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.]
Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.
…………………………………………
Extraño este cuento de las esposas, pero se parece al amor que Dios nos tiene, fiel. Y al nuestro, infiel. La fidelidad es el atributo de Dios que Él ha querido para las familias. Y para los seres humanos.
Porque es casi condición del pecado original la falta de amor y la infidelidad. Estimamos que la felicidad viene de la infidelidad, que en ese momento nos hemos librado de la esclavitud.
Y, justo en ese momento, no sólo faltamos a la justicia, sino que entramos en esa esclavitud de la que huíamos.
Ahí, por ejemplo, está la parábola del hijo pródigo.
………………………………

Las cuatro esposas

Habia una vez un rey que tenia cuatro esposas. El amaba a su cuarta esposa mas que a las demas y la adornaba con ricas vestiduras y la complacia con las delicadezas mas finas. Solo le daba lo mejor.

Tambien amaba mucho a su tercera esposa y siempre la exhibia en los reinos vecinos. Sin embargo, temia que algun dia ella se fuera con otro.

Tambien amaba a su segunda esposa. Ella era su confidente y siempre se mostraba bondadosa, considerada y paciente con el. Cada vez que el rey tenia un problema, confiaba en ella para ayudarle a salir de los tiempos dificiles.

La primera esposa del rey era una compañera muy leal y había hecho grandes contribuciones para mantener tanto la riqueza como el reino del monarca. Sin embargo, él no amaba a su primera esposa y aunque ella lo amaba profundamente, apenas él se fijaba en ella.

Un día el rey enfermo y se dio cuenta de que le quedaba poco tiempo. Pensó acerca de su vida de lujo, y cavilo: “Ahora tengo cuatro esposas conmigo pero, cuando muera, estaré solo”. Así que le preguntó a su cuarta esposa; “Te he amado más que a las demás, te he dotado con las mejores vestimentas y te he cuidado con esmero. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?”. “¡Ni pensarlo!”. Contestó la cuarta esposa y se alejó sin decir más palabras… Su respuesta penetró en su corazón como un cuchillo filoso.

El entristecido monarca le preguntó a su tercera esposa : “Te he amado toda mi vida. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?”. “¡No!”. Contestó su tercera esposa. “¡La vida es demasiado buena!, ¡Cuando mueras, pienso volverme a casar!”… Su corazón experimentó una fuerte sacudida y se puso frío.
Entonces preguntó a su segunda esposa: “Siempre he venido a ti por ayuda y siempre has estado allí para mí. Cuando muera, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?”. “¡Lo siento, no puedo ayudarte esta vez!”. Contestó la segunda esposa. “Lo más que puedo hacer por tí es enterrarte!”… Su respuesta vino como un relámpago estruendoso que devastó al rey.

Entonces escuchó una voz: “Me iré contigo y te seguiré doquiera tú vayas”… El rey dirigió la mirada en dirección de la voz y allí estaba su primera esposa. Se veía tan delgaducha, sufría de desnutrición. Profundamente afectado, el monarca dijo: “¡Debí haberte atendido mejor cuando tuve la oportunidad de hacerlo!”.

……………………………………………………………………………
Sábado 31 de Diciembre de 2011
7º día de la octava de Navidad
________________________________________
Santoral: Silvestre, Paulina
________________________________________
1Juan 2,18-21
Estáis ungidos por el Santo, y todos vosotros lo conocéis
Hijos míos, es el momento final. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es el momento final. Salieron de entre nosotros, pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros. En cuanto a vosotros, estáis ungidos por el Santo, y todos vosotros lo conocéis. Os he escrito, no porque desconozcáis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira viene de la verdad.
Salmo responsorial: 95
Alégrese el cielo, goce la tierra.
Cantad al Señor un cántico nuevo, / cantad al Señor, toda la tierra; / cantad al Señor, bendecid su nombre, / proclamad día tras día su victoria. R.
Alégrese el cielo, goce la tierra, / retumbe el mar y cuanto lo llena; / vitoreen los campos y cuanto hay en ellos, / aclamen los árboles del bosque. R.
Delante del Señor, que ya llega, / ya llega a regir la tierra: / regirá el orbe con justicia / y los pueblos con fidelidad. R.
Juan 1,1-18
La Palabra se hizo carne
En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: “Éste es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.”” Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
……………………………………….
El valor de nuestra piedra es el valor de nuestra filiación divina.
Podemos disimular cuando pecamos, pero si no somos perdonados hemos perdido el valor.
Nadie se va a engañar el día del juicio.
Cuidemos la piedra que da valor a nuestra vida y es el amor de Dios.
………………………….
EL barrendero

Un dia, un barrendero de Alejandria encontro, mientras limpiaba una acera, una magnifica piedra preciosa. Penso maravillado:
-Sera un diamante? Ire a ver al joyero para que la examine.
Se dirigio al punto a ver al experto. Este le dijo:
-Es, efectivamente, un diamante. El problema es que aqui nadie podra decirte su valor. Para saberlo, tendrias que ir a Inglaterra.
-A Inglaterra! -respondio el barrendero atonito-. Pero como puedo ir yo alli?
-Espabilate!

El hombre vendió todo cuanto tenía, fue a ver a un pirata que poseía una nave y le dijo:
-No tengo más que este diamante… Y es preciso que vaya a Inglaterra para que me lo valoren. Te pagaré una vez allí, cuando lo haya vendido.

El pirata acepto. Ordeno a la tripulacion que le dieran el mejor camarote y rodeo de respeto a su nuevo viajero, pues se trataba de un hombre rico.

El viaje se desarrolló tranquilamente. Pero, un buen día, tras haber comido, el barrendero se durmió en la mesa, con el diamante puesto cerca de él.

Durante su sueño, vino un miembro de la tripulación a limpiar el camarote. Cogió el mantel sin prestar atención y lo sacudió por encima de la borda…y el diamante desapareció junto con las migajas en el océano…

Al despertar, el árabe se sintio morir. Se dio cuenta de que se hallaba en una situación extremadamente precaria, ya que no tenía nada con que pagar su viaje. Sabía lo que le esperaba. Se dijo:
-Si me dejo vencer por el desánimo, mi muerte es segura!… Trataré deponer buena cara al mal tiempo y esperaré a ver qué pasa.

Y esto es lo que hizo. Abandonó el camarote como si nada ocurriera y fingió una serenidad absoluta. El viaje prosiguió sin más problemas. Aunque no le llegaba la camisa al cuerpo, nuestro hombre no dejó traslucir nada y el pirata se siguió mostrando tan respetuoso como antes con él. Un buen día, este último le dijo:

-Tengo una cosa importante que preguntarle. Es usted un hombre poderoso. Siento por usted una gran admiración. Sabe que la nave va cargada de trigo. El problema es que, al llegar a Inglaterra, las autoridades no querrán confiar en mí. Puede que me pidan que pague unas tasas exorbitantes… O tal vez me digan que esta carga la he robado… No sé qué problemas me van a crear, pero, a fin de evitarlos, me permitiría usted poner este cargamento a su nombre. El barrendero aceptó sin discusión. El pirata añadió:
-En Inglaterra, ya lo arreglaremos. Le daré una comisión.

El pirata le hizo firmar distintos papeles que hicieron al árabe propietario de toda la carga.

Una vez en Inglaterra, el pirata vendio su cargamento a muy buen precio. Se vio en posesión de una gran fortuna, pero fulminado por un repentino ataque cardiaco murio justo despues. El producto de la venta fue a parar entonces a nuestro barrendero que finalmente se salió con la suya y se hizo rico.

El barrendero salio, pues, muy bien parado de la situación. La moraleja de esta historia es que este hombre logro salvar su vida porque tuvo un golpe de fortuna. Supo mantenerse en pie en medio de la adversidad y continuó como si nada pasara.
Se trata de una historia que habla del valor y de la concentración en uno mismo.
……………………………………………
Domingo 01 de Enero de 2012
Santa María Madre de Dios
________________________________________
Santoral: Santa María Madre de Dios

Números 6,22-27
Invocarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré
El Señor habló a Moisés: “Di a Aarón y a sus hijos: Ésta es la fórmula con que bendeciréis a los israelitas: “El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor se fije en ti y te conceda la paz”. Así invocarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré.”
Salmo responsorial: 66
El Señor tenga piedad y nos bendiga.
El Señor tenga piedad y nos bendiga, / ilumine su rostro sobre nosotros; / conozca la tierra tus caminos, / todos los pueblos tu salvación. R.
Que canten de alegría las naciones, / porque riges el mundo con justicia, / riges los pueblos con rectitud / y gobiernas las naciones de la tierra. R.
Oh Dios, que te alaben los pueblos, / que todos los pueblos te alaben. / Que Dios nos bendiga; que le teman / hasta los confines del orbe. R.
Gálatas 4,4-7
Envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer
Hermanos: Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la Ley, para rescatar a los que estaban bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción. Como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones al Espíritu de su Hijo que clama: “¡Abbá! (Padre).” Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios.
Lucas 2,16-21
Encontraron a María y a José, y al niño. A los ocho días, le pusieron por nombre Jesús
En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo a Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Los pastores se volvieron dando gloria y alabanza a Dios por lo que habían visto y oído; todo como les habían dicho.
Al cumplirse los ocho días, tocaba circuncidar al niño, y le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.
……………………………………
María es la bendición de Dios y el retrato de su gracia, por eso es la Madre de Dios.
María es la imagen que Dios quiso poner en el ser humano.
María, la mujer sin pecado, la que sabe amar.
Ruega por nosotros.
Cómo podemos llegar a poseer a Dios si nos negamos a amar a su Madre.
…………………………………………………………………………
El Hijo

Un hombre rico y su hijo tenían gran pasión por el arte. Tenían de todo en su colección; desde Picasso hasta Rafael.

Muy a menudo, se sentaban juntos a admirar las grandes obras de arte, desgraciadamente, el hijo fue a la guerra. Fue muy valiente y murió en la batalla mientras rescataba a otro soldado.

El padre recibió la noticia y sufrió profundamente la muerte de su único hijo. Un mes más tarde, justo antes de la Navidad, alguien tocó a la puerta. Un joven con un gran paquete en sus manos dijo al padre: “Señor, usted no me conoce, pero yo soy el soldado por quien su hijo dio la vida. El salvó muchas vidas ese día, y me estaba llevando a un lugar seguro cuando una bala le atravesó el pecho, muriendo así instantáneamente.

El hablaba muy a menudo de usted y de su amor por el arte.”

El muchacho extendió los brazos para entregar el paquete: “Yo se que esto no es mucho. Yo no soy un gran artista, pero creo que a su hijo le hubiera gustado que usted recibiera esto.” El padre abrió el paquete. Era un retrato de su hijo, pintado por el joven soldado.

El contempló con profunda admiración la manera en que el soldado había capturado la personalidad de su hijo en la pintura. El padre estaba tan atraído por la expresión de los ojos de su hijo que los suyos propios se arrasaron de lágrimas.

Le agradeció al joven soldado y ofreció pagarle por el cuadro. “Oh no, Señor, yo nunca podría pagarle lo que su hijo hizo por mi. Es un regalo.”

El padre colgó el retrato arriba de la repisa de su chimenea. Cada vez que los visitantes e invitados llegaban a su casa, les mostraba el retrato de su hijo antes de mostrar su famosa galería. El hombre murió unos meses más tarde y se anunció una subasta con todas las pinturas que poseía.

Mucha gente importante e influyente acudió con grandes expectativas de hacerse con un famoso cuadro de la colección. Sobre la plataforma estaba el retrato del hijo.

El subastador golpeo su mazo para dar inicio a la subasta. “Empezaremos los remates con este retrato del hijo, quien ofrece por este retrato?” Hubo un gran silencio.

Entonces una voz del fondo de la habitación gritó: “Queremos ver las pinturas famosas” “Olvídese de esa”. Sin embargo el subastador persistió: “Alguien ofrece algo por esta pintura? $100.00? $200.00?” Otra voz gritó con enojo: “No venimos por esa pintura, venimos por los Van Goghs, los Rembrandts. Vamos a las ofertas de verdad”

Pero aún así el subastador continuaba su labor: “El Hijo, El Hijo, Quien se lleva El hijo?” Finalmente una voz se oyó desde muy atrás de la habitación: “Yo doy diez dólares por la pintura” Era el viejo jardinero del padre y del hijo. Siendo un hombre muy pobre, era lo único que podía ofrecer.

“¿Tenemos $10? ¿Quién da $20?”, gritó el subastador. La multitud se estaba enojando mucho. No querían la pintura de El Hijo. Querían las que representaban una valiosa inversión para sus propias colecciones.

El subastador golpeó por fin el mazo: “Va una, van dos, VENDIDA por $10” “Empecemos con la colección!”, gritó uno. El subastador soltó su mazo y dijo: “Lo siento mucho, damas y caballeros, pero la subasta llegó a su final”

“Pero, ¿y las pinturas?”, dijeron los interesados; “Lo siento”, contestó el subastador; “cuando me llamaron para conducir esta subasta, se me dijo de un secreto estipulado en el testamento del dueño. Yo no tenía permitido revelar esta estipulación hasta este preciso momento. Solamente la pintura de EL HIJO sería subastada. Aquel que la aceptara heredaría absolutamente todas las posesiones de este hombre, incluyendo las famosas pinturas. El hombre que aceptó quedarse con EL HIJO se queda con TODO”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: