un poco de educación

Quiero hablar ahora un poco de educación.

No quiero decir que es pedagogía y mucho menos estrategias. La educación, siendo un arte que pocos entienden de verdad, creo yo que consiste en algo propio del arte de siempre: mirar al que hace las cosas bien y mirar lo que quieres hacer.

Para hacer un cuadro tienes que saber qué quieres hacer y a la vez disfrutar de la técnica y la habilidad necesaria para hacerlo. Lo primero es la atención al objeto, lo segundo al método más adecuado.

Yo creo que la educación, por ser para conseguir sacar del niño sus posibilidades, y, sobre todo, para hacer crecer su alma, tiene que fijar su atención en el niño, y, a la vez en cómo llegar a él.

Por eso aquí vale aquello de Tagore: “cuando un dedo señala la luna, el tonto mira el dedo”. El centrarse en la elegancia o la aceptación del método empleado por los colegas es equivocado. Hay que centrarse en el educando, y ello se logra cuando se compara al educando con la propia experiencia, pero mucho más cuando se realiza una experiencia nueva, porque se da una historia nueva.

 

Pero lo cierto es que el educando mismo enseña a educar. Cuando Ana Sullivan, que había sido ciega y después maestra de Helen Keller, fue la niña la que, como cuando se despliega una rosa, fue mostrando el camino adecuado de comunicación a su maestra. Y, si eso es cierto, cada camino de educación constituye un modelo único, porque se trata de una comunicación, de una historia, únicas.

Entonces. ¿eso significa que es irrepetible, que es incomunicable, que es imposible elevar a directrices comunes la experiencia de educación? Sería como decir que es imposible la abstracción, y eso no es cierto. Pero también es cierto que la diferencia entre los seres inanimados y los animados es que los primeros son reductibles más fácilmente a fórmulas matemáticas que en sí parecen eternas. Y la diferencia entre los animados y el ser humano es la libertad, con lo que éste, el humano, es menos reductible a conductas estadísticas. Y la diferencia entre cada ser humano y otro ser humano es la ética, es decir, la capacidad o la decisión de seguir un comportamiento universal; y eso hace que cada ser humano necesite un camino diverso, y, es más, precisamente por ello se puede encontrar mérito o culpa en las actuaciones humanas.

¿Qué se puede, pues, hacer? La negación de la filosofía, es decir, la reducción del ser humano a entidades inferiores, a respuestas mecánicas a estímulos, implica en educación, también, a la reducción de la educación a entrenamiento. La reducción de la felicidad al triunfo social, y, por eso, a negar la relación entre la conciencia y Dios, es negar el sol que nos alumbra y, naturalmente, vivir fuera de la realidad. Una educación que abstrae la conciencia no respeta la única verdadera motivación de la actuación humana. Por eso, una reducción de educación a psicologia, especialmente cuando ésta niega la trascendencia innata en el ser humano, y la correspondencia de esta trascendencia con la realidad, no puede ser verdaderamente educativa.

De todo lo anterior ¿Qué se deduce? No es que no se pueda hacer abstracción, sino que ésta no puede reducirse a modelos simplemente inanimados o matemáticos, y  ni siquiera estadísticos (en el sentido más pobre de este modelo de educación que no cuenta con las variables, la convicción y la decisión libre humana o con la trascendencia), sólo puede abstraerse lo real, y lo real es la libertad humana.

La abstracción necesaria es la que surge cuando se da una verdadera y casi sagrada atención a la peculiaridad de la individualidad humana, una atención respetuosa a cada uno, un sentido de la historia que hace único a cada ser humano, y una reflexión ética que siempre tiene un componente de trascendencia, es decir, de relación del ser pequeño y aparentemente casual, con el absoluto y con una salvación absoluta que es su vocación. No somos rebaño.La historia de cada ser humano está hecha de condiciones, pero también de decisiones. Y por eso es única. Toda relación con lo humano lo ha de tener en cuenta, aunque aparentemente no sea lo más rápido ni lo más fácil de usar.

Se ha llamado antropología a esta atención a la verdad que incluye, más allá de los experimentos, un respeto por la individualidad. Ésta, la individualidad, el alma, es lo que nos hace a cada uno libres y distintos, aunque todos tengamos en común tres cosas: la capàcidad de comunicación, de amor, una historia compartida y una búsqueda común de la verdad y del bien. Por eso la antropología, así entendida, no es simplemente estrategia o táctica, es filosofía, de la que se deriva lo demás.

Pero ¿no se pueden abstraer condiciones generales que faciliten la educación: hay en los seres humanos una, llamémosle así, curiosidad, un hambre de saber, más grande cuanto más original, es decir, cuanto menos satisfecha, que posiblemente sea la causa, el genio de su fuerza y de su triunfo sobre la naturaleza. Satisfacerla, sin negar el misterio que nos quita el sueño y que está representado por el gran viaje de la muerte y del encuentro con Dios, es tarea de la educación. Y fácil. Otrño principio semejante es la natural y constante ocupación de la mente infantil. Tan fuente de desequilibrios es no llenar el hueco del que huye su naturaleza como llenarlo de preocupaciones superiores a su necesidad.

Por último, aprender de quien tuvo la grandeza de comprender perfectamente cómo un mente suficientemente motivada corre por un camino llano y ligero no sólo es humildad, es puro sentido común.

 

 

 

 

Anuncios
Comments
One Response to “un poco de educación”
  1. Ana Vásquez Lara dice:

    Preciso, cada ser es único y por lo tanto cada uno tiene un criterio lo cual hay que observarlo y encaminarlo y asi se consigue mucho más y esa persona se sentirá feliz. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: