Jueves de la 6 a semana de pascua

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (18,1-8):

EN aquellos días, Pablo dejó Atenas y se fue a Corinto. Allí encontró a un tal Áquila, judío natural del Ponto, y a su mujer, Priscila; habían llegado hacía poco de Italia, porque Claudio había decretado que todos los judíos abandonasen Roma.
Se juntó con ellos y, como ejercía el mismo oficio, se quedó a vivir y trabajar en su casa; eran tejedores de lona para tiendas de campaña. Todos los sábados discutía en la sinagoga, esforzándose por convencer a judíos y griegos. Cuando Silas y Timoteo bajaron de Macedonia, Pablo se dedicó enteramente a predicar, dando testimonio ante los judíos de que Jesús es el Mesías,
Como ellos se oponían y respondían con blasfemias, Pablo sacudió sus vestidos y les dijo:
«Vuestra sangre recaiga sobre vuestra cabeza. Yo soy inocente y desde ahora me voy con los gentiles».
Se marchó de allí y se fue a casa de un cierto Ticio Justo, que adoraba a Dios y cuya casa estaba al lado de la sinagoga. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia; también otros muchos corintios, al escuchar a Pablo, creían y se bautizaban.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 97,1-2ab.2cd-3ab.3cd-4

R/. El Señor revela a las naciones su victoria

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas.
Su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R/.

El Señor da a conocer su salvación,
revela a las naciones su justicia.
Se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/.

Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan (16,16-20):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de otro poco me volveréis a ver».
Comentaron entonces algunos discípulos:
«¿Qué significa eso de “dentro de poco ya no me veréis, pero dentro de otro poco me volveréis a ver”, y eso de “me voy al Padre”?».
Y se preguntaban:
«¿Qué significa ese “poco”? No entendemos lo que dice».
Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo:
«¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: “Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver”? En verdad, en verdad os digo: vosotros lloraréis y os lamentaréis, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría».

 

 

San Pablo se pone a trabajar y a vivir, a predicar y a aumentar el número de los que se salvan.

Es impresionante cómo lo hace. Lo hace sistemáticamente. Pero ora. Su corazón sabe que es un descubridor del Espíritu. Tiene que observar dónde trabaja el Espíritu para colaborar con Él. La presencia del Resucitado y su amor es el criterio de actuación. No puede dejar a nadie por el que Jesús ha dado la vida. No para mientes ni en la carga de trabajo ni en el resultado, porque sabe que es cosa de Dios. Simplemente trabaja con toda la astucia y toda la inocencia del que sabe que está cumpliendo una obra escatológica.

Ora y ama. Lo que impresiona del cristianismo paulino es que conoce antes de ver y ama antes de conocer. Porque ve con los ojos del Resucitado y conoce con el corazón del Espíritu. Sin embargo y aunque esa tarea es siempre individual, sabe que está sembrando y procura cambiar de campo para que la semilla se extienda por su propio crecimiento.

El Evangelio nos invita a mirar cómo Jesús entiende que la tristeza no es el criterio de la verdad, sino la alegría. Por eso llama a los apóstoles a no estar definitivamente tristes.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: