Lunes, 16 de Abril del 2012

Lunes 16 de Abril de 2012
Lunes 2ª semana de Pascua
________________________________________
Santoral: Engracia, Flavio
________________________________________
Hechos 4,23-31
Al terminar la oración, los llenó a todos el Espíritu Santo, y anunciaban con valentía la palabra de Dios
En aquellos días, puestos en libertad, Pedro y Juan volvieron al grupo de los suyos y les contaron lo que les habían dicho los sumos sacerdotes y los ancianos. Al oírlo, todos juntos invocaron a Dios en voz alta: “Señor, tú hiciste el cielo, la tierra, el mar y todo lo que contienen; tú inspiraste a tu siervo, nuestro padre David, para que dijera: “¿Por qué se amotinan las naciones, y los pueblos planean un fracaso? Se alían los reyes de la tierra, los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Mesías.” Así fue: en esta ciudad se aliaron Herodes y Poncio Pilato con los gentiles y el pueblo de Israel contra tu santo siervo Jesús, tu Ungido, para realizar cuanto tu poder y tu voluntad habían determinado. Ahora, Señor, mira cómo nos amenazan, y da a tus siervos valentía para anunciar tu palabra; mientras tu brazo realiza curaciones, signos y prodigios, por el nombre de tu santo siervo Jesús.”
Al terminar la oración, tembló el lugar donde estaban reunidos, los llenó a todos el Espíritu Santo, y anunciaban con valentía la palabra de Dios.
Salmo responsorial: 2
Dichosos los que se refugian en ti, Señor.
¿Por qué se amotinan las naciones, / y los pueblos planean un fracaso? / Se alían los reyes de la tierra, / los príncipes conspiran / contra el Señor y contra su Mesías: / “Rompamos sus coyundas, / sacudamos su yugo”. R.
El que habita en el cielo sonríe, / el Señor se burla de ellos. / Luego les habla con ira, / los espanta con su cólera: / “Yo mismo he establecido a mi rey / en Sión, mi monte santo.” R.
Voy a proclamar el decreto del Señor; / él me ha dicho: / “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy. / Pídemelo: te daré en herencia las naciones, / en posesión, los confines de la tierra: / los gobernarás con cetro de hierro, / los quebrarás como jarro de loza.” R.
Juan 3,1-8
El que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios
Había un fariseo llamado Nicodemo, jefe judío. Éste fue a ver a Jesús de noche y le dijo: “Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él.” Jesús le contestó: “Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.” Nicodemo le pregunta: “¿Cómo puede nacer un hombre, siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?” Jesús le contestó: “Te lo aseguro, el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.”
……………………………………………….
Nicodemo no está tocado por el Espíritu, por eso no es libre para venir de día, para dejar todo y volver a nacer. Porque para nacer hace falta morir. Porque para ser libre como el viento, como el Espíritu, hay que dejarse llevar por ese Espíritu, como los barcos sobre la mar.
El jardín no tiene comparación con el bosque. El primero es esclavo del jardinero, el segundo es obra de Dios.
…………………………………..
El jardín y el monte

Burlose un jardín florido
de la incultura del monte;
-«¿Cómo así tan sin ropaje?
»¿Tu desnudez no conoces?
»¡El manto con que me cubro 5
»lo esmaltan ricos colores;
»pero el tuyo es deslucido:
»¡Qué aridez! ¡Serás muy pobre!»-
-«Esto dicen; mas no pienses
»que tus galas ambicione; 10
»las flores que tú produces
»son bien efímeras flores;
»apenas duran un día. [54]
»Pero yo he criado el roble,
»y el roble vivirá un siglo: 15
»la diferencia es enorme.»-
***
Qué bien dijo aquel que dijo
«que el hábito no hace el monje.»

[55]
…………………………………………
________________________________________

Martes 17 de Abril de 2012
Martes 2ª semana de Pascua
________________________________________
Santoral: Aniceto, Leopoldo
Hechos 4,32-37
Todos pensaban y sentían lo mismo
En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor. Y Dios los miraba a todos con mucho agrado. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno. José, a quien los apóstoles apellidaron Bernabé, que significa Consolado, que era levita y natural de Chipre, tenía un campo y lo vendió; llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles.
Salmo responsorial: 92
El Señor reina, vestido de majestad.
El Señor reina, vestido de majestad, / el Señor, vestido y ceñido de poder. R.
Así está firme el orbe y no vacila. / Tu trono está firme desde siempre, / y tú eres eterno. R.
Tus mandatos son fieles y seguros; / la santidad es el adorno de tu casa, / Señor, por días sin término. R.
Juan 3,5a.7b-15
Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre
En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: “Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.” Nicodemo le preguntó: “¿Cómo puede suceder eso?” Le contestó Jesús: “Y tú, el maestro de Israel, ¿no lo entiendes? Te lo aseguro, de lo que sabemos hablamos; de lo que hemos visto damos testimonio, y no aceptáis nuestro testimonio. Si no creéis cuando os hablo de la tierra, ¿cómo creeréis cuando os hable del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.”
………………………………
El amor siempre se prueba con el sacrificio, no con las palabras. Jesús da testimonio de su amor con su cruz, por eso tiene que ser elevado, para que crean.
Nicodemo, por el contrario, tiene palabras pero no se atreve a amar en cruz.
Su amor es tan mentiroso que le engaña a él mismo.
Como las olas del mar.
……………………..
La niña y las ondas

-«Teme, ángel mío,
»las ondas mansas;
»huye sus besos.
»Deja la playa.»-
-«No, madre mía. 5
»¿Cómo temerlas
»si me acarician?»- [52]
Pasa un instante;
las crespas olas,
mintiendo halagos, 10
vuelven traidoras;
y ¡ay! que al mar llevan
al angelito
que fió en ellas.
***
Olas: las mismas 15
que en lenguas de agua
laméis la arena,
para tragarla;
sois fementidas:
tenéis los besos 20
de la perfidia.

………………………………………..
________________________________________

Miércoles 18 de Abril de 2012
Miércoles 2ª semana de Pascua
________________________________________
Santoral: Perfecto, Pedro Galdino

Hechos 5,17-26
Los hombres que metisteis en la cárcel están en el templo enseñando al pueblo
En aquellos días, el sumo sacerdote y los de su partido -la secta de los saduceos-, llenos de envidia, mandaron prender a los apóstoles y meterlos en la cárcel común. Pero, por la noche, el ángel del Señor les abrió las puertas de la celda y los sacó fuera, diciéndoles: “Id al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida.”
Entonces ellos entraron en el templo al amanecer y se pusieron a enseñar. Llegó entre tanto el sumo sacerdote con los de su partido, convocaron el Sanedrín y el pleno de los ancianos israelitas, y mandaron por los presos a la cárcel. Fueron los guardias, pero no los encontraron en la celda, y volvieron a informar: “Hemos encontrado la cárcel cerrada, con las barras echadas, y a los centinelas guardando las puertas; pero, al abrir, no encontramos a nadie dentro.” El comisario del templo y los sumos sacerdotes no atinaban a explicarse qué había pasado con los presos. Uno se presentó, avisando: “Los hombres que metisteis en la cárcel están ahí en el templo y siguen enseñando al pueblo.” El comisario salió con los guardias y se los trajo, sin emplear la fuerza, por miedo a que el pueblo los apedrease.
Salmo responsorial: 33
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.
Bendigo al Señor en todo momento, / su alabanza está siempre en mi boca; / mi alma se gloría en el Señor: / que los humildes lo escuchen y se alegren. R.
Proclamad conmigo la grandeza del Señor, / ensalcemos juntos su nombre. / Yo consulté al Señor, y me respondió, / me libró de todas mis ansias. R.
Contempladlo, y quedaréis radiantes, / vuestro rostro no se avergonzará. / Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha / y lo salva de sus angustias. R.
El ángel del Señor acampa / en torno a sus fieles y los protege. / Gustad y ved qué bueno es el Señor, / dichoso el que se acoge a él. R.
Juan 3,16-21
Dios mandó su Hijo para que el mundo se salve por él
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.
…………………………..
Cuando alguien llegó a la verdadera libertad no está sujeto ni con el sacrificio ni con las barras de la cárcel, ni con la vejez, ni con la muerte. Es luz que traspasa libremente los espacios y llega a aquellos que aman la luz.
…………………………….
El viejo y la voz
La materia y el espíritu

-«Partes de mi propio cuerpo,
»formas un tiempo lozanas,
»¿cómo así os desmoronáis?-
-triste un viejo preguntaba.-
»Encaneció mi cabeza; 5
»púsose corva la espalda;
»la tez perdió su tersura
»y hasta las fuerzas me faltan.
»¿De qué arcilla deleznable,
»de qué polvo estáis formadas, 10 [50]
»que, en la escala de la vida,
»el subir os anonada?»-
-«¿Es que la materia muere»-
Clamó una voz sobrehumana.
-«Facultades del espíritu, 15
»que, buscando mejor patria,
»pugnáis siempre por romper
»la prisión que os avasalla;
»¿cómo tan altas crecéis?»-
-El mismo viejo exclamaba.- 20
-«Ahora mi entendimiento
»sus horizontes ensancha;
»y es mi voluntad más firme,
»y es mi memoria más clara.
»Nobilísimas potencias, 25
»¿de qué esencia estáis formadas,
»que en la aridez del invierno
»florecéis con tantas galas?»-
Y la voz dijo: -«El Eterno
»las forjó en excelsa fragua. 30
»Ellas proclaman a coro
»la inmortalidad del alma.»- [51]

……………………………………………………
________________________________________

Jueves 19 de Abril de 2012
Jueves 2ª semana de Pascua
________________________________________
Santoral: León, Ema
Hechos 5,27-33
Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo
En aquellos días, los guardias condujeron a los apóstoles a presencia del Sanedrín, y el sumo sacerdote les interrogó: “¿No os habíamos prohibido formalmente enseñar en nombre de ése? En cambio, habéis llenado Jerusalén con vuestra enseñanza y queréis hacernos responsables de la sangre de ese hombre.” Pedro y los apóstoles replicaron: “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó, haciéndolo jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados. Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen.” Esta respuesta los exasperó, y decidieron acabar con ellos.
Salmo responsorial: 33
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.
Bendigo al Señor en todo momento, / su alabanza está siempre en mi boca. / Gustad y ved qué bueno es el Señor, / dichoso el que se acoge a él. R.
El Señor se enfrenta con los malhechores, / para borrar de la tierra su memoria. / Cuando uno grita, el Señor lo escucha / y lo libra de sus angustias. R.
El Señor está cerca de los atribulados, / salva a los abatidos. / Aunque el justo sufra muchos males, / de todos lo libra el Señor. R.
Juan 3,31-36
El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano
El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica la veracidad de Dios. El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.
………………………..
La vida eterna, como la verdad, sobresale. Los apóstoles la vuelven a proclamar ante sus jueces y verdugos. Su libertad y sus fidelidad ejemplares nos invitan a la fe. Es imposible dudar de quien está tan seguro.
………………………………………
El corcho
Hundid el corcho-y él se levanta;
no se sumerge;-flota en el agua.
***
La verdad, dicen,-que está formada
de esa corteza-que sobrenada. [49]
…………………………………..
________________________________________

Viernes 20 de Abril de 2012
Viernes 2ª semana de Pascua
________________________________________
Santoral: Sulpici, Edgardo
Hechos 5,34-42
Salieron contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús
En aquellos días, un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la Ley, respetado por todo el pueblo, se levantó en el Sanedrín, mandó que sacaran fuera un momento a aquellos hombres y dijo: “Israelitas, pensad bien lo que vais a hacer con esos hombres. No hace mucho salió un tal Teudas, dándoselas de hombre importante, y se le juntaron unos cuatrocientos hombres. Fue ejecutado, dispersaron a todos sus secuaces, y todo acabó en nada. Más tarde, cuando el censo, salió Judas el Galileo, arrastrando detrás de sí gente del pueblo; también pereció, y dispersaron a todos sus secuaces. En el caso presente, mi consejo es éste: No os metáis con esos hombres; soltadlos. Si su idea y su actividad son cosa de hombres, se dispersarán; pero, si es cosa de Dios, no lograréis dispersarlos, y os expondríais a luchar contra Dios.”
Le dieron la razón y llamaron a los apóstoles, los azotaron, les prohibieron hablar en nombre de Jesús y los soltaron. Los apóstoles salieron del Sanedrín contentos de haber merecido aquel ultraje por el nombre de Jesús. Ningún día dejaban de enseñar, en el templo y por las casas, anunciando el Evangelio de Jesucristo.
Salmo responsorial: 26
Una cosa pido al Señor: habitar en su casa.
El Señor es mi luz y mi salvación, / ¿a quién temeré? / El Señor es la defensa de mi vida, / ¿quién me hará temblar? R.
Una cosa pido al Señor, / eso buscaré: / habitar en la casa del Señor / por los días de mi vida; / gozar de la dulzura del Señor, / contemplando su templo. R.
Espero gozar de la dicha del Señor / en el país de la vida. / Espera en el Señor, sé valiente, / ten ánimo, espera en el Señor. R.
Juan 6,1-15
Repartió a los que estaban sentados todo lo que quisieron
En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: “¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?” Lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe le contestó: “Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo.”
Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: “Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?” Jesús dijo: “Decid a la gente que se siente en el suelo.” Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado.
Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: “Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.” Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: “Este sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo.” Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.
…………………..
Poco duraría el entusiasmo de los beneficiados por el milagro del Señor.
Así somos.
…………………………………..
En el sol y en la sombra
Mientras espléndido el sol
doró mi ser, ¡cosa rara!
con trazas de amiga fiel,
mi sombra me acompañaba.
Después el sol se ocultó; 5
perdí su lluvia dorada;
y al verme sin ella ya,
la sombra me dejó, ingrata.
***
¡Cuántas sombras de amistad
desvanece la desgracia! 10
…………………………………….
________________________________________

Sábado 21 de Abril de 2012
Sábado 2ª semana de Pascua
________________________________________
Santoral: Anselmo
Hechos 6,1-7
Eligieron a siete hombres llenos de espíritu
En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los Doce convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron: “No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra.” La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando.
La palabra de Dios iba cundiendo, y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.
Salmo responsorial: 32
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.
Aclamad, justos, al Señor, / que merece la alabanza de los buenos. / Dad gracias al Señor con la citara, / tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R.
Que la palabra del Señor es sincera, / y todas sus acciones son leales; / él ama la justicia y el derecho, / y su misericordia llena la tierra. R.
Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, / en los que esperan en su misericordia, / para librar sus vidas de la muerte / y reanimarlos en tiempo de hambre. R.
Juan 6,16-21
Vieron a Jesús caminando sobre el lago
Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al lago, embarcaron y empezaron a atravesar hacia Cafarnaún. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, y el lago se iba encrespando. Habían remado unos cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el lago, y se asustaron. Pero él les dijo: “Soy yo, no temáis.” Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio a donde iban.
…………………………..
Sobre la barca no se vive. Se trata de un suelo falso sobre la superficie de la muerte. La vida sobre la barca es precaria. Puede fallar en cualquier momento.
Jesús, sin embargo, que camina sobre las aguas, es otra cosa. Nos mueve a seguirle en la fe, que no duda ni se funda exclusivamente en los argumentos que parecen sustentarla, sino sobre el testimonio de Dios, que resucita a Jesucristo, y le hace caminar sin acobardarse sobre las aguas de la muerte.
Los pavos que saltan sobre el hierro candente somos nosotros que parecemos felices, pero que, en el frenesí de nuestro desenfrenado estrépito, no hacemos otra cosa sino olvidarnos de nuestro propio miedo. El miedo a la muerte.
…………………………………..

El saltimbanquis

A trompetazos un saltimbanquis
la gente llama,
y en torno suyo, formando corro,
todos se paran.
-«¡Ea, señores, que ya comienza 5
»la alegre danza.»-
Y varios pavos al punto arroja
sobre una plancha.
En cuanto ponen los pies en ella,
las aves saltan; 10 [47]
y gesticulan; y dan chillidos;
baten las alas.
A carcajadas se ríe el vulgo,
y hay quien exclama:
-«Bien se comprende que de sus pechos 15
»el gozo estalla;
»¿quién dudar puede que son dichosos
»cuando así bailan?»-
-«Mal los juzgasteis. Sus espavientos,
-otra voz clama- 20
»son los martirios del vivo fuego
»que les abrasa;
»los pobres tienen un hierro ardiente
»bajo su pata.»-
***
Más de un artista, bufón forzado 25
sobre las tablas,
lleva en su pecho candente el hierro
de la desgracia,
y en sus adentros sufre dolores
y vierte lágrimas.
……………………………………………. 30 [48]

________________________________________

Domingo 22 de Abril de 2012
3º Domingo de Pascua
________________________________________
Santoral: Sotero Cayo, Agapito

Hechos de los apóstoles 3,13-15.17-19
Matasteis al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos
En aquellos días, Pedro dijo a la gente: “El Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, al que vosotros entregasteis y rechazasteis ante Pilato, cuando había decidido soltarlo. Rechazasteis al santo, al justo, y pedisteis el indulto de un asesino; matasteis al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos. Sin embargo, hermanos, sé que lo hicisteis por ignorancia, y vuestras autoridades lo mismo; pero Dios cumplió de esta manera lo que había dicho por los profetas, que su Mesías tenía que padecer. Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que se borren vuestros pecados.”
Salmo responsorial: 4
Haz brillar sobre nosotros la luz de tu rostro, Señor.
Escúchame cuando te invoco, Dios, defensor mío; / tú que en el aprieto me diste anchura, / ten piedad de mí y escucha mi oración. R.
Hay muchos que dicen: “¿Quién nos hará ver la dicha, / si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?” R.
En paz me acuesto y en seguida me duermo, / porque tú solo, Señor, me haces vivir tranquilo. R.
1Juan 2,1-5
Él es víctima de propiciación por nuestros pecados y también por los del mundo entero
Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero. En esto sabemos que lo conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: “Yo lo conozco”, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en él.
Lucas 24,35-48
Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día
En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: “Paz a vosotros.” Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: “¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.” Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: “¿Tenéis ahí algo de comer?” Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: “Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.” Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.”
……………………………………………………..
Ante el miedo surge la paz. Ante la duda, la certeza que se ve corroborada por la ingestión del pedazo de pez. Ante la oscuridad surge la luz con la palabra de Cristo que explica la necesidad de la cruz. Ante el futuro surge la misión del testimonio.
Jesús trae con su presencia, la fuerza del Espíritu, la alegría de la compañía divina, la seguridad de su amor y la fidelidad de su ayuda.
No entiendo por qué, después de ello, todavía me cuesta el seguimiento y la fidelidad de mi parte.
La fábula del hijo del león nos indica que el verdadero rey fortalece con su propia paz, con su clemencia y con su misericordia: Jesucristo.
………………………….
________________________________________
El león y su hijo
-«¡Pobre hijo mío! tu natalicio
»va presidido de aciaga estrella;
»con darte vida, perdió la suya
»tu augusta madre, la infeliz reina.
»Y ¿quién ahora, cabe tu cuna, 5
»velará amante por tu existencia
»dando a tu cuerpo jugosa leche,
»y altas virtudes a tu alma tierna?»-
Eso decía, meditabundo,
el poderoso rey de las selvas, 10
príncipe egregio, que en todo imprime
los resplandores de su grandeza;
pero, venciendo tenaz congoja,
yergue su frente, y al punto ordena
que se convoquen a su manida 15
las más robustas lechosas hembras;
y la que elija, como nodriza
para su hijuelo, tendrá riquezas
en abundancia, dijes preciados,
cubil muy blando, comida espléndida. 20
Pronto al reclamo del pregonero,
que rebuznaba con entereza, [44]
del alto monte, del hueco valle,
de los breñales y la pradera,
iban surgiendo las candidatas. 25
Cuando estuvieron en asamblea,
con voz potente, desde su trono,
el León hablolas de esta manera:
-«Ese cachorro, recién nacido,
»vástago ilustre de mi ralea, 30
»es el que un día, monarca fuerte,
»ha de regiros en paz y en guerra.
»Para que sea digno del solio,
»hay que inspirarle grandes ideas;
»nutrir su mente de hechos heroicos; 35
»darle virtudes que le enaltezcan.
»Venid, pues, todas; no haya recelo;
»cada cual hable con su llaneza,
»y exponga franca qué moral sabia,
»qué delicadas máximas bellas 40
»hará que suenen en los oídos
»de esa criatura, toda inocencia.»-
Vino la zorra: -«Yo enseñarele
»actos de dolo, mañas arteras.»-
-«Yo la venganza» -dijo la loba. 45
-«Idos entrambas, que sois perversas.»-
-«Le haré ligero» -dijo la corza. [45]
-«Yo fiel y dócil» -clamó la perra.
-«Quiérole manso» -dijo la burra.
-«Yo altivo y noble» -dijo la yegua. 50
-«Bien, pobrecitas, ¿y la elefanta
qué bien la inculca?»-
-«La fortaleza
»con la dulzura.»-
-«¡Prendas preciosas!
»¿Y qué le infundes, tú, blanda oveja?»-
En voz muy queda, toda temblando: 55
-«Gran rey, responde, yo la clemencia.»-
-«Esa, hija mía; esa es, sin duda,
»de las virtudes la más excelsa:
»ella es un lazo que, en amor santo,
»con el vasallo nos encadena; 60
»ella nos hace ligero siempre
»el duro peso de la diadema.
»Ve: da tus pechos a mi cachorro;
»vela amorosa su cuna regia.»-
***
¿Quién, sospechara que un ser salvaje 65
con tales dotes resplandeciera?
Y ¿habrá un monarca que no perdone
cuando perdonan hasta las fieras? [4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: