Lunes 22 -4-2013

 

 

 

Lunes 22 de Abril de 2013

Lunes 4ª semana de Pascua


Santoral: Sotero Cayo, Agapito

 

Hechos 11,1-18

También a los gentiles les ha otorgado Dios la conversión que lleva a la vida

En aquellos días, los apóstoles y los hermanos de Judea se enteraron de que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios. Cuando Pedro subió a Jerusalén, los partidarios de la circuncisión le reprocharon: “Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos.”

Pedro entonces se puso a exponerles los hechos por su orden: “Estaba yo orando en la ciudad de Jafa, cuando tuve en éxtasis una visión: Algo que bajaba, una especie de toldo grande, cogido de los cuatro picos, que se descolgaba del cielo hasta donde yo estaba. Miré dentro y vi cuadrúpedos, fieras, reptiles y pájaros. Luego oí una voz que me decía: “Anda, Pedro, mata y come.” Yo respondí: “Ni pensarlo, Señor; jamás ha entrado en mi boca nada profano o impuro.” La voz del cielo habló de nuevo: “Lo que Dios ha declarado puro, no lo llames tú profano.” Esto se repitió tres veces, y de un tirón lo subieron todo al cielo.

En aquel preciso momento se presentaron, en la casa donde estábamos, tres hombres que venían de Cesarea con un recado para mí. El Espíritu me dijo que me fuera con ellos sin más. Me acompañaron estos seis hermanos, y entramos en casa de aquel hombre. Él nos contó que había visto en su casa al ángel que, en pie, le decía: “Manda recado a Jafa e invita a Simón Pedro a que venga; lo que te diga te traerá la salvación a ti y a tu familia.”

En cuanto empecé a hablar, bajó sobre ellos el Espíritu Santo, igual que había bajado sobre nosotros al principio; me acordé de lo que había dicho el Señor: “Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo.” Pues, si Dios les ha dado a ellos el mismo don que a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para oponerme a Dios?”

Con esto se calmaron y alabaron a Dios diciendo: “También a los gentiles les ha otorgado Dios la conversión que lleva a la vida.”

Salmo responsorial: 41

Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo.

Como busca la cierva / corrientes de agua, / así mi alma te busca / a ti, Dios mío; / tiene sed de Dios, / del Dios vivo: / ¿cuándo entraré a ver / el rostro de Dios? R.

Envía tu luz y tu verdad: /que ellas me guíen / y me conduzcan hasta tu monte santo, / hasta tu morada. R.

Que yo me acerque al altar de Dios, / al Dios de mi alegría; / que te dé gracias al son de la cítara, / Dios, Dios mío. R.

Juan 10,1-10

Yo soy la puerta de las ovejas

En aquel tiempo, dijo Jesús: “Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.”

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: “Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.”

…………………….

La puerta de las ovejas.

Una cosa que siempre me ha extrañado es la infidelidad. Y me extraña como me sorprende el pecado. El pecado sorprende al pecador como algo que, siendo lógico en el ser humano, no corresponde a la idea que se había hecho de sí mismo. El pecado es un fracaso y suele roer la esperanza.

Por eso se opone al pecado simplemente la fe y la obediencia, que es otra forma de llamar a la humildad. Generalmente no dudamos de nuestra inteligencia. Pero es lo más afectado por el engaño del maligno. Por eso lo único objetivamente seguro es la puerta del corral. Si entras por ella no puedes ser atacado. Cristo es la puerta.

Él ha vencido al Maligno. Éste te puede engañar en todo lugar, menos si entras por la puerta. Otro lugar es el del Maligno, otro pastor lo mismo. Pero la humildad de buscar la senda en la que yo no decido sino que me la marca el Señor, es el signo de la verdadera inteligencia.

………………………………………….

Las meditaciones sobre la validez de la propia vida del padre Christopher

El Padre Christopher, de S. Pedro de Macorís, Argentina, volvía desanimado a su casa…, iba con más penas en el alma y más problemas de los que este pobre misionero podía soportar en medio de un lodazal de caña y fango.  “Me pesaba la parroquia, me aplastaba la misión. Me parecía que corría y corría de un lado a otro y no había hecho nada en todos estos años, me sentía bastante fracasado…”

Recordó que por allí había una enferma que visitar en una casucha, y entró a verla mientras pensaba: “estoy muerto, agotado, si no tengo nada que dar” Se llamaba Marta, estaba con otros nueve entre hijos, hermanos, su madre. Estaba inválida, tendría quizá 34 años, el cuerpo esquelético cubierto de costras sobre un camastro mugriento. Sonrió de verdad, de sus adentros, y le dijo: “Padre ¿ha venido a rezar?” – “Sí, sí, claro, para eso he venido, para rezar”.  “Busqué el Breviario… comencé a rezar el himno… que vamos aquí copiando, al hilo de sus reflexiones de esos días: ‘En esta tarde, Cristo del Calvario, / vine a rogarte por mi carne enferma; / pero, al verte, mis ojos van y vienen / de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza’. Marta me escuchaba, yo no veía ya más que la viva imagen de un Cristo desgarrado, triturado por mil hambres y mil cruces”.
Al llegar a la noche el sacerdote fue a rezar a Cristo en la Cruz: “Jesús de mi vida, ¡haber conocido tu amor… y todavía andarme con quejas y tonterías. Pastor bueno, tan herido de pecados y de amores, ¿Cómo quejarme de mis pies cansados, / cuando veo los tuyos destrozados? / ¿Cómo mostrarte mis manos vacías, / cuando las tuyas están llenas de heridas? Pensaba en aquella mujer, imagen del crucificado, que sufría dolores espantosos por todo el cuerpo, pero, sobre todo, una llaga purulenta en la espalda, que jamás cerraba.¡Aprendí tanto de esta mujer!. Era casi imposible oír una queja de sus labios. Yo le hablaba de la bondad de Dios, de la vida eterna, hasta que en una ocasión me preguntó: ‘Padre, ¿qué hay que hacer para ir al cielo? yo no estoy bautizada y mis hijos tampoco…’”

El día del bautismo, una tarde del verano de 1999, a Marta no le cabía mas felicidad en el alma… y aquel día el sacerdote le dijo a Jesús: “Hoy sé que te bastan mis manos vacías.  Ahora sé que no es el aplauso y el éxito de este mundo lo que forja al misionero, sino que se mide su valer por las heridas de unos clavos que el mundo no sabe ver, las manos cada vez más vacías de mí, para bendecir, para acariciar, para curar, para amar, para servir, Manos, dame, Señor, de pastor, manos llenas solo de tu amor y tu ternura”

Y repitió las palabras del himno “¿Cómo explicarte a ti mi soledad, / cuando en la cruz alzado y solo estas? / ¿Cómo explicarte que no tengo amor, / cuando tienes rasgado el corazón?”

El calvario de Marta adelantaba… se le iba pudriendo la vida poco a poco. En eso Dios le mandó un ángel, se llamaba Marina, una misionera que la cuidó…

Y pensó el sacerdote en esa soledad, icono y transparencia de las de Jesús, “En tu vida, Jesús, pasaste las soledades más hermosas y radiantes que mente humana pudiese imaginar… la confianza total en su proyecto de amor, con María; pero también, ¡que espantosas esas otras soledades, de hieles y vinagres saturadas! Aquellos a quienes llamaste amigos y ahora tan solo te dejaban. ¡Getsemaní del alma! ¡Qué duro amar a quienes ahora tan poco te aman!… Robaste mi corazón en mi adolescencia enamorada, mi primer amor; contigo me fui sin pensarlo dos veces y me sellaste el alma y dijiste: “te basta mi gracia”.  ¡Cuán feliz me has hecho con esa alegría que reservas para quienes -solo por amor- lo perdieron un día todo por ti y lo dejaron todo en la arada! Yo no sabía que en este mundo se pudiera ser tan feliz. ¡Cuánto te agradezco haber sentido tu llamada!…, enfermo de amores y repleto de gracias: soledades,  noches angustiosas que me hicieron entender que sacerdocio es dolor, y que quien no sabe de penas nada sabe de amores; ¡Qué duras las soledades quien -por solo tenerte a ti- nada, nada tiene cuando tú te alejas..!”.

Decía Marta en sus últimos días: “nací para sufrir, pero ¡cuántos hay que no tienen en este mundo gente tan buena como ustedes para aliviar las penas!… Si hubiera más gente así, todo el mundo sería feliz…”…

Y pensaba el sacerdote: “Te veo ahí, colgado entre el cielo y la tierra, coronado de espinas sin belleza, sin aliento. Costado abierto y la mirada al cielo.  Y pienso si aún no me faltan, lanzas, coronas, clavos y el costado abierto, que disipen más mis quejas y mis tormentos. Jesús ¿que es un sacerdote sin tormentos?”

 Un día llego uno de los hijos de Marta: “mi mamá se está muriendo”

Murió confiada en Dios, sin una sola queja. Y el sacerdote pensó que así rezaba el final del himno:
“Y solo pido no pedirte nada, / estar aquí junto a tu imagen muerta, / ir aprendiendo que el dolor es solo / la llave santa de tu santa puerta”

 Dame ser contigo, pastor herido, pastor bueno… Dame Jesús, brazos fuertes para cargar a todos, ovejas al hombro y en el entrecruzar de mis brazos todos los corderos del mundo y que junto a mi corazón, descansen en tu regazo… Amén.

……………………………………………..

El  pastor único, Cristo, no ha dejado nunca de dar santos pastores, con su corazón, a la Iglesia.

Que siga habiendo. Son necesarios. Son sus manos y sus pies. Y, sobre todo, son su evangelio, su amor, hecho carne.

……………………..


 

 

 

 

Martes 23 de Abril de 2013

Martes 4ª semana de Pascua


Santoral: Jorge


Hechos 11,19-26

Se pusieron a hablar también a los griegos, anunciándoles el Señor Jesús

En aquellos días, los que se habían dispersado en la persecución provocada por lo de Esteban llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la palabra más que a los judíos. Pero algunos, naturales de Chipre y de Cirene, al llegar a Antioquía, se pusieron a hablar también a los helenistas, anunciándoles la Buena Noticia del Señor Jesús. Como la mano del Señor estaba con ellos, gran número creyó y se convirtió al Señor.

Llegó la noticia a la Iglesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé a Antioquía; al llegar y ver la acción de la gracia de Dios, se alegró mucho, y exhortó a todos a seguir unidos al Señor con todo empeño; como era hombre de bien, lleno de Espíritu Santo y de fe, una multitud considerable se adhirió al Señor. Más tarde, salió para Tarso, en busca de Saulo; lo encontró y se lo llevó a Antioquía. Durante un año fueron huéspedes de aquella Iglesia e instruyeron a muchos. Fue en Antioquía donde por primera vez llamaron a los discípulos cristianos.

Salmo responsorial: 86

Alabad al Señor, todas las naciones.

Él la ha cimentado sobre el monte santo; / y el Señor prefiere las puertas de Sión / a todas las moradas de Jacob. / ¡Qué pregón tan glorioso para ti, / ciudad de Dios! R.

“Contaré a Egipto y a Babilonia / entre mis fieles; / filisteos, tirios y etíopes / han nacido allí.” / Se dirá de Sión: “Uno por uno / todos han nacido en ella; / el Altísimo en persona la ha fundado.” R.

El Señor escribirá en el registro de los pueblos: / “Éste ha nacido allí.” / Y cantarán mientras danzan: / “Todas mis fuentes están en ti.” R.

Juan 10,22-30

Yo y el Padre somos uno

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón. Los judíos, rodeándolo, le preguntaban: “¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente.” Jesús les respondió: “Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ésas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois ovejas mías. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.”

……………………………………………

Hay en las palabras de Jesús una lamentación, una especie de  tristeza impotente. El que todo lo puede no puede evitar la negativa a creer. Y creer hace o deshace la posibilidad de pertenecer al rebaño de Cristo. El final de este evangelio es igual a la lectura del domingo pasado. Es una lectura en sí de esperanza: nadie me quitará a mis ovejas. Pero le precede un párrafo estremecedor, pues mis actos deciden si soy o no soy oveja de Cristo.

………………………………………..

Un misionero enfermo

Se me ocurre escribir, ya que en estos momentos de convalecencia mi espíritu se ha llenado de ciertas cosas. Esta semana me la he pasado cómo niño bonito en la casa. Mis hermanos se han portado muy bien. El martes me puse a trabajar en el escritorio para preparar los exámenes de los catecúmenos. A dichos exámenes no participaré ya sea por el sol, ya sea por lo que implica hablar en esos momentos. El médico me ha recomendado reposo absoluto. Ya que según el la herida no fue pequeña y hay que evitar cualquier cosa que impida su cicatrización.

Bueno, pues encerrado en el cuarto estuve ya leyendo, ya haciendo un poco de oficina. Por otro lado mi pensamiento se iba ya que es inevitable darme a la evidencia de mi próxima salida del Chad. Dentro de un mes ya estoy dejando este bello país al que yo me he permitido llamar la tierra prometida. Al menos mi tierra prometida. El nombre es evocador pero quizás no diga nada con la aparente realidad. En el lenguaje bíblico era el país que manaba leche y miel. Pues, yo creo que la Palestina como el Chad tendrá su leche y su miel pero estamos en el casi desierto. ¿Cómo llegar amar un país? ¿Será por la gente?, pero la gente existe por doquier; ¿será por lo que ella significa para uno y uno para ella?, pero eso también se da por todos lados. Creo yo que lo que me ha ligado a este país es una vocación que viene de más lejos, una vocación concretizada con gente muy real. En ocasiones uno está soñando y piensa en un lugar más allá de donde está. Como si ese lugar pudiera producir una especie de mayores realizaciones o yo no sé qué.  El entrar en simbiosis con su entorno permite entrar en armonía con lo que uno es y no solo con uno mismo sino con el lugar donde uno puede mejor conocer a Dios. El único problema es que ese rostro de Dios nosotros no lo vemos, y si lo vemos en el rostro de Jesucristo este mismo rostro a veces parece lejano. Sin embargo me he dado cuenta que este rostro de Dios se hace presente en la comunidad, es decir, en la gente con la cual uno trata. Ya dirá nuestro fundador el Beato Conforta: el misionero es aquel que hace de su apostolado el lugar habitual del encuentro con Dios. Sí, al fin de cuentas ahí está la clave de ese encuentro. Que el lugar donde uno desempeña sus actividades cotidianas se vuelva el encuentro habitual con el rostro de Dios.

Si en muchas ocasiones de mi vida misionera en el Chad me he dicho que afortunado de poder vivir esta aventura; considerada como aventura humana es de imprescindible valor, pero aunarle a esto la aventura de Dios se convierte en una manifestación completamente diferente de la aventura. La cultura, la lengua, las costumbres, la manera de relacionarse con Dios, las incertezas del mañana sobre todo en la sabana africana, los problemas de las injusticias… todo ello no son solo un telón de fondo sino son parte integrante de la escena misma. Todo ello me ha modelado, me ha permitido entrar en una especie de crisol; las constituciones de los misioneros javerianos expresan esto diciendo que el envío a misión es similar a un pasaje pascual, donde se muere a una vida para nacer a una nueva vida.

Ya el termino muerte dice mucho de lo que uno vive al paso de los años, pero el término nacer dice aún más de las transformaciones internas realizadas durante este pasaje. No podrá olvidar el término Amor; ya vemos que nos habla de ello San Pablo en 1 Co 13: “Si diese incluso mi cuerpo al fuego pero no por amor no valgo nada..”. Sí, el amor nace al contacto con la gente y es enriquecido por la Palabra de Dios; todo esto en la comunidad, es decir, con personas muy concretas donde se comparten simpatías y antipatías, puntos de vista y de desacuerdo y se llegan todas ellas a fundir en el altar de la caridad fraterna. Ya lo dirá Santiago: “Muéstrame tu fe sin obras que yo te mostraré mi fe con las obras”.

El misionero no es el héroe solitario que hace y deshace a diestra y siniestra, sino más bien el que de alguna manera logra intuir al Espíritu de Dios para construir la fraternidad, la comunidad, donde son imprescindibles el perdón y el valor de volver a comenzar, de decir borrón y cuenta nueva.

Esto no es posible sin el amor y no me refiero a cualquier amor, sino al amor que no viene de Dios, que es capaz de transformar, de construir, de tener esperanzas… . En estos días se me ocurría pensar en quién es el único que puede confiar en el Hombre, y éste solo puede ser Dios. Porque su Amor es capaz de confiar en la humanidad y ¡vaya qué humanidad que nos cargamos con la cual muchas veces nosotros mismos no logramos pacificarnos debido a tantas injusticias, rivalidades, engaños y todo eso que entorpece la liberación de la humanidad!. Disculpen mis elucubraciones pero que deseaba compartir.

Un abrazo cariñoso y mi gran deseo que todos podamos vivir juntos y hacer la experiencia del Dios de Jesucristo por quien vale la pena hacerse misionero.

Con cariño

 

 Rolando

…………………………………………

El Señor encuentra gente que no le quiere escuchar. Los ama. Pero les dice que no son ovejas suyas. Espero contarme entre sus ovejas.

El Misionero es alguien que ama, como el Buen Pastor.

………………………………………………….

 


 

 

 

 

Miércoles 24 de Abril de 2013

Miércoles 4ª semana de Pascua


Santoral: Fidel

Hechos 12,24-13,5

Apartadme a Bernabé y a Saulo

En aquellos días, la palabra de Dios cundía y se propagaba. Cuando cumplieron su misión, Bernabé y Saulo se volvieron de Jerusalén, llevándose con ellos a Juan Marcos. En la Iglesia de Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simeón, apodado el Moreno, Lucio el Cireneo, Manahén, hermano de leche del virrey Herodes, y Saulo. Un día que ayunaban y daban culto al Señor, dijo el Espíritu Santo: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la misión a que los he llamado.” Volvieron a ayunar y a orar, les impusieron las manos y los despidieron. Con esta misión del Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí zarparon para Chipre. Llegados a Salamina, anunciaron la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos, llevando como asistente a Juan.

Salmo responsorial: 66

Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.

El Señor tenga piedad y nos bendiga, / ilumine su rostro sobre nosotros; / conozca la tierra tus caminos, / todos los pueblos tu salvación. R.

Que canten de alegría las naciones, / porque riges el mundo con justicia, / riges los pueblos con rectitud / y gobiernas las naciones de la tierra. R.

Oh Dios, que te alaben los pueblos, / que todos los pueblos te alaben. / Que Dios nos bendiga; que le teman / hasta los confines del orbe. R.

Juan 12,44-50

Yo he venido al mundo como luz

En aquel tiempo, Jesús dijo, gritando: “El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve al que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas. Al que oiga mis palabras y no las cumpla yo no lo juzgo, porque no he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he pronunciado, ésa lo juzgará en el último día. Porque yo no he hablado por cuenta mía; el Padre que me envió es quien me ha ordenado lo que he de decir y cómo he de hablar. Y sé que su mandato es vida eterna. Por tanto, lo que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre.”

……………………………………..

Jesús habla de la objetividad del juicio divino, exactamente de una objetividad que se opone al capricho en torno a la salvación que algunos deducen de la ciencia profunda de la gracia divina. El hecho de que Dios no quiera la condenación de nadie sino que ame a todos no lleva a la consideración de la injusticia divina o de la victoria en Dios de la parcialidad sobre la justicia, sino más bien a todo lo contrario, a la búsqueda incansable de la victoria del bien sobre el mal, a evitar en lo posible un juicio que, por no ser de Dios, sino de cada uno sobre sí mismo es inapelable. Cada uno decide la escucha o la sordera a la palabra, y cada uno decide ponerse o salir de la luz. Cada uno decide creer y acogerse al perdón de Cristo o permanecer en su pecado.

……………………………..


 

 

 

 

Jueves 25 de Abril de 2013

San Marcos Evangelista


Santoral: Marcos

1Pedro 5,5b-14

Os saluda Marcos, mi hijo

Queridos hermanos: Tened sentimientos de humildad unos con otros, porque Dios resiste a los soberbios, pero da su gracia a los humildes. Inclinaos, pues, bajo la mano poderosa de Dios, para que, a su tiempo, os ensalce. Descargad en él todo vuestro agobio, que él se interesa por vosotros. Sed sobrios, estad alerta, que vuestro enemigo, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quién devorar. Resistidle firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos en el mundo entero pasan por los mismos sufrimientos. Tras un breve padecer, el mismo Dios de toda gracia, que os ha llamado en Cristo a su eterna gloria, os restablecerá, os afianzará, os robustecerá. Suyo es el poder por los siglos. Amén.

Os he escrito esta breve carta por mano de Silvano, al que tengo por hermano fiel, para exhortaros y atestiguaros que ésta es la verdadera gracia de Dios. Manteneos en ella. Os saluda la comunidad de Babilonia, y también Marcos, mi hijo. Saludaos entre vosotros con el beso del amor fraterno. Paz a todos vosotros, los cristianos.

Salmo responsorial: 88

Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.

Cantaré eternamente las misericordias del Señor, / anunciaré tu fidelidad por todas las edades. / Porque dije: “Tu misericordia es un edificio eterno, / más que el cielo has afianzado tu fidelidad.” R.

El cielo proclama tus maravillas, Señor, / y tu fidelidad, en la asamblea de los ángeles. / ¿Quién sobre las nubes se compara a Dios? / ¿Quién como el Señor entre los seres divinos? R.

Dichoso el pueblo que sabe aclamarte: / caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro; / tu nombre es su gozo cada día, / tu justicia es su orgullo. R.

Marcos 16,15-20

Proclamad el Evangelio a toda la creación

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.”

Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban.

……………………………………………………

¿Por qué se esconde a nuestros ojos la presencia de Cristo?

Cuando un misionero sale a la evangelización en su nombre entra Él en escena. Sólo está donde están sus enviados. Y entra en la casa que dejó el misionero, pues nada se perderá definitivamente: ni madre, ni padre, ni hacienda, ni consuelo.

Se esconde en el misionero para llegar a todo lugar y hacer sus milagros: hablar lenguas nuevas, destruir a la primitiva serpiente, evitar el veneno de la discordia y del desamor que todo lo contamina y vencer la enfermedad de la desesperación y la muerte eterna.

Porque el misionero lo lleva y a través de él hay un encuentro con cada hombre.

……………………………………

 


 

 

 

 

Viernes 26 de Abril de 2013

Viernes 4ª semana de Pascua


Santoral: Nelson, Marcelino, Isidoro

Hechos 13,26-33

Dios ha cumplido la promesa resucitando a Jesús

En aquellos días, habiendo llegado Pablo a Antioquía de Pisidia, decía en la sinagoga: “Hermanos, descendientes de Abrahán y todos los que teméis a Dios: A vosotros se os ha enviado este mensaje de salvación. Los habitantes de Jerusalén y sus autoridades no reconocieron a Jesús ni entendieron las profecías que se leen los sábados, pero las cumplieron al condenarlo. Aunque no encontraron nada que mereciera la muerte, le pidieron a Pilato que lo mandara ejecutar. Y, cuando cumplieron todo lo que estaba escrito de él, lo bajaron del madero y lo enterraron. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos. Durante muchos días, se apareció a los que lo habían acompañado de Galilea a Jerusalén, y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. Nosotros os anunciamos la Buena Noticia de que la promesa que Dios hizo a nuestros padres, nos la ha cumplido a los hijos resucitando a Jesús. Así está escrito en el salmo segundo: “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.””

Salmo responsorial: 2

Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.

“Yo mismo he establecido a mi rey / en Sión, mi monte santo.” / Voy a proclamar el decreto del Señor; / él me ha dicho: / “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.” R.

“Pídemelo: te daré en herencia las naciones, / en posesión, los confines de la tierra: / los gobernarás con cetro de hierro, / los quebrarás como jarro de loza.” R.

Y ahora, reyes, sed sensatos; / escarmentad, los que regís la tierra: / servid al Señor con temor, / rendidle homenaje temblando. R.

Juan 14,1-6

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.” Tomás le dice: “Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?” Jesús le responde: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí.”

……………..

En la primera lectura la noticia no es el pecado de matar a Cristo. Lo hacemos constantemente. La noticia es la resurrección.

Porque Cristo resucitado, para confusión del Maligno, triunfa más cuanto mayor es su furor, ya que destruye en ese furor todas sus armas. ¿Qué puede oponer a quien vence la muerte?

Y, por eso, el mensaje de Pablo a los judíos, en este caso los antioquenos, es la victoria.

El Evangelio, pues, nos pide la valentía que es la fe. Que no se nos acobarde el corazón. La aparente ausencia del Señor no es ausencia, es presencia. Está donde estamos. Es, además, esperanza. En la oscuridad está trabajando, nos prepara sitio.

Pero el camino se oscurece cuando no le vemos

El dice que es el camino. Pero ¡si desaparece también desaparece el camino! Su desaparición: su sufrimiento, su muerte, señala el camino: hemos de sufrir, hemos de amar, hemos de morir por Él y los demás. Ése es el camino.

…………………………….


 

 

 

 

Sábado 27 de Abril de 2013

Sábado 4ª semana de Pascua


Santoral: Zita, Montserrat

Hechos 13,44-52

Sabed que nos dedicamos a los gentiles

El sábado siguiente, casi toda la ciudad acudió a oír la palabra de Dios. Al ver el gentío, a los judíos les dio mucha envidia y respondían con insultos a las palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé dijeron sin contemplaciones: “Teníamos que anunciaros primero a vosotros la palabra de Dios; pero como la rechazáis y no os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: “Yo te haré luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra.”” Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna creyeron.

La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región. Pero los judíos incitaron a las señoras distinguidas y devotas y a los principales de la ciudad, provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron del territorio. Ellos sacudieron el polvo de los pies, como protesta contra la ciudad, y se fueron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de alegría y de Espíritu Santo.

Salmo responsorial: 97

Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.

Cantad al Señor un cántico nuevo, / porque ha hecho maravillas: /su diestra le ha dado la victoria, / su santo brazo. R.

El Señor da a conocer su victoria, / revela a las naciones su justicia: / se acordó de su misericordia y su fidelidad / en favor de la casa de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado / la victoria de nuestro Dios./ Aclama al Señor, tierra entera; / gritad, vitoread, tocad. R.

Juan 14,7-14

Quien me ha visto a mí ha visto al Padre

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.” Felipe le dice: “Señor, muéstranos al Padre y nos basta.” Jesús le replica: “Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.”

………………………………………….

Los apóstoles son los jueces de Israel, puesto que la postura que adoptan ante ellos es postura ante la salvación definitiva.

Y la incredulidad de Israel sirve para la predicación a los paganos. Dios, por tanto, no tiene acepción de personas. Misteriosamente pone su fe en los paganos, que creen.

Y así reciben la salvación, y ésta, sin negar la precedencia de los judíos que creen, llega a todos los hombres.

El Evangelio nos indica la unidad del Padre y el Hijo: hacen la misma obra, están el uno en el otro, como en nosotros está el Hijo. Es maravilloso que la Encarnación y la Cruz tanto nos hayan unido al Señor. Pero queda la fe, esa maravillosa libertad por la que aceptamos o negamos lo que Dios ofrece.

Y la promesa de que seremos escuchados en la oración, respiración de la fe.

……………………………………


 

 

 

 

Domingo 28 de Abril de 2013

5º Domingo de Pascua


Santoral: Pedro Chanel, Valeria

 

 

Hechos de los apóstoles 14, 21b-27

Contaron a la Iglesia lo que Dios había hecho por medio de ellos

En aquellos días, Pablo y Bernabé volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios.

En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los encomendaban al Señor, en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir.

Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.

Salmo responsorial: 144

Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío, mi rey.

El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. R.

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas. R.

Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado. Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. R,

Apocalipsis 21, 1-5a

Dios enjugará las lágrimas de sus ojos

Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra han pasado, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada como una novia que se adorna para su esposo. Y escuché una voz potente que decía desde el trono: “Ésta es la morada de Dios con los hombres: acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos y será su Dios. Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado.” Y el que estaba sentado en el trono dijo: “Todo lo hago nuevo.”

Juan 13, 31-33a. 34-35

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: “Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará.

Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros.

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.”

……………………………………….

El mandamiento del amor. La carrera incansable de Pablo evangelizando pueblo tras pueblo. La promesa de que Dios estará con nosotros para enjugar nuestras lágrimas en un mundo nuevo.

Son tres temas maravillosos: el primero habla de que nos dará el Señor, con su gloria, la gracia de que el Amor que tiene al Padre y que le hace glorificarlo constantemente, se nos trasmitirá, y nos podremos amar al amarle.

El segundo nos invita a transmitir efectivamente ese amor con la comunicación de la Buena Noticia de la presencia del Señor, evidente en la fortaleza del amor del Evangelizador.

El tercero, el del Apocalipsis, nos hace patente la invencible certeza de la victoria del Señor que todo lo hace nuevo y que no abandonará a quienes no le abandonaron.

Es todo una sola cosa: el Evangelio. La Buena Noticia del amor se extiende a la victoria y a la unidad de los hombres en Cristo, y consiste en creer que hemos sido amados sobre toda imaginación y, por eso, hay una verdadera novedad: lo viejo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.


 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: