No hay nacimiento sin madre

15-9-16 Nuestra Señora de los Dolores

Heb 5,7-9

Cristo, dice la carta a los Hebreos suplicó al que podía salvarle de la muerte. Y fue escuchado.

No parece que Jesús sea Dios cuando tiene que suplicar al que puede salvarle de la muerte. Pero si fue escuchado ¿Por qué murió? Creo que no suplicó que le salvara de la muerte. Suplicó ser escuchado en otra petición. La petición fue que su muerte no fuera inútil. Suplicó por nuestros pecados. En ese sentido no suplica como Dios, sino como Hijo, y más en concreto, como hombre. Por eso es sacerdote. Porque se ha puesto en medio para pedir en nuestro lugar poniendo su carne crucificada como precio, como prenda.

María le acompaña. A la súplica de dos o más el Padre cede. Pero es que el Padre lo envió. El Padre muere de algún modo en su Hijo. Pero muere con la Madre. Ésta muere de amor y dolor.

Junto a la cruz estaba su madre (Jn 19,25-27). “Ahí tienes a tu hijo” ¿Qué nos da Jesús al dárnosla? Al menos lo único que le queda. Pero también a la que engendra, educa, acompaña, intercede, sufre. Si Él nos ha amado, y si ella le acompaña, ahora quiere que ame a los que Él ama y acompañe a los que han resultado sus verdugos y sus herederos.

No hay más que perdón. Y misterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: