Resucita al que no se lo pide, pero tampoco lo impide

MARTES DE LA SEMANA 24ª DEL TIEMPO ORDINARIO 12-9-16

1Co 12, 12-14.27-31; Lc 7, 11-17

El joven salió de su ataúd mientras los cristianos, que somos un solo cuerpo, arrepentidos, volvemos a serlo.

Cierto que no hay motivo de celos, pero no hemos dejado totalmente el hombre viejo, de modo que estamos divididos, no sólo entre nosotros, sino dentro de nosotros.

Tal división nos escandaliza. Pero sólo la soberbia se escandaliza. El hombre humilde sabe que los pecados son suyos y pide, a veces sin palabras como el muerto, el hijo de la viuda de Naín.

Y Cristo resucita a los muertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: